Mahmud Abbas dijo que las elecciones palestinas se pospondrán hasta que Israel apruebe la votación en Jerusalén Este

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina hizo el anuncio tras una reunión de las facciones políticas en Ramala sobre un eventual aplazamiento o anulación de los comicios legislativos, previstos para el 22 de mayo, que estarán seguidos de unos presidenciales a fines de julio

Foto de archivo: Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina (THAER GANAIM / ZUMA PRESS)
Foto de archivo: Mahmud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina (THAER GANAIM / ZUMA PRESS)

Las primeras elecciones palestinas en 15 años se pospondrán hasta que Israel autorice su organización en Jerusalén Este, el sector oriental de la Ciudad Santa ocupado por ese país, afirmó este jueves el presidente palestino, Mahmud Abbas.

Abbas hizo estas declaraciones durante una reunión de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Ramala, en Cisjordania, en la que se discutía sobre un eventual aplazamiento o anulación de las elecciones legislativas palestinas, previstas para el 22 de mayo, que estarán seguidas de unas presidenciales a finales de julio.

Desde hace varias semanas cunden los rumores sobre si se celebrarán o no las elecciones, en virtud de un calendario anunciado a principios de año por Abbas y establecido en el marco de un acuerdo de reconciliación entre su partido, Fatah (laico) y los islamistas de Hamas.

Tras las últimas elecciones legislativas, en 2006, las tensiones entre Fatah y Hamas condujeron a enfrentamientos y a una escisión geográfica del poder entre la Autoridad Palestina, controlada por Fatah y con sede en Cisjordania ocupada, y Hamas, que controla la Franja de Gaza.

Jerusalén Este no está controlada por ninguno de esos dos bandos porque Israel la anexionó hace más de 50 años.

Sin embargo, Mahmud Abbas indicó el jueves por la noche que la organización de los comicios depende de que Israel apruebe la realización de la campaña electoral y de la votación en Jerusalén Este, donde viven más de 300.000 palestinos.

“Si dentro de una semana Israel acepta que las elecciones se celebren en Jerusalén, como en 2006, habrá elecciones. Pero hasta ahora todavía no hemos recibido la autorización”, declaró Abbas.

“Si ellos [los israelíes] dicen ‘sí’ mañana, entonces a partir de mañana seguiremos adelante con las elecciones”, agregó el presidente palestino, de 85 años y enfrentado a una rebelión interna dentro de su formación. Uno de esos movimientos está liderado por Mohamad Dahlan, un opositor exiliado en Emiratos Árabes Unidos, y otro, por Naser al Kidwa, sobrino de Yaser Arafat.

Los palestinos participan en una manifestación para exigir al presidente Mahmud Abbas que celebre las elecciones en el plazo previsto, en Ramallah, Cisjordania, el 29 de abril de 2021. REUTERS/Mohamad Torokman
Los palestinos participan en una manifestación para exigir al presidente Mahmud Abbas que celebre las elecciones en el plazo previsto, en Ramallah, Cisjordania, el 29 de abril de 2021. REUTERS/Mohamad Torokman

El movimiento islamista Hamas se pronunció este jueves en contra de una posible demora de los comicios palestinos del mes que viene. La decisión de posponer o cancelar las elecciones “es responsabilidad de quien la tome”, dijo el grupo en un comunicado publicado a horas de la reunión de esta noche en Ramala.

En los últimos días Abbas reiteró su posición de que las elecciones previstas para el próximo 22 de mayo no se celebrarían sin votación en Jerusalén Este. Sobre esta cuestión, el comunicado de Hamas señaló este jueves que “la solución es realizar una reunión nacional para discutir los mecanismos para imponer las elecciones en Jerusalén sin permiso o coordinación” con Israel, al que también señaló como responsable de la posible demora de los comicios y que dijo busca mantener a las distintas facciones palestinas divididas.

Durante la última semana distintos representantes del movimiento islamista, que gobierna de facto en la Franja de Gaza desde 2007, ya habían mostrado su rechazo al aplazamiento de los comicios, argumentando que “tendría repercusiones en el futuro de la reconciliación palestina” y podría empujar “al pueblo palestino hacia lo desconocido”.

Los análisis apuntan a que la suspensión electoral beneficiaría a Abbas, ya que su partido nacionalista, Fatah, se ha mostrado divido y concurre con tres listas diferentes a los primeros comicios convocados en 15 años.

Con información de AFP y EFE

SEGUIR LEYENDO: