El Vaticano anuló las audiencias generales del papa Francisco con fieles por el rebrote de coronavirus en Italia

La decisión se tomó luego de que se registrara un caso positivo en la audiencia del miércoles de la semana, y en medio de la segunda ola de contagios que enfrenta el país europeo

Imagen de archivo del papa Francisco saludando a gente a su llegada al Aula Pablo VI para la audiencia general semanal en el Vaticano. 28 de octubre, 2020. REUTERS/Yara Nardi/Archivo
Imagen de archivo del papa Francisco saludando a gente a su llegada al Aula Pablo VI para la audiencia general semanal en el Vaticano. 28 de octubre, 2020. REUTERS/Yara Nardi/Archivo

El Vaticano anunció este jueves que el papa Francisco suspendió nuevamente sus audiencias generales de los miércoles en presencia de fieles, a raíz del rebrote de coronavirus en Italia.

“A partir del próximo miércoles 4 de noviembre, las audiencias generales del Santo Padre comenzarán a ser transmitidas desde la biblioteca del Palacio Apostólico. Esta decisión fue tomada porque se detectó un caso positivo de COVID-19 en la audiencia general del 21 de octubre, y con el objetivo de evitar cualquier posible riesgo futuro para la salud de los participantes”, indicó el Vaticano en un breve comunicado.

Las audiencias generales habían sido suspendidas el pasado 7 de marzo, cuando en Italia se decretaron las primeras medidas de confinamiento debido al inicio de la pandemia por coronavirus.

Francisco siguió llevando a cabo tanto las audiencias como el rezo del Ángelus dominical desde la Biblioteca del palacio pontificio, donde ahora volverán a celebrarse.

Ayer, durante la audiencia en el aula Pablo VI, sólo se admitió a pocos fieles y el papa Francisco se disculpó por no poder saludarlos debido a las medidas impuestas para evitar contagios.

Vatican Media/?Handout via REUTERS
Vatican Media/?Handout via REUTERS

Durante los encuentros pasados, el papa Francisco, en algunas ocasiones, tuvo que que solicitar a las personas que no se agolparan durante los saludos y que permanecieran en sus asientos respetando el distanciamiento.

El pontífice siempre ha aparecido sin tapabocas en estas audiencias, así como sus colaboradores y los obispos presentes que lo saludan tras el acto.

El papa en la última audiencia. Vatican Media/?Handout via REUTERS
El papa en la última audiencia. Vatican Media/?Handout via REUTERS

“En esta audiencia, como hicimos en anteriores, me quedaré aquí. Me encantaría bajar a saludar a todos pero debemos mantener la distancia porque si bajo nos agolpamos para saludarnos y esto es contra las normas y las precauciones que debemos tener frente a esta señora que se llama COVID y que tanto daño nos está haciendo”, expresó el papa.

Además, Francisco no saldrá del Vaticano para celebrar la misa de Difuntos el 2 de noviembre, como había hecho hasta ahora, y la oficiará en el campo santo Teutónico, en el interior de los muros vaticanos, de forma estrictamente privada y sin la participación de los fieles, ante el aumento de las infecciones en Italia.

Personas utilizando mascarillas en la Terrazza del Pincio, en medio de la pandemia de COVID-19, en Roma, Italia. 13 de octubre, 2020. REUTERS/Yara Nardi
Personas utilizando mascarillas en la Terrazza del Pincio, en medio de la pandemia de COVID-19, en Roma, Italia. 13 de octubre, 2020. REUTERS/Yara Nardi

La misma situación se repetirá en los próximos eventos y también todo parece indicar que durante la Navidad habrá celebraciones con un grupo muy reducido de fieles.

Las embajadas ante el Vaticano ya han recibido una comunicación por parte de la Santa Sede con indicaciones de que este año no se podrán pedir entradas para asistir a las misas del periodo natalicio y que la misa de Gallo se celebrará de manera privada.

“Como el resto de celebraciones litúrgicas de los próximos meses, la misa se celebrará en la basílica de San Pedro, en el Altar de la Cátedra, con una participación muy limitada de fieles identificados según los métodos utilizados en los últimos meses, en cumplimiento de las medidas de protección previstas y sujetas a cambios debido a la situación sanitaria”, explicó el Vaticano.

Por el momento, el 25 de diciembre sí se permitirá la entrada, aunque limitada, de los peregrinos en la plaza de San Pedro para el mensaje de Navidad y la bendición “Urbi et orbi” desde el balcón de la logia central de la basílica.

El pasado Domingo de Resurrección, en pleno confinamiento total de Italia, el papa tuvo que pronunciarla a solas en el interior de la basílica.

Italia sumó este miércoles 24.991 nuevos positivos por COVID-19, récord absoluto de contagios desde el inicio de la pandemia. Además 205 personas fallecieron ayer, a causa de la enfermedad. El balance total en el país europeo es de 589.766 casos y 37.905 víctimas mortales.

CON INFORMACIÓN DE AFP Y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: