¿Son iguales las plagas de langosta en África, Asia y América Latina?

Las imágenes son aterradoras: millones de insectos se apoderan de los árboles y devoran todo lo que ven a su paso. ¿Qué tienen en común, después de todo, estos fenómenos?

Manga de langostas en Argentina
Manga de langostas en Argentina

Las imágenes de las plagas de langostas que azotan África oriental, Oriente Medio, el sur de Asia y el norte de la Argentina son aterradoras: millones de insectos se apoderan de los árboles y devoran todo lo que ven a su paso. ¿Qué tienen en común, después de todo, estos fenómenos? ¿Están las langostas invadiendo el hemisferio sur?

Una ojeada a los libros de historia muestra que las nubes de langostas son más antiguas de lo que podemos pensar. “Cabe señalar que desde los primeros tiempos, se han multiplicado. El saltamontes del desierto de África ha sido documentado desde la época de los faraones de Egipto. Invasiones como las que vemos hoy en día son naturalmente normales en ese ambiente”, observa el investigador francés Cyril Piou, experto en el control de la población de insectos en el Centro de Cooperación Internacional en Investigación Agronómica para el Desarrollo (Cirad). “De manera similar, en Argentina, hay registros de problemas con langostas desde la colonización del país. Por ello, la Argentina ha desarrollado un servicio de protección de cultivos para prevenir la especie”.

En los tres continentes, son los saltamontes del tipo Schistocerca los que asustan a los agricultores. En América del Sur, la especie cancellata se conoce como migratoria. “Son especies muy especializadas en desarrollarse solitariamente en ambientes desérticos. Viven en baja densidad, pocos por kilómetro cuadrado”, explica Piou. “Pero cuando las buenas condiciones favorecen la multiplicación de la población, se produce un cambio de comportamiento. Pasan de la fase solitaria a lo que llamamos la fase gregaria”.

Nube de langostas


¿Coincidencia?

Ahí es donde entra el problema. Con un clima lluvioso, estas pocas langostas se convierten rápidamente en una plaga si no se controlan con pesticidas. Eso es lo que ocurrió, casi al mismo tiempo, en los tres continentes, una situación que, en los países más pobres, amenaza la seguridad alimentaria en un contexto ya debilitado por la pandemia de Covid-19.

Keith Cressman, investigador principal de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), uno de los principales expertos mundiales en langostas del desierto, dice que es “una coincidencia” que el fenómeno se repita en tantos lugares, prácticamente al mismo tiempo.

Las lluvias favorables a menudo ocurren en diferentes partes del mundo al mismo tiempo. Y esto acaba de suceder en partes donde a las langostas les gusta estar presentes”, señala Cressman. “Reaccionan muy bien a las lluvias, que proporcionan al suelo la humedad necesaria para sus huevos y para el crecimiento de la vegetación, que les aporta su alimento y sus escondites”.

Los expertos señalan que, en el caso africano, fue la aparición de ciclones repetidos lo que favoreció la multiplicación del insecto. En América del Sur, el investigador francés dice que aparentemente hubo fallas en la vigilancia de la población.

“Creo que se debe principalmente a una disminución de la vigilancia. El mejor método para controlar estas langostas es la prevención. Tenemos que identificar las langostas solitarias y observar cuando empiezan a cambiar de fase y en ese momento podemos tratarlas a pequeña escala, con mucho menos productos químicos. Incluso los pesticidas orgánicos pueden funcionar bien”, dice Piou. “Este método siempre ha funcionado muy bien en América del Sur: el sistema de Argentina fue el mejor del mundo para hacer este tipo de prevención”.

Langostas en Santa Fe


El cambio climático puede aumentar la recurrencia de las plagas

Los dos investigadores también tienen reservas sobre el papel del cambio climático en la aparición de nubes de langosta, que, como muestran los registros, es milenaria. Sin embargo, el aumento de los fenómenos naturales extremos, como los ciclones, puede llevar a los países a tener que hacer frente al problema cada vez con más frecuencia.

“Independientemente de la razón, ya sea el cambio climático o una anomalía del clima durante un cierto período, algo está cambiando. Si sigue repitiéndose y tenemos más ciclones en el futuro, afectará al saltamontes del desierto en África oriental: habrá más nubes como las de este año”, dice el experto de la FAO.

En este contexto, Cressman señala que los desequilibrios ambientales causados por la devastación de los bosques podrían hacer que el Brasil sufra una infestación de langostas. “Cuando cambias el medio ambiente, ya sea por la deforestación, o por la apertura de un canal o la plantación en una zona desértica, cambias el hábitat de los seres vivos - y puedes crear nuevos hábitats que ni siquiera imaginabas. Estos cambios, por supuesto, incluyen las langostas”, enfatiza. “En el caso de la deforestación, se abren grandes áreas abiertas – y es allí a donde a las langostas les gusta poner sus huevos”.

(Artículo publicado originalmente por RFI. Autora: Lúcia Müzell)

MAS NOTICIAS