Cómo es la estrategia de Vladimir Putin para controlar la actividad online en Rusia

El Kremlin dio un nuevo paso en sus incesantes esfuerzos para influir sobre las compañías dueñas de las principales redes sociales y buscadores de internet

Foto: Michel Euler/Pool via REUTERS
Foto: Michel Euler/Pool via REUTERS

En el mes de octubre, dos firmas rusas anunciaron por separado planes que las pondrían en competencia directa: Yandex, compañía de internet y buscador ruso, adquirió el banco online Tinkoff; y el gigante bancario Sberbank presentó un conjunto de productos tecnológicos solo dos días después. Como informó el Moscow Times, “los analistas también señalan que Rusia hace mucho tiempo necesita un aumento de la digitalización, por lo que podría haber espacio para que ambos salgan ganadores”.

Sin embargo, el medio especializado Foreign Policy aseguró que detrás de los anuncios hay un objetivo ulterior que no tiene como protagonistas a los mencionados conglomerados: los intentos cada vez mayores del Kremlin de someter a las empresas de tecnología en Rusia al control del estado.

Las actividades bajo la órbita de estas empresas juegan un rol relevante en estos esfuerzos. El Kremlin ha presionado a Yandex para lograr tener más influencia sobre sus decisiones y contenidos. Sberbank, en tanto, es un banco estatal sancionado por el gobierno de Estados Unidos. De esta manera, adquisiciones corporativas como la de Tinkoff podrían formar parte de un plan del Kremlin de formar grandes conglomerados que pueda controlar.

El conjunto de herramientas de coerción excede esta táctica, y también las fronteras del país más extenso del mundo. El gobierno ruso ha reconocido la escala de poder político y económico que ahora ejercen las empresas de Internet y ha buscado canalizar ese poder para sus propios fines.

Vladimir Putin ha llevado una estrategia en este sentido desde su ascenso al poder en el año 2000, pero esta se ha visto exacerbada desde la anexión de la península ucraniana de Crimea, en 2014 y el subsecuente conflicto armado.

Putin en Crimea. Foto: Mikhail KLIMENTYEV / SPUTNIK / AFP
Putin en Crimea. Foto: Mikhail KLIMENTYEV / SPUTNIK / AFP

Cuando Putin se hizo con el contol del Kremlin, internet no jugaba un papel tan determinante en la manera en que la mayoría del público ruso leía las noticias o se comunicaba entre. Por ende, inicialmente escapó de los principales intentos de interferencia del gobierno. Sin embargo, transcurridos 20 años, y dado el aumento drástico del tiempo que las personas pasan conectadas online en Rusia como en la mayor parte del mundo, el control de Internet se ha convertido en una prioridad para un gobierno dispuesto a utilizar tácticas cada vez más autoritarias.

Además de sus esfuerzos por controlar los medios de comunicación online, el gobierno ruso ha priorizado su control y vigilancia de las redes sociales y otras empresas tecnológicas. A través de medidas promulgadas públicamente, ha creado un marco legal y tecnológico para Internet en Rusia bajo el cual solo el cifrado, en lugar de cualquier protección legal, puede evitar efectivamente que las autoridades vean el contenido de cualquier tráfico de Internet dentro del país.

Un tercer objetivo, que recibe sorprendentemente poca atención en relación a su importancia, es el involucramiento de las empresas de Internet rusas en los esfuerzos de espionaje extranjero llevado a cabo por el gobierno. Sería ingenuo asumir que solo el gobierno ruso incursiona en tal conducta. Tanto los gobiernos autoritarios como los democráticos exigen regularmente información del usuario bajo pretexto de ser necesarios para la justicia penal.

Pero Rusia ha hecho público un caso único. En abril del 2014, Pavel Durov, el fundador de VKontakte, ahora conocido como VK, la plataforma de redes sociales más popular de Rusia, publicó una carta que había recibido el diciembre anterior del Servicio Federal de Seguridad (FSB) del país, responsable de la seguridad pero también la vigilancia electrónica extranjera.

La carta exigía los datos personales de los usuarios que dirigen grupos populares de VK involucrados en las protestas de Euromaidan en Ucrania, un movimiento que finalmente resultaría en la destitución del presidente de Ucrania, Viktor Yanukovych. Las demandas del FSB demuestran el poder del gobierno para requisar datos de usuarios de empresas de medios sociales de propiedad privada expresamente para llevar a cabo espionaje en el extranjero.

El director del FSB ruso, Alexander Bortnikov. Foto: Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin via REUTERS
El director del FSB ruso, Alexander Bortnikov. Foto: Sputnik/Aleksey Nikolskyi/Kremlin via REUTERS

Lo que distingue estas prácticas de vigilancia de la mayoría de los gobiernos democráticos es la falta de controles políticos o legales que puedan servir para proteger la privacidad de los usuarios. Cuando Edward Snowden divulgó el programa PRISM en el año 2013 -revelando que la inteligencia de Estados Unidos estaba recopilando datos de las plataformas de redes sociales- dicha vigilancia se convirtió en una mancha importante para la política de los Estados Unidos.

Las empresas de tecnología estadounidenses respondieron con indignación en nombre de sus usuarios, cambiaron sus prácticas para proteger mejor los datos de los usuarios de la recopilación del gobierno y llevaron al gobierno a los tribunales para desafiar sus prácticas de vigilancia, ganando elogios de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles y otros activistas de la privacidad.

En Rusia, donde el régimen de Putin ya había destruido la independencia judicial, esto afirmó el control de la mayoría de los medios de comunicación y debilitó gravemente a la sociedad civil. La revelación de Durov tuvo poco impacto en el debate público en torno a la vigilancia y el sector tecnológico,. Considerando que ya en ese momento gran parte de la industria ya estaba bajo el control del Kremlin, no hubo una respuesta contundente.

La historia de VK ilustra muchas de las diferentes tácticas empleadas por el gobierno ruso. Cuando Durov publicó su carta, cuatro meses después de recibirla, ya había huido de Rusia. Ese conflicto final fue solo el último de una serie de enfrentamientos muy públicos entre Durov y el gobierno ruso que incluyó un incidente en el que rechazó la orden de un fiscal de retirar las páginas de VK que se usaban para organizar protestas contra las elecciones parlamentarias fraudulentas de Rusia, lo que provocó que las fuerzas policiales allanaran su apartamento.

Las redadas por parte de policías enmascarados y armados en las oficinas de las empresas de tecnología y los hogares de sus propietarios son habituales en Rusia, como lo son, hasta cierto punto, en todas las actividades rentables de la economía rusa. Estas tácticas de extorsión a menudo se combinan con maniobras de propiedad corporativa destinadas a poner a esas empresas bajo la propiedad de empresas controladas por el Estado o empresarios favorables al Kremlin.

En el caso de VK, la presión personal contra Durov se produjo en el contexto de un esfuerzo para que Mail.ru, gigante tecnológico ruso propiedad del multimillonario y aliado cercano de Putin, Alisher Usmanov, adquiriera una participación mayoritaria en VK. Mail.ru tuvo éxito y unos meses después de que Durov huyera de Rusia la compañía agregó la red social a una cartera de productos que ya incluía su servicio de correo electrónico homónimo, el proveedor de correo web más utilizado en Rusia, y Odnoklassniki, otra la red social.

Pavel Durov, Fundador y CEO de @telegram
Pavel Durov, Fundador y CEO de @telegram

Esto representó una notable consolidación corporativa de las plataformas de comunicaciones online más grandes de Rusia. Para dar una idea de su magnitud, la decisión equivaldría a que Facebook -en fusión con Instagram- tomaran también el control de Gmail. La consolidación empresarial en el sector tecnológico plantea problemas para la libertad de expresión e información en todas partes. En Rusia, sin embargo, la principal fuerza impulsora detrás de tal consolidación no son las propias motivaciones económicas de las empresas, sino más bien los objetivos políticos del gobierno.

En el caso de Mail.ru, estas plataformas pasaron a estar bajo el control de un propietario dispuesto a usar su inmensa riqueza y poder para censurar la cobertura de prensa contra Putin y atacar a los críticos de Putin. Esa fusión, sin embargo, no fue el final del uso de adquisiciones corporativas por parte del Kremlin como un instrumento para controlar a los gigantes tecnológicos del país.

Yandex, que además de operar el motor de búsqueda más utilizado de Rusia mantiene un agregador de noticias que es la fuente de noticias más popular en la Internet rusa y, por lo tanto, un objetivo prioritario para el gobierno ruso, también ha estado sujeto a tácticas agresivas de adquisición empresarial. Pero la reciente reestructuración de la propiedad de Yandex no fue el resultado directo de estas tácticas; en cambio, la causa más inmediata fue la amenaza de una nueva legislación que limitaría o prohibiría la propiedad extranjera de las empresas tecnológicas rusas.

En este caso, la legislación pertinente tenía la intención directa de presionar a Yandex para que realizara una reestructuración corporativa, como lo demuestra el hecho de que la legislación se introdujo en 2018 durante un intento de adquisición de Sberbank y luego se retiró después de que Yandex se reestructurara voluntariamente. Sin embargo, otra legislación ha limitado las actividades de las empresas rusas de varias formas que van mucho más allá de la propiedad.

El sistema de vigilancia del gobierno ruso conocido por el acrónimo SORM le ha dado al FSB acceso a toda la infraestructura de telecomunicaciones rusa desde la década de 1990, con actualizaciones implementadas para capturar más comunicaciones por Internet y teléfonos móviles a medida que la tecnología evolucionó. Las empresas de telecomunicaciones se encuentran cercadas , ya que SORM le da al FSB la capacidad y el derecho legal para recopilar datos de empresas privadas sin el conocimiento de esas empresas.

Una ley de 2012 que permite a la agencia rusa de supervisión de Internet, Roskomnadzor, ordenar el bloqueo de sitios web supuestamente involucrados en actividades delictivas se ha utilizado ampliamente para censurar el discurso político, dejando a los editores y usuarios de sitios bloqueados sin recursos legales. Más recientemente, las leyes “Yarovaya” e “Internet soberano”, que entraron en vigor en 2018 y 2019, respectivamente, han impuesto nuevos requisitos de vigilancia y censura a las empresas de tecnología y han socavado cualquier capacidad legal o técnica restante que pudieran tener para proteger al usuario, su privacidad o proporcionar a los usuarios información sin censura, incluso desde fuera del país.

Todo esto lleva a una conclusión sombría: a menos que se realicen reformas políticas dramáticas, el sector empresarial tecnológico ruso ya no puede ser una fuente de acción independiente en nombre de una Internet libre en Rusia, y los rusos que buscan utilizar Internet para comunicaciones privadas e información sin censura tendrán que buscarla en otra parte. Las perspectivas para las empresas internacionales, aunque ciertamente más optimistas, también son menos claras.

Los objetivos de Moscú en lo que respecta a las empresas de tecnología internacionales, las constituidas en otros países pero que operan en Rusia, son bastante similares a las que persigue con las empresas nacionales. Las autoridades quieren maximizar el potencial de vigilancia, interrumpir cualquier posibilidad de malestar político interno como resultado del contenido o servicios de esas empresas y continuar proyectando desinformación a través de Internet.

Vladimir Putin
Vladimir Putin

Las recientes batallas por la localización de datos, o el almacenamiento obligatorio de ciertos tipos de datos dentro de las fronteras de Rusia, ejemplifican el deseo del Kremlin de maximizar su propio potencial de vigilancia a través de empresas extranjeras.

Al igual que muchos gobiernos autoritarios que veían los flujos de información gratuitos de Internet como una amenaza para la seguridad del régimen, Moscú requirió en el año 2014 que las empresas con datos sobre ciudadanos rusos los almacenaran localmente. Las empresas podían mantener copias de los datos en otros lugares, pero los datos en sí tenían que estar en servidores rusos, dentro de la amplia jurisdicción legal y política de los servicios de seguridad rusos descritos anteriormente. En los últimos años, empresas estadounidenses como Facebook y Twitter aparentemente ignoraron estas órdenes y continuaron pagando las multas ordenadas por los tribunales, pero es probable que las controles aumenten a medida que Putin siga presionando.

Los movimientos de Rusia para cimentar el control estatal sobre el almacenamiento de datos encajan en una imagen más amplia de los esfuerzos del gobierno para centralizar los flujos de datos de Internet, diseñados desde el inicio de Internet para priorizar la entrega rápida y confiable por encima de todo, para permitir una gestión y vigilancia gubernamentales más efectivas.

Aunque el proceso es a menudo puramente técnico, los objetivos son fundamentalmente políticos. En la práctica, estas medidas permiten al gobierno ruso vigilar a los disidentes, garantizar la privacidad de los datos de los ciudadanos rusos contra el acceso extranjero percibido como malintencionado y extender el control de la información estatal en el dominio digital.

Para justificar simultáneamente dos de los otros objetivos principales del Kremlin en esta esfera, interrumpir el potencial de pluralismo político habilitado por plataformas tecnológicas extranjeras y proyectar la propia desinformación del estado a través de esos mismos vectores, se requiere una especie de gimnasia argumentativa. El gobierno ruso ha exigido durante años a las empresas de Internet extranjeras que operan en Rusia que eliminen el contenido que considera “falso”.

En caso de que las empresas no cumplan, el Kremlin ha otorgado poderes a Roskomnadzor para iniciar bloqueos técnicos en esos sitios web. Aunque estos bloques a menudo se eluden o se implementan de manera deficiente, el gobierno aún ha logrado presionar a las empresas extranjeras para que eliminen el contenido relacionado con la crisis del COVID-19. Esto minimiza la presencia de información contradictoria online o crítica para el estado en Rusia.

Rusia ha aprobado dos vacunas de fabricación local contra el COVID-19. Foto: REUTERS/Tatyana Makeyeva
Rusia ha aprobado dos vacunas de fabricación local contra el COVID-19. Foto: REUTERS/Tatyana Makeyeva

Al mismo tiempo, los medios de propaganda del gobierno ruso a menudo tienen una gran presencia en las principales plataformas occidentales como Twitter y YouTube, y los funcionarios plantean objeciones cada vez que esas empresas toman medidas contra los medios de comunicación rusos controlados por el estado. El Kremlin quiere que estas empresas operen en Rusia, pero solo en los propios términos del Kremlin; presiona a las empresas para que repriman la libertad de expresión dentro de Rusia, pero protesta cuando los mensajes del gobierno ruso en el extranjero son recibidos con cautela, lo que significa que todavía hay espacio para que las empresas internacionales realicen cierto grado de libertad en Internet para los ciudadanos rusos. Sin embargo, este espacio operativo está bajo la amenaza constante del gobierno ruso y es probable que sea el lugar de varios conflictos importantes en los próximos años.

En primer lugar, las empresas internacionales pueden seguir oponiéndose a ciertos elementos del control estatal ruso de Internet. Las empresas estadounidenses que en su mayoría se han resistido a cumplir con las reglas de localización de datos no han indicado ningún cambio en la voluntad de seguir la presión del Kremlin. Sin embargo, la resistencia de este tipo no se aplicará a todas las áreas online , es importante no agrupar aquí los diferentes componentes del control de Internet. Las eliminaciones de contenido, por ejemplo, son un dominio del control de Internet en la pandemia de COVID-19, donde el gobierno ruso logró que incluso las empresas de medios sociales estadounidenses eliminaran información de sus plataformas, dentro de Rusia, que los funcionarios consideraron “falsa”.

En segundo lugar, la lucha por mantener una “Internet libre” en Rusia se definirá cada vez más por dimensiones técnicas. En junio, el gobierno ruso decidió revertir su prohibición de Telegram, la aplicación de mensajería encriptada, esencialmente porque carecía de la capacidad técnica para bloquearla. Irónicamente, esto comprende un cierto tipo de venganza para nada menos que Pavel Durov, el creador de Telegram, quien desde que perdió VK y huyó de Rusia, ha convertido su aplicación de mensajería en una de las más populares del mundo.

Sin embargo, el gobierno no concede la derrota en la batalla técnica por el control. La ley soberana de Internet que entró en vigor en el año 2019 proporciona un plan para desarrollar nuevas y perniciosas capacidades de censura técnica, que incluyen, quizás lo más inquietante, la capacidad de censurar selectivamente el contenido en las plataformas de redes sociales internacionales en Rusia mientras se mantiene una negación plausible. También requiere que las empresas nacionales de Internet centralicen su arquitectura para que las autoridades puedan cortar la Internet rusa del resto del mundo en caso de un incidente de seguridad. Por lo tanto, corresponderá a los partidarios de la libertad en Internet continuar desarrollando tecnología anti-censura y mantener el tipo de ventaja técnica que ha permitido a Telegram continuar operando en Rusia sin comprometer la vigilancia o la censura.

Sin embargo, el gobierno no concede la derrota en la batalla técnica por el control. Con Moscú avanzando en el control de Internet a nivel nacional, los funcionarios continuarán buscando la normalización de esta práctica en el escenario mundial. Recientemente, estos esfuerzos se han centrado en las Naciones Unidas, donde durante años el estado ruso ha propuesto tratados alternativos de ciberdelincuencia que buscan justificar sus políticas y prácticas represivas de Internet, chocando con las normas de Internet libre y abierta defendidas por las democracias de todo el mundo. En diciembre del 2019, por primera vez, se aprobó una de estas propuestas, un indicador de un apoyo más amplio entre los gobiernos para un control más estricto de Internet. Esto no fue un hecho accidental. En cambio, destaca los crecientes esfuerzos de Rusia, China y otros para difundir su cosmovisión autoritaria y socavar un modelo global de Internet libre y abierto en medio de mucha incertidumbre democrática sobre el futuro de Internet.

Estos resultados también deberían servir como un recordatorio para las empresas de tecnología, los legisladores y cualquier persona que se preocupe por mantener una Internet global abierta de que la libertad en Internet no es inevitable ni permanente. El sector nacional de Internet de Rusia, que alguna vez fue un modelo de pluralismo y pensamiento independiente, ha sido completamente subvertido a los fines del gobierno. A medida que Internet, una vez global, se fragmenta en enclaves nacionales, se necesitará un esfuerzo de oposición concertado para mantener las normas internacionales que afirman que Internet debe ser una herramienta de apoyo en lugar de suprimir la libertad de expresión e información.

Más sobre este tema:

Los mercenarios rusos, al servicio de una mayor influencia de Vladimir Putin en el mundo

Imágenes satelitales indican que Rusia está preparándose para probar un nuevo misil de propulsión nuclear