Revelan que el régimen de Irán envió hasta 670 toneladas de nitrato de amonio al grupo terrorista Hezbollah en Líbano

Las entregas fueron realizadas entre 2013 y 2014, la misma época en la que fueron almacenadas en el puerto de Beirut las 2.750 toneladas del explosivo que provocó la devastadora deflagración del 4 de agosto

La zona del puerto tras la explosión masiva en Beirut (REUTERS/Alkis Konstantinidis/archivo)
La zona del puerto tras la explosión masiva en Beirut (REUTERS/Alkis Konstantinidis/archivo)

El régimen de Irán suministró al grupo terrorista libanés Hezbollah cientos de toneladas de nitrato de amonio entre 2013 y 2014, aproximadamente al mismo tiempo que Líbano confiscó miles de toneladas de la sustancia explosiva que este mes condujo a la devastadora explosión del puerto de Beirut, reveló un diario alemán citando a fuentes de inteligencia occidentales.

El periódico alemán Die Welt escribió este miércoles que la Fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria iraní, el cuerpo de élite que el régimen persa utiliza en sus operaciones en el extranjero, suministró a Hezbollah hasta 670 toneladas de nitrato de amonio entre mediados de 2013 y principios de 2014 en cuatro entregas separadas. En ese entonces jefe de la Guardia Revolucionaria Islámica y comandante de la Fuerza Al Quds era Qassen Soleimani, el general muerto a principios de este año en un operativo estadounidense y vinculado a varios atentados terroristas.

El periódico citó “información exclusiva de los servicios secretos occidentales”, aunque aclaró que no se ha comprobado la vinculación directa con el material enviado y el que desencadenó la deflagración del 4 de agosto. Lo único cierto es que a partir de esa fecha fueron almacenados en el puerto de la capital libanesa las 2.750 toneladas de nitrato de amonio que provocaron la explosión.

Cómo fueron los envíos

Parte de la compra del grupo terrorista se envió a través del puerto y parte se importó a través del aeropuerto o por tierra a través de Siria. Una de las aerolíneas utilizadas para los envíos fue la iraní Mahan Air, una compañía que, recuerda Die Welt, fue sancionada por Estados Unidos y “fue privada del derecho a despegar y aterrizar en Alemania el año pasado, con una referencia explícita a las actividades de la Guardia Revolucionaria”, una milicia que Washington y otros países consideran una organización terrorista extranjera.

Qassen Soleimani era el  jefe de la Guardia Revolucionaria Islámica y comandante de la Fuerza Al Quds cuando se realizaron los envíos (Archivo DEF)
Qassen Soleimani era el jefe de la Guardia Revolucionaria Islámica y comandante de la Fuerza Al Quds cuando se realizaron los envíos (Archivo DEF)

“Se dice que la carga de octubre de 2013 se transportó en contenedores flexibles a granel por avión, presumiblemente con una de las aerolíneas iraníes oficialmente privadas, que se consideran las compañías fachada de la Guardia Revolucionaria”, escribe el influyente diario alemán.

El diario, que tuvo acceso a las facturas de la transacción, dice que la primera entrega tuvo lugar el 16 de julio de 2013 e involucró 270 toneladas de nitrato de amonio que se enviaron desde Irán al Líbano. La factura fue de 179.399 euros. El 23 de octubre de 2013 se entregó una segunda entrega de 270 toneladas por el precio de 140.693 euros. No se pudo determinar el monto de la tercera entrega, mientras una cuarta entrega el 4 de abril de 2014 costó 61.248 euros y Die Welt estimó que el tonelaje osciló entre 90 y 130 toneladas. Por tanto, el total de tres entregas de nitrato de amonio a Hezbollah fue de entre 630 y 670 toneladas.

Los funcionarios involucrados en las entregas

Die Welt detalló también quiénes fueron los involucrados en las entregas de nitrato de amonio. Se trata de Behnam Shahriyari, quien aparece como el jefe de la empresa de transporte iraní Liner Transport Kish, que según la información también participó en la entrega de nitrato de amonio a Hezbollah; Mohammad Qasir, el encargado de la logística de Hezbollah durante 20 años y quien habría sido el responsable de recibir el cargamento por parte de la milicia en el Líbano.

Die Welt también cita al miembro iraní de la Fuerza Quds, Seyyed Mojtaba Moussavi Tabar, como el hombre que organizó la transferencia iraní de nitrato de amonio a Hezbollah.

El líder de Hezbollah Sayyed Hassan Nasrallah (AL-MANAR/Handout via REUTERS)
El líder de Hezbollah Sayyed Hassan Nasrallah (AL-MANAR/Handout via REUTERS)

El diario alemán insiste en aclarar que no está comprobado que este cargamento tenga relación directa con el que generó la explosión en el puerto de Beirut. Sin embargo, destaca que Hezbollan ha usado repetidamente nitrato de amonio para sus ataques.

Por su parte, el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, ha negado “categóricamente” que su grupo haya almacenado armas o explosivos en el puerto de Beirut. “Me gustaría descartar absoluta y categóricamente cualquier cosa que nos pertenezca en el puerto. No hay armas, ni misiles, ni bombas, ni rifles, ni siquiera una bala o nitrato de amonio”, dijo Nasrallah. “Ni ahora, ni nunca “.

La ruta del nitrato de amonio que causó la explosión

El explosivo llegó al país en 2013 a bordo del “Rhosus”, un barco con bandera moldava y procedente de Georgia, que hizo escala en Beirut en su trayecto hacia Mozambique, según una fuente de seguridad libanesa.

Según varios medios, incluido el New York Times, el barco había sido alquilado por el ruso Igor Grechushkin. El carguero fue obligado a atracar en Beirut debido a un agujero en su casco. La página Marine Traffic señaló que el barco llegó el 20 de noviembre de 2013 y nunca volvió a zarpar.

El buque carguero Rhosus que transportó desde Georgia hasta Beirut el nitrato de amonio que provocó la explosión en el puerto de Beirut (Twitter)
El buque carguero Rhosus que transportó desde Georgia hasta Beirut el nitrato de amonio que provocó la explosión en el puerto de Beirut (Twitter)

Según fuentes de seguridad libanesas, cuando el barco se dirigía a Beirut, una firma libanesa habría denunciado a la compañía a la que pertenecía, obligando a la justicia local a incautar la embarcación. La carga fue almacenada en un hangar y el barco, dañado, acabó hundiéndose.

Die Welt reconoció que no había evidencia de que Hezbollah fuera responsable del nitrato de amonio que llegaba al puerto. Pero sugirió que el interés del grupo terrorista en el material podría haber contribuido a que las autoridades no lo retiraran del puerto.

La explosión en el puerto mató al menos 181 personas e hirió a más de 6.500.

Muchos libaneses responsabilizan a los dirigentes, considerados corruptos e incompetentes, de la tragedia. Y la represión contra los manifestantes en las protestas que siguieron no hizo más que aumentar la ira contra las autoridades.

El personal del FBI llegó al Líbano a pedido de las autoridades libanesas para ayudar con la investigación. Se unirán a otros expertos internacionales que ya están sobre el terreno, incluido Francia, que ha lanzado su propia investigación.

Las autoridades libanesas también han abierto una investigación, a pesar del escepticismo de los ciudadanos sobre la credibilidad de una investigación dirigida por el Estado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La onda expansiva de las explosiones del Líbano amenaza al arcaico sistema de gobierno y al Hezbollah

Crónica de una ciudad arrasada y la sombra de Hezbollah: cómo ocurrió la explosión en el puerto de Beirut

Un experto en terrorismo internacional, tras las explosiones en Beirut: “Hezbollah ha enfadado a más gente... que ya estaba muy enfadada”