La SSC se hará cargo de las cárceles en la CDMX

Al respecto, el titular de la dependencia, Omar García Harfuch, dijo que una vez que aplicarán programas para mejorar el funcionamiento, la homologación de reglas y procedimientos

El titular de la SSC, Omar García Harfuch FOTO: CUARTOSCURO
El titular de la SSC, Omar García Harfuch FOTO: CUARTOSCURO

El control de los centros de reclusión en la Ciudad de México estarán en manos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), informó este vienes la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum.

“Desde hace algún tiempo estamos trabajando para cambiar y orientar el sistema penitenciario de la Ciudad de México al nacional como están todas las entidades de la República para que pase de la Secretaría de Gobierno a la Secretaría de Seguridad Ciudadana. Hemos enviado una iniciativa al Congreso para que se pueda llevar a cabo esto que tendrá muchos beneficios para la seguridad, para las personas privadas de su libertad y para sus familias”, señaló Claudia Sheinbaum.

Al respecto, el titular de la SSC, Omar García Harfuch, dijo que una vez que la Subsecretaría de Sistema Penitenciario pase a estar bajo control de la dependencia a su cargo se fortalecerá la coordinación institucional que se mantiene de forma estrecha con la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ-CdMx).

Entre los nuevos cambios que se contemplan una vez que los centros de reclusión queden bajo el control de la SSC es impulsar programas para mejorar el funcionamiento, la homologación de reglas y procedimientos, actualización de los protocolos de actuación, profesionalización del trabajo de carrera policial de los custodios de las cárceles.

Reclusorio Norte (Foto: Cuartoscuro)
Reclusorio Norte (Foto: Cuartoscuro)

Por su parte, el secretario de Gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, señaló que con estos cambios la secretaria a su cargo se centrará en las actividades políticas en los temas de gobernabilidad e indicó que colaborará para llevar a cabo esta transición y se puedan reforzar las tareas de seguridad ciudadana.

Será la próxima semana cuando se den a conocer más detalles respecto a la iniciativa para reformar el Sistema Penitenciario y trasladarlo a la SSC de la Ciudad de México.

Reos sufren constantes abusos, así como torturas y maltratos

En las cárceles de Ciudad de México, quienes no tienen dinero para pagar a custodios por su protección, sufren constantes abusos y son víctimas de torturas y maltratos.

Uno de los ejemplos más notorios es el del Reclusorio Oriente, donde un ex policía identificado como Luis Eusebio Duque, alias “El Duke”, tiene el control de todos los servicios ilegales que se ofrecen a los más de 12 mil internos que habitan el penal, entre ellos varios cabecillas de la Unión Tepito como “El Betito” y “El Pistache”.

El Duke controla las tiendas de abarrotes, la renta de pantallas de televisión, teléfonos celulares, la mayoría de los puntos de venta de droga y hasta “los depósitos” de dinero que los familiares de los internos les hacen en tiendas de conveniencia y que los presos cobran dentro de la cárcel pagando una comisión.

El reportero Carlos Jiménez compartió la lista de precios por cada uno de estos servicios: teléfono celular, 5.000 pesos semanales; horno de microondas 2,5000 pesos; pantalla mayor de 20 pulgadas de 2,000 a 10,000 pesos, relación íntima o visita conyugal, 5.000 pesos; además de otros productos que se ofertan como planchas, consolas Xbox, frigobar, etc.

A pesar de la presencia de estos líderes, en el Reclusorio Oriente el que manda es El Duke, a través de su encargado en turno, una especie de lugarteniente que recibe órdenes por teléfono y que dura en el puesto un máximo de seis a ocho meses.

El lugarteniente es quien paga la “nómina” a los internos que hacen funciones de seguridad, vendedores de droga y todo aquel que trabaja para él. Se estima que paga alrededor de 100,000 pesos a la semana.

La gente que “El Duke” tiene a su cargo es la encargada de los depósitos que los familiares hacen a los presos para ayudarlos con sus gastos: los familiares depositan en una tienda de conveniencia, manda una foto del ticket y esta foto se comparte a los “pagadores” en el interior, quienes se quedan con el 10 por ciento del envío.

Lo que parece el cuarto de un niño es en realidad la prisión de un posible narcotraficante (Foto: Twitter/@c4jimenez)
Lo que parece el cuarto de un niño es en realidad la prisión de un posible narcotraficante (Foto: Twitter/@c4jimenez)

El encargado que tiene El Duke dentro del Reclusorio Oriente le envía todos los días, a través de WhatsApp, las listas de pagos y los ingresos generados en prisión. Peso por peso se le reporta lo gastado y lo ganado.

Por otra parte, en el centro de reclusión menores de edad han captado a los reos tomándose fotos y las luciéndolas en su perfil de Facebook. También hay novatadas para los recién llegados.

En las redes sociales circula un video donde un grupo de reos juveniles es captado propinando una golpiza a los nuevos internos. La grabación fue compartida por Carlos Jiménez, y en ella se observa a un grupo de seis personas agrediendo a dos jóvenes que recién acaban de ingresar al penal.

En el penal femenil de Santa Martha Acatitla, de igual manera, también hay corrupción, pues se ha descubierto que las reas transmiten en vivo desde sus celdas desde celulares que en teoría deberían tener prohibidos.

SEGUIR LEYENDO: