Michael Douglas contó que está perdiendo la memoria a corto plazo: “Solía culpar a la marihuana”

El actor, de 76 años, sugirió que su inactividad por la pandemia y el haberse convertido en “teleadicto” podría estar relacionada con las lagunas que padece

En la imagen, el actor, Michael Douglas. EFE/EPA/NINA PROMMER/Archivo
En la imagen, el actor, Michael Douglas. EFE/EPA/NINA PROMMER/Archivo

Michael Douglas no tiene pensada una pronta jubilación pese a los achaques de la edad. El actor ganador de un Oscar y un Emmy de 76 años habló con la revista AARP sobre su extensa carrera y contó que durante el confinamiento notó lagunas en su memoria.

La estrella de Hollywood admitió que durante la pandemia se ha convertido en un “teleadicto” y notó cambios en su memoria. “He pasado mucho más tiempo haciendo básicamente nada en el sofá, me ha sorprendido la cantidad de energía que he perdido. Y mi memoria a largo plazo está bien, pero a corto plazo no tanto”, desveló al intérprete estadounidense, que se ha puesto en manos de expertos para investigar las causas.

El actor, que ha estado casado con Catherine Zeta-Jones, de 51 años, durante 20 años, dijo que se ha visto sorprendido por este efecto y que al principio pensó que podía deberse a sus excesos pasados, especialmente con la marihuana, pero afirmó haber consultado a varios amigos suyos que fumaban mucho más que él cuando eran más jóvenes y ha terminado por darse cuenta que su problema es otro. “Lo estoy investigando”, dijo.

“He pasado mucho tiempo haciendo nada en el sofá, me ha sorprendido la cantidad de energía que he perdido”

“Solía culpar a la marihuana. Tengo algunos amigos que han fumando tanto tiempo como yo lo he hecho, tengo recuerdos fabulosos, así que no creo que ese sea el problema”, dijo el actor, que además reconoció que la falta de actividad en el confinamiento le pasó factura.

El protagonista de películas como “Bajos Instintos” o “Wall Street” fue sincero sobre sus problemas de salud y dijo que haber estado inactivo tanto meses y, por lo tanto, menos estimulado para ayudar a mantener su mente sana, fue problemático para él.

“Solo busco la alegría de un buen momento”

Tras una temporada sedentaria gracias a la vacuna pudo por fin abandonar el sofá y Douglas está ansioso por viajar nuevamente, trabajar y abrazar a sus amigos. “Con la madurez, no necesariamente te sientes muy diferente de lo que sentías cuando eras más joven”, afirmó el actor. “Solo busco la alegría de un buen momento”.

Por ello, el legendario actor expresó que está emocionado de volver a trabajar en la última temporada de “El método Kominsky” para perfeccionar sus habilidades una vez más.

“Por supuesto, estos días estoy mirando alrededor del set, soy la persona más vieja aquí. ¿A dónde se fue el tiempo? Pero me encanta todo el proceso”, afirmó el actor.“Un límite que sí establezco es que no trabajo con tontos. No tengo tiempo para eso”, señaló.

Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones en los últimos Globos de Oro
Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones en los últimos Globos de Oro

En la extensa entrevista al citado medio también profundizó en su infancia y sus inicios en Hollywood. “Las personas piensan que soy parte de la realeza del mundo del espectáculo. Aprecio la relación que tuve con mi padre, y me encantaría que esa fantasía fuera realidad. Pero cuando yo era joven, él era un actor ocupado”, aseguró. Su progenitor, la estrella de cine Kirk Douglas, falleció el 5 febrero del año pasado a sus 103 años.

La última vez que estuvo en un acto público fue hace una semanas, en la gala de los Globos de Oro 2021. El actor, acompañado de su mujer, Catherine Zeta-Jones, fue el encargado de entregar uno de los premios de la noche. Después de más de 20 años casados, forman una de las parejas más consolidadas de Hollywood. La pareja tiene dos hijos en común, Dylan y Caryn, que quieren seguir los pasos de la dinastía.

“Aprecio la relación que tuve con mi padre, y me encantaría que esa fantasía fuera realidad. Pero cuando yo era joven, él era un actor ocupado”

El actor también habló sobre la paternidad y cómo enfrentó los problemas de su hijo mayor, Cameron. Hay que establecer límites, grandes y pequeños. Era drogadicto y terminó cumpliendo siete años y medio en una prisión federal. Eso fue duro, tener que protegerme a mí y a mi familia y decirle a mi hijo mayor que si sientes que me alejo de ti, lo hago porque tengo miedo de que te mates o de que mates a otra persona. Esa experiencia con Cameron no se la deseo a nadie. Muchas familias pasan por problemas de adicción. Se requiere dureza. Pero cuando llegas a ese punto, lo haces por tu hijo”, confesó.

SEGUIR LEYENDO: