Rusia rechazó el pedido de la corte europea de liberar al opositor Alexei Navalny y lo calificó de “injerencia”

El ministro de Justicia, Konstantin Chuychenko, negó casi de forma inmediata la decisión del Tribunal de derechos humanos de la Unión Europea

El opositor ruso Alexei Navalny. Press Service of Babushkinsky District Court of Moscow/Handout via REUTERS
El opositor ruso Alexei Navalny. Press Service of Babushkinsky District Court of Moscow/Handout via REUTERS

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) pidió el miércoles la liberación “con efecto inmediato” del opositor Alexei Navalny, argumentando que su vida corre peligro en prisión, una petición inmediatamente rechazada por Rusia que denuncia una injerencia inaceptable.

La decisión del tribunal europeo fue publicada justo un mes después de la detención en enero del adversario número uno del Kremlin, cuando regresaba de su convalecencia en Alemania por un envenenamiento del que responsabiliza a Vladimir Putin.

Esta “medida provisional” del TEDH parte de una petición realizada por el opositor ruso el 20 de enero en la que reclamaba su liberación. Navalny consideraba que las disposiciones tomadas por las autoridades rusas durante su detención “no daban garantías suficientes sobre su vida y salud”.

Policías fuera de la Corte en la que es juzgado Alexei Navalny. REUTERS/Maxim Shemetov
Policías fuera de la Corte en la que es juzgado Alexei Navalny. REUTERS/Maxim Shemetov

El ministro ruso de Justicia hizo oídos sordos a esta institución europea instalada en Estrasburgo (este de Francia). “No hay ninguna base legal en el derecho ruso que permita la liberación de esta persona”, afirmó Konstantin Chuychenko, según informan las agencias rusas de noticias, denunciando además una decisión “política” y “una injerencia grosera” en los asuntos rusos.

“Es un golpe contra el derecho internacional de cuyas consecuencias no es consciente el TEDH”, dijo por su parte a la televisión Rossia-24 la portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, que acusó al tribunal de “injerencia” y “presiones” en los asuntos internos del país.

Dos años y ocho meses

Moscú, en tensión desde hace años con la Unión Europea (UE) y Estados Unidos, había rechazado con anterioridad los numerosos llamamientos occidentales para liberar al opositor ruso más famoso, por considerarlos un afrenta a su soberanía.

Los partidarios de Navalny celebraron la decisión del TEDH e insistieron en que la justicia rusa debe acatarla inmediatamente.

Una manifestante con una bandera rusa y una máscara con la consigna: "Liberen a Navalny".  REUTERS/Ringo Chiu/File Photo/File Photo
Una manifestante con una bandera rusa y una máscara con la consigna: "Liberen a Navalny". REUTERS/Ringo Chiu/File Photo/File Photo

Rusia debe cumplir esta decisión (...) ya que la Convención Europea (de Derechos Humanos) forma parte de la legislación rusa”, afirmó a la AFP la abogada del oponente, Olga Mijáilova.

Una reforma constitucional adoptada por referéndum el año pasado permite a Rusia rechazar las decisiones y normas de derecho internacional que juzgue contrarias a su Constitución.

Sin embargo, el TEDH recuerda que, como país firmante de la Convención Europea de los Derechos Humanos, Rusia tiene “la obligación de respetar”, esta resolución.

Sin embargo, países como Turquía en 2005, Moldavia en 2009 o la propia Rusia en 2016 fueron condenados por “no respetar” este tipo de medidas.

Las medidas provisionales son el resultado de un procedimiento excepcional. Constituyen “medidas de urgencia”, tomadas en consideración cuando existe “riesgo inmediato de daño irreparable”, con el objetivo de permitir el “buen funcionamiento del proceso”.

El opositor ruso Alexei Navalny durante una audiencia judicial en Moscú, Rusia. 12 febrero 2021. Servicio de prensa del Tribunal de Distrito de Babushkinsky en Moscú/entrega vía Reuters. ATENCIÓN EDITORES - ESTA IMAGEN FUE ENTREGADA POR UNA TERCERA PARTE. NO REVENTAS NI ARCHIVOS.
El opositor ruso Alexei Navalny durante una audiencia judicial en Moscú, Rusia. 12 febrero 2021. Servicio de prensa del Tribunal de Distrito de Babushkinsky en Moscú/entrega vía Reuters. ATENCIÓN EDITORES - ESTA IMAGEN FUE ENTREGADA POR UNA TERCERA PARTE. NO REVENTAS NI ARCHIVOS.

Elecciones legislativas en otoño

Encarcelado actualmente en Moscú, Navalny espera el examen el sábado de su recurso a la pena de dos años y ochos meses por haber violado el control judicial al que le ataba la condena previa en suspenso.

Navalni asegura que no podía someterse al control de la justicia porque estaba convaleciente en Alemania por su envenenamiento.

El opositor fue condenado a una pena en suspenso en 2014 en un caso de fraude. El TEDH consideró en 2017 que tanto él como su hermano, juzgado en el mismo proceso, no habían tenido un juicio justo.

Su detención en enero de este año fue seguida por tres días de manifestaciones no autorizadas en toda Rusia en las que se produjeron unos 11.000 arrestos.

El presidente ruso Vladimir Putin. Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS
El presidente ruso Vladimir Putin. Sputnik/Mikhail Klimentyev/Kremlin via REUTERS

Tanto Navalny como sus partidarios piensan organizar nuevas manifestaciones en primavera y verano, de cara a las elecciones legislativas rusas, en un contexto de pérdida de popularidad del partido en el poder, Rusia Unida.

Ante la negativa de las autoridades de investigar el envenenamiento de Navalny, la UE adoptó sanciones contra responsables rusos. Ahora estudia nuevas medidas por su rechazo a liberarlo.

Alexéi Navalny, de 44 años, logró fama a partir de sus investigaciones sobre la corrupción de las élites rusas, que difunde en la red. Es muy popular entre la juventud urbana rusa.

Con información de AFP

SEGUIR LEYENDO: