Investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) han registrado una serie de destellos inusualmente brillantes que provienen de un agujero negro supermasivo denominado Sagitario A*, que es 4 millones de veces la masa de nuestro sol y está ubicado en el centro de nuestra galaxia.

La repentina explosión de brillo causó que el agujero negro se viera 75 veces más brillante que los niveles habituales, antes de volver a la normalidad, según los científicos.

Tuan Do, de la Universidad de California en Los Ángeles, ha observado junto con su equipo cómo este agujero negro multiplicó su brillo normal 75 veces hasta que disminuyó a su forma habitual.

"Al principio estaba bastante sorprendido y luego muy emocionado", declaró el astrónomo a ScienceAlert.

Tuan Do vio a Sagitario A* tan brillante que en un principio lo confundió con la estrella SO-2, la cual orbita al agujero negro. De hecho, afirma que nunca había visto brillar así tan intensamente a este cuerpo estelar.

"Este es un timelapse de imágenes de más de 2,5 horas captado en mayo por el observatorio W. M. Keck, en Hawaii, del agujero negro supermasivo Sgr A*. El agujero negro siempre es variable, pero esta vez era el más brillante que hemos visto hasta ahora en el infrarrojo. ¡Probablemente brillaba aún más antes de que comenzáramos a observar esa noche!", escribió en Twitter Tuan Do, de la Universidad de California en Los Ángeles, autor principal de un estudio sobre el extraño resplandor del agujero, que se publicará en Astrophysical Journal Letters.

El fenómeno fue capturado por científicos desde el observatorio W. M. Keck, en Hawaii, y se registró durante un período de cuatro noches. En un video de los científicos, el flash, que duró más de dos horas, se redujo a solo unos segundos mediante un lapso de tiempo.

Mientras que los agujeros negros parpadean regularmente, fluctuando ligeramente el brillo de un momento a otro, grandes destellos como el observado por los científicos en mayo indican que un objeto más grande ha sido atrapado por la atracción gravitacional del agujero negro.

Sin embargo, los científicos dicen que no sabían que nada viajaba lo suficientemente cerca como para crear ese tipo de fricción.

¿Qué causó el destello?

Si bien aún se están reuniendo una serie de datos, el equipo de astrónomos mantiene dos posibilidades inmediatas para explicar el destello de Sagitario A*.

Al revisar el desarrollo del suceso en el video, se observa a la estrella SO-2 muy cerca del agujero negro. "Una de las posibilidades es que la estrella SO-2, cuando pasó cerca del Sagitario A* el año pasado, cambió la forma en que el gas fluye hacia el agujero negro, por lo que cae más gas sobre este, ocasionando que sea más cambiante", explica Do.

La otra posibilidad es una "reacción tardía" del agujero negro al acercamiento que tuvo la nube de gas G2 en 2014.

Los investigadores seguirán observando el centro de la galaxia en el mismo observatorio, antes de que ya no sea visible desde la Tierra. Asimismo, están a la espera de los datos de otros telescopios, como Spitzer, Chandra, Swift y ALMA, los cuales también estuvieron observando el centro galáctico.

"Estoy esperando con impaciencia sus resultados", expresó Do, quien junto con su equipo publicaron su artículo en arXiv, que ya ha sido aceptado en The Astrophysical Journal Letters.

Sus datos podrían ayudarnos a comprender qué está sucediendo en el agujero negro supermasivo Sagitario A*.

Foto: Wikipedia
Foto: Wikipedia

¿Qué es un agujero negro?

La agencia espacial de Estados Unidos (EEUU-USA), NASA, define al agujero negro como una región en el espacio donde la fuerza de gravedad es tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, es capaz de escapar.

Esta poderosa fuerza gravitacional es aún mayor en el centro, donde la materia es exprimida en un espacio diminuto. Ese lugar se conoce como singularidad, cuya naturaleza es desconocida por los científicos.

Como la luz no puede escapar de la gravedad de los agujeros negros, estos no son visibles a simple vista. Sin embargo, los astrónomos han desarrollado herramientas espaciales capaces de detectarlos.

El centro galáctico de la Vía Láctea está dominado por un residente, el agujero negro supermasivo conocido como Sagitario A * (Sgr A *).

Como la luz no puede escapar de la gravedad de los agujeros negros, estos no son visibles a simple vista (Foto: Archivo)
Como la luz no puede escapar de la gravedad de los agujeros negros, estos no son visibles a simple vista (Foto: Archivo)

Los agujeros negros supermasivos son áreas extremadamente densas en el centro de las galaxias con masas que pueden ser miles de millones de veces las del sol.

Actúan como fuentes intensas de gravedad que absorben el polvo y el gas a su alrededor.

La evidencia de un agujero negro en el centro de nuestra galaxia fue presentada por primera vez por el físico Karl Jansky en 1931, cuando descubrió ondas de radio procedentes de la región.

Preeminente, pero invisible, Sgr A * tiene la masa equivalente a unos cuatro millones de soles.

A solo 26.000 años luz de la Tierra, Sgr A * es uno de los pocos agujeros negros en el universo donde realmente podemos presenciar el flujo de materia cerca.

Menos del uno por ciento del material inicialmente dentro de la influencia gravitacional del agujero negro alcanza el horizonte de eventos, o punto de no retorno, porque gran parte se expulsa.

En consecuencia, la emisión de rayos X del material cerca de Sgr A * es notablemente débil, como la mayoría de los agujeros negros gigantes en las galaxias en el universo cercano.

El material capturado necesita perder calor y momento angular antes de poder sumergirse en el agujero negro. La expulsión de materia permite que ocurra esta pérdida.