La cueva  donde un equipo de fútbol de niños se quedó atrapado por 17 días se convirtió en un unos lugares predilectos de los turistas que viajan hasta Tailandia.

El parque Luang-Khun Nam Nang Non, en la provincia de Chiang Rai, donde se encuentra la cueva, era un lugar poco concurrido, que no hacía parte de los circuitos turísticos más tradicionales. Sin embargo, desde que el exitoso rescate de los 12 niños y su entrenador fue tapa en los principales diarios del mundo, el lugar tomó gran popularidad.

El complejo de cuevas fue reabierto al público el pasado 16 de noviembre y desde entonces ha recibido a miles de visitantes. En el lugar se venden toda clase de souvenirs que recuerdan la proeza del rescate, informó The Guardian.

Una estatua en la entrada del sitio celebra la hazaña
Una estatua en la entrada del sitio celebra la hazaña

"Ha sido algo increíble lo que le ha pasado a la gente de esta zona. Se intentó muchas veces convertir a la cueva Tham Luang en una atracción . Ahora es famosa en todo el mundo porque los niños fueron salvados. Y no solo estamos feliz por el dinero que llega de los turistas, estamos orgullosos de que las personas puedan apreciar nuestros hermoso parque", dice Vipa Romaneechutima, quien vende lotería cerca a la entrada de la cueva.

El parque está situado en una zona aislada de Tailandia, en un frondoso y exuberante bosque tropical. Los visitantes puede, desde distancia corta, apreciar la cueva  Tham Luang, que se encuentra cerrada al público.

En el lugar también se está construyendo un museo para celebrar el rescate y para honrar la memoria de Saman Gunan, el buceador que murió intentado socorrer a la niños. También, quieren construir un resorte para atraer a más turistas.

En el sitio hay un mural en honor a los “jabalíes salvajes” y a los rescatistas
En el sitio hay un mural en honor a los “jabalíes salvajes” y a los rescatistas
Al centro, la imagen de Saman Gunan, un ex SEAL tailandés de 37 años que se había ofrecido voluntariamente para ayudar y murió durante las operaciones de rescate
Al centro, la imagen de Saman Gunan, un ex SEAL tailandés de 37 años que se había ofrecido voluntariamente para ayudar y murió durante las operaciones de rescate

"Es algo tan maravilloso lo que ocurrió en este lugar y es especial el poder estar aquí. Me imagino que esto se convertirá en un gran atracción turística", dijo John Deeney, quien vino desde Escocia junto a su esposa para visitar la cueva.

Detrás de Deeney, mientras decenas de personas dejaban flores como ofrenda, otra tantas hacían fila para tomarse una foto en el cartel que dice "Cueva Tham Luang", un nombre puedo estar asociado a la desazón y la tragedia pero que ahora es símbolo de esperanza y vida.

Este lugar hasta hace poco desolado de Tailandia tiene el potencial de convertirse en uno de los más visitados. Y la comunidad que vive en la zona es consciente de esto, por esta razón quieren crear nuevos proyectos turísticos para traer a más visitantes.

(Fotos: Instagram)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: