El régimen de Xi Jinping bloquea más protestas en Hong Kong: arrestó a 60 manifestantes prodemocráticos en el Día Nacional de China

Las autoridades negaron los permisos para una concentración y desplegaron a más de 6.000 agentes para evitar las manifestaciones contra el gobierno de Beijing

La policía intenta evitar las reuniones en el centro de Hong Kong (Reuters)
La policía intenta evitar las reuniones en el centro de Hong Kong (Reuters)

Al menos 60 personas fueron detenidas el jueves en una zona comercial de Hong Kong por haber violado la prohibición de manifestarse en la ciudad con motivo de la fiesta nacional china, anunció la policía.

“Tras repetidas advertencias que fueron ignoradas, la policía detuvo al menos a 60 personas (...) sospechas de participar en una manifestación no autorizada y otros delitos vinculados al orden público”, declaró la policía en un comunicado publicado en la red social Facebook.

Fuentes citadas por la radiotelevisión hongkonesa RTHK indicaron que la policía había desplegado hasta 6.000 efectivos preparados para “desactivar rápidamente cualquier atisbo de problema” en la ciudad semiautónoma.

Según el medio, la Policía patrullaba desde temprano el centro de la urbe, realizaba registros y solicitaba identificación sobre todo entre la gente joven, colectivo protagonista en las protestas prodemocráticas que tomaron la ciudad en la segunda mitad del pasado año.

Jóvenes arrestados como sospechosos de participar en una protesta no autorizada (Reuters)
Jóvenes arrestados como sospechosos de participar en una protesta no autorizada (Reuters)

La Policía también dispersó a pequeños grupos de personas e incluso pidió a un hombre que ondeaba una bandera estadounidense que se marchara.

El pasado martes, la Oficina de Enlace del Gobierno de China en Hong Kong advirtió de que no toleraría “manifestaciones ilegales” este 1 de octubre, septuagésimo primer aniversario de la fundación de la República Popular y festivo en todo el país.

El Frente Civil de los Derechos Humanos Civiles (FCDH) pretendía celebrar este jueves la primera marcha que contase con autorización policial en meses para manifestarse contra la polémica ley de seguridad nacional de Hong Kong que Beijing impuso en la región administrativa especial el 30 de junio, después de que la ex colonia registrara protestas masivas desde junio del pasado año, solo interrumpidas por las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus.

La controvertida ley contempla hasta cadena perpetua para supuestos como la secesión o confabulación con fuerzas extranjeras, pero también castiga de manera más leve, por ejemplo, la difusión de mensajes, orales u escritos, que apoyen la independencia del territorio.

A pesar de los motivos sanitarios alegados para no autorizar la manifestación propuesta por el FCDH, sí se registraron en Hong Kong pequeñas celebraciones de grupos prochinos por el Día Nacional.

La policía depliega una bandera para advertir que las reuniones y manifestaciones no están autorizadas (Reuters)
La policía depliega una bandera para advertir que las reuniones y manifestaciones no están autorizadas (Reuters)

LAM CELEBRA EL FIN DE LAS PROTESTAS

Por su parte, durante un discurso de conmemoración del Día Nacional, la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, elogió el efecto que la ley ha tenido en la ciudad, y precisó que ha servido para “restaurar la estabilidad” tras meses de manifestaciones.

“Aunque algunos gobiernos que manejan doble rasero acusen injustamente a las agencias locales de hacer cumplir la ley, o incluso de manera beligerante impongan las llamadas sanciones contra funcionarios hongkoneses que velan por la seguridad nacional, mis compañeros y yo seguiremos resoluta y legítimamente cumpliendo con nuestro deber”, aseveró la mandataria.

Lam, quien para llegar a su actual cargo ha de contar con el beneplácito de Beijing, elogió asimismo los logros del Gobierno chino a la hora de controlar la pandemia de coronavirus en su territorio.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Los Institutos Confucio bajo la lupa mundial: de la propaganda cultural china a las acusaciones de espionaje

MAS NOTICIAS