El primer ministro australiano calificó este miércoles de "terrorismo" la aparición en varios lugares del país de fresas con una aguja de coser escondida dentro, un caso que desató una ola de pánico.

Morrison pidió también a los australianos que preparen pasteles de fresa para ayudar a los agricultores y propuso cambiar la legislación para que los autores puedan ser castigados hasta con 15 años de prisión.

En total aparecieron una veintena de fresas que tenían una aguja dentro. Los supermercados tuvieron que retirar las fresas de la venta y muchos productores destruyeron sus cosechas y pusieron en paro técnico a sus trabajadores.

"No estamos bromeando", dijo Morrison en un discurso en televisión. "No es aceptable", aseguró, calificando al autor de "cobarde" y "gusano".

La policía aseguró el martes que está buscando al autor y el miércoles podría anunciar el aumento de la recompensa a las personas den información sobre el caso.


Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: