El nuevo misil balístico denominado Dezful (AFP)
El nuevo misil balístico denominado Dezful (AFP)

El Cuerpo de los Guardianes de la Revolución de la República Islámica de Irán presentó un nuevo misil balístico denominado Dezful, ya en producción masiva en una fábrica subterránea.

El comandante en jefe de los Guardianes de la Revolución iraníes, el general Mohamad Ali Yafarí, dijo en la ceremonia de presentación que el misil "tiene un alcance de mil kilómetros", con una capacidad de aumento hasta 1.300 kilómetros mediante "la introducción de nuevas tecnologías", informó la agencia local iraní ISNA.

Yafarí subrayó que "la presentación de esta ciudad de producción de misiles en las profundidades de la tierra es una respuesta a los disparates que dicen los occidentales, que creen que con las sanciones y las amenazas pueden limitarnos y prevenir nuestros objetivos a largo plazo".

Yafarí subrayó que “la presentación de esta ciudad de producción de misiles en las profundidades de la tierra es una respuesta a los disparates que dicen los occidentales” (AFP)
Yafarí subrayó que “la presentación de esta ciudad de producción de misiles en las profundidades de la tierra es una respuesta a los disparates que dicen los occidentales” (AFP)

Los especialistas iraníes y la fuerza aérea de los Guardianes de la Revolución "han logrado la producción masiva de misiles avanzados precisos e inteligentes, con la última tecnología, que es la culminación del progreso en el arsenal de misiles", apostilló Yafarí.

El general reiteró que la capacidad defensiva de Irán es disuasiva, está en consonancia con la seguridad nacional y no es negociable, aseguró que la República Islámica continuará con sus planes a pesar de todas las presiones y pidió a Occidente abandonar su "enemistad hacia la nación de Irán".

El general reiteró que la capacidad defensiva de Irán es disuasiva (AFP)
El general reiteró que la capacidad defensiva de Irán es disuasiva (AFP)

Dezful, "debido al tipo de material utilizado en su ojiva", tiene una alta capacidad de destrucción, afirmó el comandante.

Agregó que la República Islámica no va a iniciar ninguna guerra, pero tampoco se dejará sorprender por los enemigos: "Hemos instalado los equipos operativos y nuestras fábricas de producción en las profundidades subterráneas y de modo secreto, para que estén lejos del alcance de los enemigos", aseguró.

Los programas de misiles balísticos de Irán fueron una de las razones esgrimidas por el presidente estadounidense, Donald Trump, para retirar en mayo pasado a su país del acuerdo nuclear multilateral de 2015 y volver a imponer sanciones a Teherán.

Las autoridades iraníes aseguran, por su parte, que sus misiles solo tienen carácter defensivo y disuasorio, y se niegan a negociar sobre este delicado asunto.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: