Este lunes el presidente de Rusia, Vladimir Putin, realizó una visita sorpresa a la base militar que su país mantiene en Siria. Allí fue recibido por el dictador Bashar al Assad en la base aérea de Hmeimim, en el oeste del país.

En su presentación, el mandatario ruso anunció que planea retirar parte de las tropas que su país tiene en suelo sirio.

"Le ordeno al ministro de Defensa y al jefe del Estado Mayor comenzar el retiro de las tropas rusas a sus bases permanentes", dijo Putin frente al personal militar.

El evento fue captado por los medios locales. Pero durante la transmisión quedó en evidencia un incómodo momento que vivió el dictador sirio.

El video muestra a Al Assad caminando apresuradamente detrás de Putin, tratando de alcanzar sus pasos. Sin embargo, en ese momento fue detenido por un soldado ruso que puso su mano para frenar la marcha del mandatario sirio.

Sin entender en un primer momento la situación, se puede ver al dictador extendiendo su mano, pensando que el militar intentaba estrechar su mano.

El uniformado luego le explicó que debía guardar distancia, mientras Putin se dirigía a su tropa militar.

Rusia presta ayuda militar a Siria desde 2015, en el marco de la guerra civil que vive ese país.

LEA MÁS: