El papa Francisco regresó a Roma tras su histórica visita a Irak

El pontífice y su delegación se despidieron con una ceremonia en el aeropuerto de Bagdad y despegaron hacia Italia tras una gira de cuatro días que incluyó cinco provincias y seis ciudades

El Papa Francisco suelta una paloma en 'Hosh al-Bieaa', la Plaza de la Iglesia, en la ciudad vieja de Mosul, Irak. 7 marzo 2021. REUTERS/Khalid al-Mousily
El Papa Francisco suelta una paloma en 'Hosh al-Bieaa', la Plaza de la Iglesia, en la ciudad vieja de Mosul, Irak. 7 marzo 2021. REUTERS/Khalid al-Mousily

El papa Francisco aterrizó en Roma a las 12:20 hora local, poniendo fin este lunes por la mañana a la primera visita en la historia de un sumo pontífice a Iral, país inmerso desde hace años en la violencia, un viaje en el que defendió la causa de la comunidad cristiana local.

La visita del papa de 84 años, que había llegado a Irak el viernes pasado, transcurrió sin incidentes.

Durante su estadía, Francisco visitó la capital Bagdad, así como Mosul y Qaraqosh, estos dos últimos en el norte del país que sufrió el terror de los yihadistas del Estado Islámico (EI).

En la ciudad santa de Nayaf (sur), el papa se entrevistó con el gran ayatolá Alí Sistani, una referencia religiosa para la mayoría de los musulmanes chiitas del mundo.

Irak siempre permanecerá conmigo, en mi corazón”, dijo Francisco el domingo por la noche, después de una misa frente a miles de fieles en un estadio de Erbil, en el Kurdistán iraquí.

El Papa Francisco reza por las víctimas de la guerra en 'Hosh al-Bieaa', la Plaza de la Iglesia, en la ciudad vieja de Mosul, Irak. 7 marzo 2021. REUTERS/Yara Nardi
El Papa Francisco reza por las víctimas de la guerra en 'Hosh al-Bieaa', la Plaza de la Iglesia, en la ciudad vieja de Mosul, Irak. 7 marzo 2021. REUTERS/Yara Nardi

El Papa Francisco estaba ansioso por conocer a los cristianos de Irak (el 1% de la población actualmente, contra el 6% hace 20 años) y dedicó a este país mayoritariamente musulmán su primer viaje al extranjero en 15 meses.

Debido a la pandemia de covid-19, salvo el domingo en Erbil, el papa no pudo reunir a multitudes como sucede en cada uno de sus viajes al extranjero.

Sin embargo, viajó 1.445 km a través de Irak, la mayor parte del tiempo en avión o helicóptero, sobrevolando zonas donde todavía existen células yihadistas clandestinas, tras la derrota del Estado Islámico a fines de 2017.

En Irak, el papa denunció el “terrorismo que abusa de la religión”, pidió “paz” y “unidad” en Oriente Medio y lamentó la salida de los cristianos de la región como un “daño incalculable”.

El Papa Francisco (dcha) se reúne con el principal clérigo chií iraquí, el gran ayatolá Ali al-Sistani, en Nayaf, Irak. 6 marzo 2021. Oficina del Gran Ayatolá Ali al-Sistani/entrega vía Reuters.
El Papa Francisco (dcha) se reúne con el principal clérigo chií iraquí, el gran ayatolá Ali al-Sistani, en Nayaf, Irak. 6 marzo 2021. Oficina del Gran Ayatolá Ali al-Sistani/entrega vía Reuters.

También participó en una oración ecuménica con las diferentes religiones presentes en Irak desde hace milenios en Ur, lugar natal según la Biblia del patriarca Abraham, padre del monoteísmo.

Expertos en salud pública expresaron su preocupación antes del viaje porque las aglomeraciones producidas durante la gira pudieran convertirse en focos de infección de coronavirus en un país donde los contagios van a peor y poca gente está vacunada. El papa y su comitiva se han vacunado, pero la mayoría de los iraquíes no.

Irak asiste a una nueva ola de casos de coronavirus impulsada por una cepa más contagiosa que se identificó por primera vez en Estados Unidos. Las autoridades en Irak registraron 4.068 casos nuevos el 6 de marzo, según el Ministerio de Sanidad, muy por encima de las tasas de principios de año. En total, 13.500 personas han muerto y se han confirmado 720.000 casos.

SEGUIR LEYENDO: