El régimen de Kim Jong-un debió recurrir al arroz reservado para los militares para paliar la hambruna civil en la capital de Corea del Norte

La situación de escasez de alimentos, que ya era delicada, empeoró por el cierre de la frontera con China hace casi siete meses y las medidas estrictas de cuarentena para enfrentar el coronavirus

Kim Jong-un en una entrega de alimentos (Captura)
Kim Jong-un en una entrega de alimentos (Captura)

La escasez de alimentos y el aumento de la desnutrición en Corea del Norte son alarmantes. La situación, que ya era delicada, empeoró por el cierre de la frontera con China hace casi siete meses y las medidas estrictas de cuarentena para enfrentar el coronavirus.

Corea del Norte sufrió una hambruna a mediados de la década de 1990 que habría dejado unos tres millones de muertos. Ese temor está latente hoy más que nunca en la población, que sobrevive como puede.

De acuerdo a lo que informó el periódico Daily NK, el régimen de Kim Jong-un entregó arroz militar y otras reservas a los habitantes de Pyongyang, la capital del país, con el objetivo de compensar varios meses sin raciones.

Por arroz militar se entiende a los suministros estratégicos del producto almacenado en reductos que están destinados el uso de los uniformados.

Los habitantes de la ciudad no habían recibido esos alimentos durante 90 días. “Las raciones para los meses hasta julio se entregaron recientemente todas a la vez”, dio a conocer una fuente en Pyongyang al Daily NK. “Sin embargo, todavía no hay información sobre la asignación de agosto”, agregó, pese a que este mes ya está llegando a su fin.

Kim Jong-un (REUTERS)
Kim Jong-un (REUTERS)

Hay dos puntos a tener en cuenta al respecto. El primero es que los habitantes no están satisfechos con la cantidad de arroz que les entregaron las autoridades. Distintos informes sostienen que la comida es escasa y deben hacer malabares para que les rinda. Por temor a represalias, no expresan públicamente su malestar.

“Tienen miedo de quejarse demasiado a la luz de una serie de desastres naturales recientes y visitas sobre el terreno que el Líder Supremo (se refiere a Kim Jong-un) ha hecho debido a una profunda preocupación (por la gente)”, narró la fuente consultada por el diario citado.

“La gente en la capital está tan inculcada con la ideología del régimen que cree que la única forma de evitar ser desterrada (de la ciudad) es aceptar cierto nivel de sufrimiento dadas las dificultades que atraviesa el país”, subrayó.

El otro ítem es que el régimen otorga un trato diferenciado en favor de los miembros de la élite central por sobre los ciudadanos comunes. Esto sugiere, siguiendo al diario citado que consultó a norcoreanos que padecen esta realidad, que el gobierno no pudo obtener una cantidad suficiente de alimentos para entregar a todos los residentes de Pyongyang.

“Los trabajadores de las agencias del gobierno central, el Ministerio de Seguridad Social, el Ministerio de Seguridad del Estado, la Fiscalía y los tribunales, así como los profesores de las universidades centrales (con sede en Pyongyang) recibieron raciones suficientes para 20 días, mientras que sus familias sólo para 15 días de comida“, narró la fuente al Daily NK, que solicitó mantener el anonimato por razones de seguridad.

Las raciones consistían en mitad arroz y mitad maíz. Por otro lado, a los ciudadanos comunes solo se les dio suficiente para 10 a 12 días, con una mayor proporción de maíz“, concluyó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Kim Jong-un ordenó confiscar a todos los perros en la capital de Corea del Norte

Perros de 15 kilos para abastecer a los restaurantes de Pyongyang: Corea del Norte busca soluciones para la escasez de comida

MAS NOTICIAS