Emma Sparre-Newman y su esposo Ian Newman el día de su boda (Foto: Gin & Sake/Triangle News)
Emma Sparre-Newman y su esposo Ian Newman el día de su boda (Foto: Gin & Sake/Triangle News)

Emma Sparre-Newman y su pareja Ian Newman, originarios de Inglaterra, decidieron usar el mismo vestido blanco sin tirantes para su boda en Las Vegas.

Incluso ambos usaron tacones rojos altos. La única diferencia fue que el conjunto de Ian estaba adornado por un bigote al más puro estilo de Salvador Dalí.

"Se veía increíble", dice Emma. "En los últimos dos años, Ian se ha vestido casi exclusivamente con ropa de mujer. En realidad sería extraño verlo en jeans y una camiseta. Simplemente no es él".

La pareja completó su atuendo con un sombrero (Foto: Gin & Sake/Triangle News)
La pareja completó su atuendo con un sombrero (Foto: Gin & Sake/Triangle News)

La pareja se conoció en un festival en 2014 pero comenzaron a salir hasta dos años después. De hecho, en su primera cita, él llevaba una falda negra de cuero y botas fetiche.

Emma cuenta que después de eso, Ian le advirtió que le gustaba vestirse de forma más fabulosa en su casa. "Ya lo había visto con muchas chaquetas de terciopelo y encaje, así que no estaba segura de lo que quiso decir", contó. En su próxima cita, Emma fue a casa de Ian y cuando le abrió la puerta, estaba vestido de mujer y se presentó como Diana. "Así que estreché su mano, le di un abrazo y le dije a Diane que se veía fabulosa", recuerda Emma.

Ian, que es heterosexual, comenzó a vestirse de mujer en 2011 y eligió el nombre de Diane porque contiene su propio nombre Ian, así que fue una manera de incluir ambos aspectos de él.

“A nadie en mi familia le importaba cómo se vestía”, cuenta Emma(Foto: Ian Newman/Instagram)
“A nadie en mi familia le importaba cómo se vestía”, cuenta Emma(Foto: Ian Newman/Instagram)

Por otra parte Emma relata que cuando era joven, en su familia estaban acostumbrados a conocer personas de ámbitos distintos y que todos eran bienvenidos sin importar sus circunstancias. "Eso me enseñó que todos tienen su propia historia y que no puedes juzgar un libro por su portada. Lo que hay dentro cuenta", afirma. "La ropa no es tan importante. Ian es una persona encantadora, inteligente y cálida."

Aunque la pareja no había planeado casarse, la idea surgió cuando reservaron unas vacaciones en Las Vegas este año. Emma encontró el vestido perfecto en la boutique alternativa Fairy GothMother en Deptford, al sur de Londres. Como Ian quería usar algo especial también, volvieron a la tienda juntos y se probaron vestidos.

Aunque trataron de mantener en secreto su boda, la familia se enteró y quiso acompañarlos (Foto: Gin & Sake/Triangle News)
Aunque trataron de mantener en secreto su boda, la familia se enteró y quiso acompañarlos (Foto: Gin & Sake/Triangle News)

"En realidad fue la gerente quien sugirió que él se probara el vestido que yo había elegido", recuerda Emma. "Ella señaló que teníamos el mismo tamaño e Ian me preguntó si estaría feliz con eso. No soy artificial, es un vestido y en realidad es nuestra boda, no solo la mía".

Después de la boda celebrada en el Neon Graveyard de Las Vegas, hubo una fiesta en la piscina y una comida al aire libre. "Fue un día magnífico", dijo Emma. Por su parte, Ian comentó que fue fantástico, "me sentí absolutamente maravilloso, me imagino tan maravilloso como cualquier novia cuando se viste para ese día. Te sientes como un millón de dólares ".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: