Caos de transporte en Francia: el quinto día de huelga pone a prueba al gobierno de Macron

El presidente se prepara para una semana crucial y afronta una masiva movilización social. Las protestas y huelgas contra la polémica reforma del sistema de jubilaciones han dejado casi paralizado a todo el transporte publico del país

Un manifestante sostiene una pancarta que dice "Stop Macron" (Detengan a Macron) durante una manifestación contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Niza como parte de un día de huelga nacional y protestas en Francia, 5 de diciembre de 2019. REUTERS / Eric Gaillard
Un manifestante sostiene una pancarta que dice "Stop Macron" (Detengan a Macron) durante una manifestación contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés en Niza como parte de un día de huelga nacional y protestas en Francia, 5 de diciembre de 2019. REUTERS / Eric Gaillard

Los parisinos vivían este lunes una jornada “negra” en el quinto día de huelga de los trabajadores del transporte contra la reforma de las pensiones de Emmanuel Macron, con pocos trenes de cercanías y metros en circulación y más de 500 kilómetros de atascos en las carreteras de la región parisina.

Las escenas se repetían en toda la región parisina: pocos metros y trenes suburbanos repletos y estaciones colapsadas. Nueve de las 15 líneas del metro de la capital francesa estaban cerradas y sólo dos, automatizadas, funcionaban normalmente.

Al inicio de la jornada, el sitio de información de circulación vehicular Sytadin registró 522 kilómetros de atascos en la región parisina, una situación agravada por fuertes lluvias. La compañía nacional de ferrocarriles SNCF indicó de su lado que funcionaba “entre 15 y 20%” de su tráfico habitual, con un servicio internacional “muy perturbado”.

La plataforma llena en la estación Gare Saint-Lazare, esperando por las pocas unidades en circulación (Reuters)
La plataforma llena en la estación Gare Saint-Lazare, esperando por las pocas unidades en circulación (Reuters)

Ante la falta de transportes públicos, y con una mañana de fuertes lluvias, muchos no tuvieron otra opción que tomar sus vehículos lo que creó más de 600 kilómetros de atascos en la región parisina hacia las 08H30 locales, tres veces más de lo normal. “Hay aún menos transportes que la semana pasada... El viernes pude tomar un autobús para ir a trabajar pero hoy es imposible”, suspiraba Raffaella, una funcionaria pública que esperaba poder subirse a un autobús junto a varias decenas de personas.

Nueve de las 15 líneas del metro de la capital francesa estaban completamente cerradas y sólo dos, completamente automatizadas, que circulan sin conductor, funcionaban normalmente.

Por otra parte, siete de los 25 depósitos de autobuses parisinos amanecieron bloqueados por huelguistas por lo que apenas un tercio de los buses que circulan en tiempo normal en París pudieron salir a las calles.

"Paro general ilimitado", la proclama de la protesta
"Paro general ilimitado", la proclama de la protesta

La compañía estatal de ferrocarriles SNCF anuló por su lado entre el 80% y el 85% de los trenes de alta velocidad.

“Hay un riesgo de saturación en las estaciones”, advirtió la directora de comunicación de la empresa ferroviaria nacional, Agnès Ogier, quien pidió a todos los usuarios que pueden hacerlo a no usar los trenes.

La prolongación de las huelgas inquieta a los empresarios, que hasta aquí habían previsto un impacto moderado, pero que ahora temen un agravamiento con bloqueos y escasez de combustibles en plenas fiestas de diciembre.

Regímenes especiales

La movilización es contra un “sistema universal” de jubilaciones, que prevé reemplazar a los actuales 42 regímenes de jubilación existentes (general, de funcionarios, sector privado, especiales, autónomos, complementarios).

El ejecutivo francés promete un dispositivo “más justo”, pero quienes se oponen a él --la casi totalidad de los sindicatos, la oposición de izquierda-- temen una mayor “precariedad” para los jubilados.

Parte del servicio estuvo totalmente suspendido (Reuters)
Parte del servicio estuvo totalmente suspendido (Reuters)

El proyecto de reforma de las jubilaciones no ha sido aún revelado por completo, aunque se han avanzado varios de sus principios.

Para intentar una salida al conflicto, tras las consultas ministeriales de este domingo, el máximo responsable gubernamental de las jubilaciones, Jean-Paul Delevoye, presentará el lunes a los agentes sociales sus conclusiones.

Y el miércoles, Edouard Philippe detallará el plan para fusionar los 42 regímenes existentes. Con ello, se pondrá fin a muchas de las “injusticias del sistema actual”, indica este domingo el primer ministro al JDD. El gobierno podría proponer una transición de diez a quince años entre los regímenes actuales y el futuro sistema.

¿Bastará eso para apagar el incendio? “La repuesta será no”, sentencia el secretairo general de la CGT.

Un oso de peluche color miel se ve frente a la puerta de una estación de metro cerrada mientras una huelga de los trabajadores de la red ferroviaria francesa SNCF y de la red de transporte de París (RATP) continúa contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés, en París, Francia, el 7 de diciembre de 2019. REUTERS / Benoit Tessier
Un oso de peluche color miel se ve frente a la puerta de una estación de metro cerrada mientras una huelga de los trabajadores de la red ferroviaria francesa SNCF y de la red de transporte de París (RATP) continúa contra los planes de reforma de pensiones del gobierno francés, en París, Francia, el 7 de diciembre de 2019. REUTERS / Benoit Tessier

No quiero que nuestros nietos nos digan: tú has podido jubilarte a tal edad pero, a cambio, has sacrificado mi jubilación”, explica Philippe Martinez.

¿Hasta Navidad?

La movilización y las huelgas pueden durar varios días más, y algunos temen que podrían prolongarse hasta la Navidad, generando uno de los peores conflictos en la mitad del mandato presidencial de Emmanuel Macron, elegido jefe de Estado en mayo de 2017.

Macron ha sorteado más o menos el reto que le han planteado los “chalecos amarillos”, que desde noviembre de 2018, y durante 56 sábados consecutivos hasta ahora, salieron a manifestarse pidiendo más igualdad y mejoras sociales y económicas.

Los “chalecos amarillos” --un movimiento autónomo, sin verdaderos líderes-- volvieron a desfilar el sábado, expresando además su solidaridad con las manifestaciones convocadas por los sindicatos, que agruparon a numerosos colectivos.

Manifestantes se reúnen en la Place de la Republique durante una manifestación contra los planes de reforma de las pensiones del gobierno francés en París, Francia, el 5 de diciembre de 2019.  REUTERS/Charles Platiau
Manifestantes se reúnen en la Place de la Republique durante una manifestación contra los planes de reforma de las pensiones del gobierno francés en París, Francia, el 5 de diciembre de 2019. REUTERS/Charles Platiau

Ya estamos en la convergencia de luchas” sociales, se felicitó la eurodiputada Manon Aubry, del partido La France Insoumise (LFI, izquierda radical).

Por su lado, la oposición de derecha se muestra muy crítica con Macron. El método del “liberal” Macron es “catastrófico”, un “ejemplo de ‘amateurismo’”, criticó Xavier Bertrand, presidente de la región Hauts de France y ex ministro.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Huelga y disturbios en Francia: más de 800.000 personas marcharon contra la reforma previsional impulsada por Macron

Los “chalecos amarillos” se enfrentaron con la Policía francesa en otro sábado de protestas

Francia afronta su segundo día de huelga contra la reforma de pensiones de Emmanuel Macron

MAS NOTICIAS