Cuando Jorge Negrete pidió permiso a José Alfredo Jiménez para cantar una de sus canciones más famosas

El “Hijo del Pueblo” tenía un aprecio especial por algunas de sus composiciones, pues muchas de ellas las hizo inspirándose en el amor que sentía por sus musas

José Alfredo Jiménez no pudo darle permiso a Jorge Negrete de cantar una de sus canciones más preciadas (Fotos: Mediateca INAH)
José Alfredo Jiménez no pudo darle permiso a Jorge Negrete de cantar una de sus canciones más preciadas (Fotos: Mediateca INAH)

Jorge Negrete y José Alfredo Jiménez llegaron a trabajar juntos en varias ocasiones, pues el Charro Cantor interpretó algunos temas que eran de El Rey y, pese a que ya existía una relación laboral, el compositor en una ocasión no pudo aceptar que su compañero interpretara una de sus canciones, pues prefería que quien le diera el permiso para hacerlo fuera otra persona.

A lo largo de su carrera como cantante y actor, Jorge Negrete grabó canciones de Manuel Esperón, Pepe Guízar y José Alfredo Jiménez, quien fue uno de los compositores más importantes durante la llamada Época de Oro y que hasta la fecha se sigue posicionando como tal.

El Charro Cantor trabajó con El Hijo del Pueblo en siete canciones, las cuales fueron algunas de las más importantes del repertorio de Jiménez: Ella, El jinete, Tu recuerdo y yo, Qué suerte la mía, La que se fue, El hijo del pueblo, El mala estrella y Paloma querida.

El "Charro Cantor" sólo cantó siete temas de Jiménez, pero se cree que en eventos públicos llegó a interpretar otro más (Foto: Facebook/José José Más Que Un Príncipe Un Rey)
El "Charro Cantor" sólo cantó siete temas de Jiménez, pero se cree que en eventos públicos llegó a interpretar otro más (Foto: Facebook/José José Más Que Un Príncipe Un Rey)

Pese a que algunos de estos temas nunca fueron grabados para discos, pero sí para películas, lo que solía hacer Negrete para interpretar alguna canción que no le era ofrecida directamente por el compositor o por contrato tenía que cantarla, se contactaba directamente con el autor.

En el caso de Paloma Querida, la primera vez que el guanajuatense escuchó la canción, supuestamente en una fiesta privada en la que José Alfredo la cantó para su esposa, quedó fascinado. Deseó él poder darle voz a los versos de José Alfredo y se puso en contacto con él para obtener su permiso.

Jiménez habría aceptado que el Charro Cantor la interpretara si se hubiera tratado de cualquier otra canción que no tuviera tanto tanto significado para él, pero al tratarse de Paloma Querida, en un principio se negó a permitirle cantarla.

Gran parte de las canciones de José Alfredo Jiménez fueron escritas para sus tres esposas, Paloma Gálvez, Alicia Juárez y Mary Medel (Foto: Twitter/@robertomalaver)
Gran parte de las canciones de José Alfredo Jiménez fueron escritas para sus tres esposas, Paloma Gálvez, Alicia Juárez y Mary Medel (Foto: Twitter/@robertomalaver)

Y es que este tema, que fue uno de los mayores éxitos del Hijo del Pueblo, fue una de las canciones que le compuso a su esposa Paloma Gálvez, quien fue su primera musa y con la que tuvo a sus primogénitos, José Alfredo Jr. y Paloma.

Paloma Querida fue escrita para Gálvez cuando el compositor estaba planeando la mejor forma de pedirle matrimonio a su entonces novia. La canción fue escuchada por primera vez el 17 de diciembre de 1949, cuando el también cantante la interpretó afuera de la casa de Paloma, como serenata.

Fue así como Paloma Querida los comprometió y los llevó a unirse en matrimonio el 27 de junio de 1952, en una de las bodas más importantes de la época.

Para Gálvez, José Alfredo también compuso Amor del alma, Serenata Huasteca, A la luz de los cocuyos, entre otras más, pero la importancia de Paloma Querida iba más allá que cualquier otra.

Paloma Gálvez fue una de las musas más importantes del cantante, para escribió varios de sus éxitos (Foto: Univision)
Paloma Gálvez fue una de las musas más importantes del cantante, para escribió varios de sus éxitos (Foto: Univision)

Aunado a ello, ya que el compositor consideraba que la canción había sido un regalo para su esposa, le dijo a Negrete que él no tenía el derecho a permitirle cantarla, por lo que le dijo que sólo Paloma podría decidir si podía interpretarla.

Jorge tuvo que contactarse con Gálvez para pedirle permiso y ella aceptó, pues el Charro Cantor era uno de los más notables cantantes de la época y ya había escuchado la capacidad vocal con la que interpretaba otras canciones de su esposo.

También existe la versión de que fue la misma Paloma quien, al ser una gran admiradora del protagonista de ¡Ay Jalisco, no te rajes! le hizo llegar la canción directamente a él, pidiéndole que la grabara.

Según esta versión, hasta que la canción fue grabada por Jorge Negrete, Gálvez le dio el sí a José Alfredo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR