Foto: History Channel
Foto: History Channel

“Hernán” es una serie creada por la productora mexicana Dopamine e Infobae México habló en exclusiva con su CEO, Fidela Navarro, una joven española que lleva 28 años viviendo en México.

La serie contará con una primera temporada de ocho episodios, ambientada en 1519, y cuenta la historia de la conquista de México desde la perspectiva de cada uno de los protagonistas de esta aventura. La inserción de lenguas indígenas es uno de los mayores logros y desafios a la hora de contar la historia.

“Siempre hemos dicho que nuestro Hernán Cortés es una especie de Don Draper del siglo XVI, donde lo quieres, lo amas, lo odias. La idea es invitar a la audiencia a hacerse preguntas y que cada uno llegue a sus propias conclusiones” declara Navarro.

—La serie Hernán Cortés está a punto de conquistar las pantallas del mundo, ¿cuándo y dónde se podrá ver?

—La vamos a presentar el día 13 de noviembre en la ciudad de México, y se estrenará el 21 en Amazon; al día siguiente, en History Channel, para toda América Latina. Y el domingo 23, también en televisión abierta, en el canal 7 de Azteca, aquí en México. Además del estreno, también en simultáneo, con Amazon España.

—¿Cómo es esta sinergia de promocionar la serie junto con la competencia?

—La verdad es que nos hemos salido de la caja todos ¿no? Yo, como estudio de producción, pero también hemos sumido en ese reto a los directores de marketing de las tres marcas, porque es poco habitual que tres cadenas estrenen en simultáneo, prácticamente el mismo fin de semana, sin un call back en el medio.

Es un modelo que apuesta, por el cruce, por las sinergias y por la suma, y por la conquista de audiencias que son complementarias.

—¿ Por qué eligieron contar la historia de Hernán Cortés?

—Buscaba una serie potente, polémica, y que viajara. Cuando hice Dopamine, dije “¿qué falta por hacer?”. Lo evaluamos con todo el equipo. Yo ya traía también a Hernán Cortés en la mente, porque había habido muchos intentos de hacer Hernán Cortés por parte de muchas productoras, inclusive, anterior, por parte de la televisora, de una empresa del Grupo Salinas. La verdad, la coyuntura era muy propicia, porque el 8 de noviembre se conmemoró el encuentro entre Hernán Cortés y Moctezuma. Entonces vimos que teníamos un gran personaje universal, poco explorado, muy polémico. Teníamos la coyuntura de los 500 años de ese encuentro.

—Para los mexicanos, ¿quién es Hernán Cortés?

—Hernán Cortés en el imaginario colectivo mexicano es un personaje tan negativo como desconocido. En realidad, es un personaje que se ve como un conquistador, como un genocida, como un gran arrebatador, y es un personaje que, al mismo tiempo, también no se sabe mucho de él, más allá de lo que indican los textos de los libros en las escuelas, desde una visión, insisto, muy negativa del personaje.

Cortés es un personaje para México doloroso en ese sentido y para España es un personaje incómodo. Ahí está el reto de acercar a la audiencia o de preguntar quién es Hernán Cortés para ti, y que cada uno decida con qué Hernán quiere quedarse. Porque la serie no muestra una verdad, es una serie de múltiples visiones sobre el personaje.


Foto: History Channel
Foto: History Channel
Foto: History Channel
Foto: History Channel

—¿Cada uno de los ocho capítulos tiene una particularidad en especial?

—La serie fue un gran reto de guión porque necesitábamos tener un balance equilibrado entre esas dos visiones: la visión indígena y la visión española de este asunto. Y la forma muy brillante que tuvo la directora de contenidos fue la de crear una estructura narrativa perspectivista, es decir, de cada uno de los personajes, que cada uno de los capítulos estuviera narrado desde la perspectiva de un personaje que acompañó a Cortés durante todo el periplo. Y eso hace que, de repente, la mirada de Marina sea una mirada muy femenina desde el punto de vista también de alguien que fue esclavo, que conoció lenguas y que tuvo una relación con el conquistador.

—¿Por qué eligieron a Oscar Jaenada?

—Principalmente porque Oscar es un gran actor, con un gran registro. Es maravilloso verlo de Cortés, yo creo que va a sorprender. Y además es un actor conocido en ambos lados del Atlántico, lo que es poco común. Y porque es una gran provocación (risas), porque lo hemos visto con Cantinflas, con Luis Miguel, entonces ahora solo le faltaba Hernán Cortés. Es el mexicano más español o el español más mexicano. Y ese juego que tiene Oscar con las audiencias, esa proximidad, ese arrebato y esa intensidad que tiene Oscar lo va a tener Hernán Cortés.

Video: Infobae

—De todo el proceso, de la preproducción, producción y de la post, ¿qué fue lo que más te costó en lo personal como productora?

—Reconstruir un mundo que ya no existe, y nadie tiene, en realidad, bien ni en la imaginación cómo eran las plazas, cómo eran los palacios, cómo era todo eso. Ya no lo vemos en los museos ni lo vemos en los sitios arqueológicos de México. Es decir, ya no queda nada. Entonces ¿cómo empezar a dibujar y a diseñar todo ese universo por primera vez? Ese fue el primer reto. Y el segundo reto fue poder abordarlo en lenguas indígenas. Ese es un gran valor de la serie. Y son maravillosas. Cuando se escuchan te enamoras del náhuatl y te enamoras del maya. Pero fue también un reto a nivel actoral, y un reto también a nivel de tratamiento y de edición, para que el espectador no se aburra o no se ralentice la acción.

—¿Cómo ves a la industria hoy?

—Veo una industria boyante, pero una industria en la que todos vivimos con mucha ansiedad. Creo que esta velocidad, este volumen, esta competencia internacional han hecho que de repente tengamos el riesgo de perder la curaduría de los proyectos.

Porque si todos nos lanzamos a hacer series premium, tantas, a este volumen, con estos niveles, para tantas plataformas y para todas a la vez, pues, de alguna manera no puedes cuidar como quisieras el contenido. Nosotros desde Dopamine sí queremos tener mucho cuidado con eso. Enfocarnos en proyectos que podamos revisar y que podamos cuidar.

Veo una industria boyante, en la que todos vivimos con mucha ansiedad. Creo que esta velocidad, esta competencia internacional han hecho que de repente tengamos el riesgo de perder la curaduría de los proyectos.
Foto: History Channel
Foto: History Channel

—Cuando cualquier ciudadano termine de ver la serie ¿cuál piensas que será la percepción?

—Sorpresa y ganas de conversar sobre el tema. Yo espero que pase eso: conversar a nivel familiar, a nivel social, sobre un origen que es común para todos, que es el origen de nuestra historia, del Estado moderno, del Estado moderno mexicano. Y esa es una conversación social, incluso política, pendiente.

—¿Qué aprendiste de esta serie?

—Aprendí lo que son las emociones intensas, en todos los sentidos. La emoción intensa que te provoca un guión. El vértigo que te provoca un presupuesto. La diversión también en medio de un rodaje. Aprendí también lo que es la perseverancia. Lograr y tratar de unir marcas para que apuesten por un proyecto. Y aprendí, también, lo importante que es la experiencia.

Aprendí que sobre el futuro nadie está seguro
Foto: History Channel
Foto: History Channel

*Este miércoles 12 de noviembre se realizará en la Ciudad de México una conferencia de prensa para presentar la serie ante los medios.