Trump y Kim Jong-un en la zona desmilitarziada que separa las dos Coreas (AFP)
Trump y Kim Jong-un en la zona desmilitarziada que separa las dos Coreas (AFP)

Una vez más, las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte parecen estar deteriorándose rápidamente, en especial luego de una seguidillas de intercambios de advertencias entre los líderes Donald Trump y Kim Jong-un, de las recientes “pruebas importantes” de misiles de parte de Pyongyang y el estancamiento de las negociaciones para la desnuclearización de la península coreana.

Incluso los viejos insultos que Trump y Kim se endilgaron en 2017, en medio de la gran escalada de tensiones que pareció llevar al mundo al borde de la guerra nuclear y luego quedó aplacada con el acercamiento y el diálogo iniciados en 2018, han vuelto a ser invocados en comunicados y discursos: el “hombre cohete” norcoreano y el “anciano senil” estadounidense.

Analistas consultados por la cadena CNBC advirtieron este miércoles que estos hechos están adelantando una posible conclusión definitiva a los esfuerzos por encontrar una solución diplomática al conflicto entre ambos países.

El punto de quiebre parece haber llegado el sábado, cuando el régimen anunció con gran pompa una reciente “prueba importante” en la base de lanzamiento de satélites de Sohae, donde los expertos creen que se testeó un nuevo motor de misiles balísticos intercontinentales (ICBM). Tres días antes había lanzado dos misiles balísticos de corto alcance.

Los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, en junio de 2019 (REUTERS/Kevin Lamarque)
Los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, en junio de 2019 (REUTERS/Kevin Lamarque)

“Esta prueba debería ser un llamado de atención sobre futuras actividades, incluyendo el ensayo de un misiles de largo alcance, que se aproximan”, señaló Ankit Panda, analista senior en la Federación de Científicos Estadounidenses, en diálogo con la CNBC.

Poco después del testeo Trump lanzó un advertencia, asegurando que Kim tenía “todo que perder” si actuaba de manera hostil y no avanzaba en la desnuclearización, una promesa que según Washington el régimen realizó en la cumbre de Singapur mantenida por ambos líderes en 2018. Pyongyang respondió caracterizando al presidente estadounidense como un “viejo sin paciencia y errático” y recordando sus intenciones de abandonar todos los diálogos si no se llega a un acuerdo antes de fin de año.

“A pesar de que Pyongyang estableció esta fecha límite en abril, básicamente ha cerrado las puertas a la diplomacia con Estados Unidos”, dijo Panda.

Mintaro Oba, ex funcionario del Departamento de Estado contactado por CNBC, estuvo de acuerdo. “Veremos una vuelta a la escalada de tensiones, o bien veremos un pequeño acuerdo para guardar las apariencias y que permitirá a ambos bandos mantener el proceso diplomático actual hasta 2020, sin hacer concesiones”, dijo Oba.

Un misil balístico intercontinental Hwasong-14. Corea del Norte no prueba uno desde 2017, pero esto podría cambiar (Korean Central News Agency/Korea News Service via AP)
Un misil balístico intercontinental Hwasong-14. Corea del Norte no prueba uno desde 2017, pero esto podría cambiar (Korean Central News Agency/Korea News Service via AP)

Trump y Kim no avanzaron prácticamente en nada en sus negociaciones para desnuclearizar la península coreana a cambio del levantamiento de sanciones sobre Corea del Norte, y las diferencias que mantienen son fundamentales.

El dictador norcoreano está buscando que el abandono de armas nucleares (o desnuclearización) sea cumplido por todas las partes, incluyendo a Estados Unidos, y que el retiro de sanciones ocurra de inmediato. Pero la administración Trump, y gran parte de la comunidad internacional, en cambio, quiere un desarme unilateral de Corea del Norte, con el levantamiento de sanciones sólo después de que esto sea certificado.

“Si Kim cree que Trump está debilitado y desesperado por cerrar un acuerdo, está a punto de verse muy decepcionado”, consideró Harry Kazianis, experto en Corea en el Center for the National Interest. Para el analista, Trump no quiere perder el apoyo republicano en el Senado de cara al proceso de juicio político, o impeachment, en su contra, y no está dispuesto a ofrecer concesiones.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, y su par chino Xi Jinping, son la última esperanza del régimen de Corea del Norte (Reuters)
Vladimir Putin, presidente de Rusia, y su par chino Xi Jinping, son la última esperanza del régimen de Corea del Norte (Reuters)

Al mismo tiempo, si el régimen comunista no obtiene el levantamiento de sanciones ni las garantías para su supervivencia, “Corea del Norte está destinada a probar un ICBM en el día de Navidad", agregó, citado por CNBC.

Pyongyang no prueba misiles de tipo ICBM, diseñados para llevar ojivas nucleares, desde noviembre de 2017, cuando lanzó un Hwasong-15. El freno a estos ensayos, así como también a los nucleares, fue una de las condiciones para entablar el diálogo con Estados Unidos, pero todo esto podría cambiar.

Así, la situación es apremiante, y hay un condimento extra. Si el proceso de negociaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte se rompe, no sólo es de esperar una nueva escalada de tensiones. También es probable que Pyongyang profundice sus vínculos con China y Rusia, históricos aliados con los que había entrado en conflicto por sus desarrollos nucleares y de misiles balísticos, pero cuyas relaciones con Washington se están también deteriorando, abriendo las puertas para un reencuentro.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: