El S-400 es un sistema antiaéreo de ultima generación desplegado por Rusia (AFP)
El S-400 es un sistema antiaéreo de ultima generación desplegado por Rusia (AFP)

La agencia estatal de noticias de Turquía publicó el miércoles una infografía con una larga lista de aviones de combates y misiles estadounidenses que las fuerzas armadas del país estarán en condiciones de derribar tras la compra del sistema antiaéreo ruso S-400, anunciada la semana pasada.

Según Anadolu los nuevos lanzadores son muy "versátiles" y ofrecen una "Protección de Alta Intensidad".

"El sistema detecta blancos a una distancia de hasta 600 kilómetros, reacciona en menos de 10 segundos y puede destruirlos a un máximo de 400 kilómetros volando a 4,8 kilómetros por segundo", establece.

La infografía sobre las capacidades del S-400 publicada por la agencia estatal turca (Anadolu)
La infografía sobre las capacidades del S-400 publicada por la agencia estatal turca (Anadolu)

Luego detalla los blancos militares estadounidenses que puede destruir, como los bombarderos estratégicos B-52 Stratofortress y B1-B Lancer, los cazas F-15 Eagle, F-16 Falcon y F-22 Raptor, y los misiles de crucero Tomahawk, entre muchos otros.

La publicación sorprendió a muchos ya que Turquía y Estados Unidos son aliados militares y miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). Incluso Washington utiliza la base aérea de Incirlik, en el centro sur del país, para conducir sus operaciones en medio oriente y desde allí vuelan muchos de los aviones que Ankara ahora dice poder destruir.

Las relaciones entre ambos países venían degradándose por el aumento de las tendencias autoritarias del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, especialmente luego del intento de golpe de estado en su contra en 2016.

Bombarderos estratégicos supersónicos B1-B Lancer, una posible “presa” de los S-400 que compró Turquía (Reuters)
Bombarderos estratégicos supersónicos B1-B Lancer, una posible “presa” de los S-400 que compró Turquía (Reuters)

Pero en los últimos meses llegaron a un punto crítico luego de que el gobierno del presidente Donald Trump tomara la decisión de apoyar con armas y ataques aéreos a las milicias kurdas que pelean en Siria contra el grupo Estado Islámico (ISIS, en inglés) y el régimen de Bashar al Assad.

Ankara ve en los kurdos, muchos de los cuales viven dentro de su territorio, una amenaza a su integridad territorial y su seguridad, y lleva a cabo ataques regulares contra posiciones del grupo PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán), que a su vez ha planeado atentados terroristas en Turquía.

En este contexto Erdogan anunció a principios de mes la compra del sistema ruso S-400, uno de los más avanzados del mundo y comparable al THAAD estadounidense, una decisión que fue vista como una provocación y un acercamiento con el presidente ruso Vladimir Putin.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan mantiene una relación difícil con Occidente (AFP)
El presidente turco Recep Tayyip Erdogan mantiene una relación difícil con Occidente (AFP)

Incluso desde la OTAN fueron destacadas las dificultades operativas de desplegar sistemas de armas rusos dentro de la Alianza, en gran medida diseñada para contrarrestarlos.

No es la primera vez, sin embargo, que el gobierno usa a Anadolu para provocar a sus aliados. En julio la agencia estatal publicó un mapa con las diferentes bases de Estados Unidos en Siria, información que estaba reservada, según reportó el sitio especializado Military Times.

LEA MÁS: