Senadores denunciaron a una modista francesa por el presunto plagio del diseño de los jorongos purépechas

No es la primera vez que Isabel Marant recibe estos señalamientos; en 2015 fue acusada de robar diseños de artesanos oaxaqueños

La prenda de Marant y un jorongo purépecha (Foto: Especial)
La prenda de Marant y un jorongo purépecha (Foto: Especial)

Una vez más la famosa diseñadora francesa Isabel Marant está en medio de la polémica. En los últimos días usuarios de redes sociales señalaron a la modista de haber hecho una apropiación cultural al presuntamente plagiar diseños de artesanos indígenas mexicanos.

Y es que a finales del pasado mes de julio, Marant lanzó en sus redes sociales su colección Etólie Otoño-Invierno 2020/2021, en cual se aprecia un gabán para mujer que llega poco más abajo de las rodillas, el cual presenta grecas y colores muy similares a los diseños de los jorongos purépechas que realizan los artesanos de comunidades como Charapan, Angahuan y Santa Clara del Cobre, en el estado de Michoacán.

Esto desató el descontento de un sinnúmero de cibernautas. “Las sin ideas de Isabel Marant”, “Ya que declaren a Isabel Marant como persona non grata en México”, “Isabel Marant, sigue haciendo plagio a sus anchas, de los diseños iconográficos de nuestros Pueblos Indígenas”, son algunos de los comentarios que se pueden leer en Twitter.

Esta prenda tiene un valor de 530 euros (cerca de 14,000 pesos) en su página web y no hace mención de que se haya inspirado en las comunidades indígenas.

El gabán se comercializa en poco más de 14 mil pesos (Foto: Instagram/isabelmarant)
El gabán se comercializa en poco más de 14 mil pesos (Foto: Instagram/isabelmarant)

Cabe mencionar que un jorongo purépecha hecho a mano por artesanos textiles michoacanos no cuesta más de 1,000 pesos.

Al respecto, la antropóloga social María del Carmen Castillo explicó al portal AJ Plus que una apropiación cultural se da cuando una cultura dominante se apropia de los códigos estéticos de una cultura dominada; es decir, países colonizados y minorías oprimidas, como las comunidades indígenas.

Para la antropóloga el principal problema es que estas marcas de ropa ignoran el simbolismo original de aquello que están copiando:

Más que un diseño, es parte de la identidad indigena de todo un pueblo (...) Entonces, se están apropiando a medias, porque ni siquiera saben qué significa y ese es el gran descontento
(Foto: Twitter/TajeewDR)
(Foto: Twitter/TajeewDR)

Sin embargo, no es la primera vez que Isabel Marant recibe esta clase de señalamientos. En 2015 fue acusada de plagiar la blusa típica de la comunidad de Tlahuitoltepec, Oaxaca, diseño característico que la cultura mixe plasma en toda clase de prendas.

En aquella ocasión, la modista francesa aseguró que todo fue una “simple inspiración”, además de que por medio de un comunicado informó que “no afirmó que es la autora de la túnica o los bordados” que la llevaron a comparecer ante el tribunal de distrito de París.

Ya la denunciaron en el Senado

Este miércoles fue denunciada la diseñadora en el Senado de la República por haber presuntamente plagiado estos diseños, sin darle reconocimiento a las comunidades indígenas y sin otorgarles ningún beneficio.

Incluso, Casimiro Méndez, senador de Michoacán, declaró que Marant no sólo plagió los jorongos purépechas, sino que también “robó el diseño” para fajas, servilletas y otros artículos de vestimenta de las comunidades indígenas del Estado.

Estos diseñadores toman estas expresiones culturales tradicionales y las reutilizan fuera del contexto sin tener en cuenta el significado cultural, generando ganancias para empresas que en nada benefician a nuestras comunidades indígenas

Por su parte, la senadora Susana Harp explicó que la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), creada por la ONU para fomentar el uso y protección de las obras del intelecto humano, “no se pone de acuerdo para que tengamos un marco normativo y donde de manera internacional podamos hacer este tipo de reclamos”.

No obstante, señaló que desde el Senado se ha avanzado para sacar de la condición de dominio público todos los elementos de las culturas indígenas, afromexicanas y equiparables.

Pese a ello, mencionó que están pidiendo el apoyo del canciller Marcelo Ebrard para lograr un convenio entre Francia y México, “ya que Francia ha sido el país que más nos ha plagiado”.

Isabel Marant tiene 53 años de edad (Foto: Instagram/isabelmarant)
Isabel Marant tiene 53 años de edad (Foto: Instagram/isabelmarant)

Finalmente, dijo que la colaboración entre ambos países sí es algo posible y que ha sucedido en ocasiones anteriores, mencionando el ejemplo reciente entre una colaboración entre artesanos de San Martín Tilcajete, Oaxaca, y la marca Louis Vuitton.

“No es que no queramos que haya colaboración, lo que no queremos es que las comunidades queden fuera de este tipo de acciones, donde quienes deberían tener una participación importante en la parte económica son estas comunidades”, mencionó.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Copas menstruales gratis: la propuesta de una diputada para apoyar a mujeres de escasos recursos

“Ofrenda Infinita”: así celebrará CDMX el Día de Muertos virtual con concurso de ofrendas y pan de muerto

“No más amapola en Guerrero”: pobladores exigen a AMLO apoyo para dejar de cultivar la base de la heroína