Video realizado con material de cortesía de National Geographic

A los 21 años, luego de haber sobrevivido a tres sin nariz, con la vista dañada y aquejada de pérdida motriz por el traumatismo cerebral que sufrió al intentar suicidarse de un disparo de escopeta a la cabeza, Katie Stubblefield se convirtió en la paciente más joven que recibió un trasplante de cara. Una operación de 31 horas en la Clínica Cleveland, de Ohio, en la que trabajaron 11 cirujanos y numerosos especialistas.

National Geographic estuvo presente en esa histórica intervención médica, y una de las fotos quedó entre las 15 más impactantes de la pasada década entre los lectores de las prestigiosa revista.

Este rostro humano, suspendido entre su donante y su receptor, es un recordatorio de la profunda conexión entre el rostro y la identidad”, escribió National Geographic en su cuenta de Instagram. Y agregó: “Durante la última década, los fotógrafos de la revista tomaron 21,613,329 imágenes en una misión para documentar el mundo y todo lo que hay en él”.

Esta foto fue escogida como una de las más impactantes de la pasada década. (National Geographic/ Lynn Johnson)
Esta foto fue escogida como una de las más impactantes de la pasada década. (National Geographic/ Lynn Johnson)

Durante dos años, National Geographic siguió a Katie, a su familia, a la familia de la donante y a los médicos de Cleveland Clinic para crear un reportaje —y también un documental— sobre la persona número 40 que recibió una cara en el mundo, y en ese mismo hospital de Ohio donde, en 2008, la investigadora Maria Siemionow completó el primer trasplante facial en Estados Unidos.

Alesia y Robb Stubblefield, los padres de Katie, aceptaron con alegría que su hija quisiera mostrar la historia de la transformación de lo que llamaba su “cara de Shrek”, aunque —como advirtió la revista sobre el texto de Joanna Connors y las fotos de Maggie Steber y Lynn Johnson— mucho del material es difícil de procesar. “Las fotografías de Katie antes de la operación son especialmente duras. Las imágenes de la propia intervención pueden impresionar a algunos lectores. Pero estamos contando esta historia porque es importante”, señaló la directora de National Geographic, Susan Goldberg.

"Quería que la gente supiese lo asombrosa que es esta intervención y lo bella que es la vida", explicó Katie. "En resumen, quiero ayudar a otras personas".

Katie Stubblefield con sus padres, Robb y Alesia (Maggie Steber/National Geographic)
Katie Stubblefield con sus padres, Robb y Alesia (Maggie Steber/National Geographic)

La historia, “sobre ciencia de vanguardia”, como presenta Goldberg, es también el resultado de dos tragedias. El intento de suicidio de Katie, “un disparo que le destrozó la nariz, la boca, la mandíbula, la cara, parte de la frente y casi toda la visión”. Y la muerte por sobredosis de Adrea Schneider, a los 31 años.

La abuela de Adrea, Sandra Bennington, debió tomar la decisión extraordinaria de donar su rostro. "Fue difícil, pero pensé: 'Dios mío, una chica tan jovencita que necesita una cara. Sería maravilloso'. Simplemente me pareció que era lo debido", dijo la mujer.

El relato comienza con ese rostro.

Katie Stubblefield (Lynn Johnson/National Geographic)
Katie Stubblefield (Lynn Johnson/National Geographic)

“La cara reposa sobre una bandeja quirúrgica. Los ojos, vacíos y ciegos; la boca, abierta, como exclamando: ‘¡Oh!’. Por un instante, la cara reposa con expresión pasmada. Cirujanos, residentes y enfermeros, mudos de pronto, la observan impresionados mientras profesionales médicos, como si de unos paparazzi extrañamente educados se tratase, se acercan cámara en mano para documentar el momento. La cara, ya sin riego sanguíneo, palidece. Cada segundo que pasa separada del cuerpo se asemeja más a una máscara mortuoria del siglo XIX”, escribió Connors en su artículo “La nueva cara de Katie, un trasplante facial histórico”.

Antes de su operación Katie Stubblefield conoció a dos transplantados faciales, Shaun Fiddler y Connie Culp. (Maggie Steber/National Geographic)
Antes de su operación Katie Stubblefield conoció a dos transplantados faciales, Shaun Fiddler y Connie Culp. (Maggie Steber/National Geographic)

Adrea donó su corazón a una mujer de 60 años; su hígado, a un hombre de 66; el pulmón derecho a una mujer de 51 años y el izquierdo a otra de 62. También donó los riñones y las córneas. El útero se dedicó a la investigación sobre infertilidad.

Y la cara, por el financiamiento del Departamento de Defensa de los Estados Unidos (los seguros de salud no cubren los trasplantes de cara por considerarlos experimentales) fue para Katie. El Instituto de Medicina Regenerativa de las Fuerzas Armadas espera mejorar, a partir de la experiencia de esta joven, los tratamientos de militares heridos en combate.

Katie Stubblefield transplante cara
Katie Stubblefield transplante cara

Luego de un par de docenas de intervenciones quirúrgicas que llevó su recuperación del disparo, los médicos le dijeron a Katie que podían comenzar a pensar en un trasplante de cara. Ni ella ni sus padres se habían enterado de que desde 2005, cuando Isabelle Dinoire, desfigurada por el ataque de su perro, había recibido un rostro nuevo en Francia, tal cosa era posible.

La cirugía incluyó el trasplante del cuero cabelludo, la frente, los párpados superiores e inferiores, las cuencas de los ojos, la nariz, la parte superior de las mejillas, la mandíbula, los dientes, parte de los nervios faciales, los músculos faciales y la piel, con lo que se reemplazó de manera efectiva el 100% del tejido facial de la paciente”, reseñó en su momento el parte médico.

Katie recuperó funciones básicas como masticar, hablar y ver mejor. Le quedan por delante más cirugías y una vida de medicamentos para evitar que su sistema inmunológico rechace su rostro. “Pero también podrá salir a la calle y compartir con todos aquellos jóvenes que se ven incapaces de seguir viviendo un importante mensaje que aprendió a un precio muy alto: ‘Cualquier cosa que nos pase en la vida se puede superar. La vida es un regalo precioso’”, dijo a la revista.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: