La actriz Yeardley Smith es la voz de Lisa Simpson desde hace tres décadas (Fox)
La actriz Yeardley Smith es la voz de Lisa Simpson desde hace tres décadas (Fox)

Yeardley Smith es una mujer de fama global, aunque difícilmente la paren por la calle para pedirle una selfie. Su aspecto no dice mucho; su voz, en cambio, es inmediatamente reconocible: la actriz lleva 30 años doblando a Lisa en Los Simpsons.

Ha hecho mucho cine y televisión (películas como Mejor imposible, series como Herman's Head) y actualmente participa en un podcast sobre crímenes reales, Small Town Dicks, pero sobre todo se ha dedicado a la niña precoz de ocho años, hija de Homero y de Marge, hermana de Bart y de Maggie.

Yeardley Smith protagoniza un podcast sobre crímenes reales, “Small Town Dicks”
Yeardley Smith protagoniza un podcast sobre crímenes reales, “Small Town Dicks”

"Conseguí ese trabajo cuando actuaba en una obra en Hollywood, en una pequeña sala de teatro experimental", contó a Todd VanDerWerff en un podcast de Vox. Lo hacía "por amor al arte, literalmente no me pagaban nada", recordó. Pero en Los Ángeles siempre le quedaba la ilusión: "Acaso me descubran".

Era el año 1986 y la obra se llamaba Living on Salvation Street. Smith interpretaba a una adolescente que cantaba canciones de Elvis Presley y quería inscribirse en el ejército. "Creo que unas 19 personas vieron la obra, pero una de ellas, un año más tarde, hizo el casting para Los Simpsons", ironizó. "Me dijo que ella siempre pensó que yo debía hacer a Lisa, aunque al principio me llevaron para que fuera la voz de Bart".

Yeardley Smith iba a darle voz a Bart, pero finalmente se quedó con el papel de Lisa (Fox)
Yeardley Smith iba a darle voz a Bart, pero finalmente se quedó con el papel de Lisa (Fox)

Pero no fue algo muy estricto. "Siempre ponen a las mujeres a hacer las voces de los niños porque nuestras voces no cambian. 'Que venga Yeardley Smith, puede leer para Bart, para Lisa, no importa. Lo que sea'. No fue algo pensado".

Al comienzo, cuando los personajes hacían un corto en The Tracey Ullman Show, "Lisa no tenía una personalidad", dijo. "Era una mocosa. Ella era un complemento de contraste para Bart. Él era la estrella de esos cortos. Y yo era la hermana menor". Pero cuando Los Simpsons se convirtieron en una serie de media hora, James L. Brooks, el productor ejecutivo, pidió que Lisa fuera una pequeña genio y que tocara el saxo. "Y entonces comenzó a convertirse en una persona", contó Smith.

Desde aquel momento Lisa fue perfilando sus contornos con gran nitidez: "Siento que es alguien separado de mí", dijo la voz del personaje. "Siento que tiene una existencia plena, con todo su derecho, y no es distinto a conocer a alguien durante la mayor parte de la vida, como podría conocer a una buena amiga". Agregó: "Cuando Los Simpsons se terminen, será como si mi mejor amiga se mudara lejos y nunca regresara".

VanDerWerff: Eso es realmente muy triste.
Smith: Será realmente muy triste. Me quedaré en el piso del baño, en posición fetal, durante semanas. Por favor, háganme llegar comida.

Y aunque Lisa tiene ocho años eternamente, para Smith el tiempo ha pasado: ya cumplió 54 años. Interpretar a una niña durante décadas ha sido "increíblemente catártico", dijo. De nuevo, el azar intervino para que le tocara un personaje capaz de crear esa sensación.

"Lisa Simpson es la catarsis de todos nuestros guionistas", explicó, "que eran genios súper listos que no tenían idea de cómo encajar en la infancia, así que trabajan todas sus angustias de niños mediante Lisa".

Yeardley Smith dijo que siente a Lisa Simpson como un ser de plena existencia, como una amiga
Yeardley Smith dijo que siente a Lisa Simpson como un ser de plena existencia, como una amiga

Para ella, en lo personal, Lisa le mostró "una capacidad de resistencia" que le costó mucho dominar cuando era pequeña. A ella le sale naturalmente: "Ella se recupera mucho más rápidamente que yo. Yo era una niña angustiada, no porque me hubieran diagnosticado ansiedad, sino porque vivía preocupada todo el tiempo. Todavía me preocupo terriblemente. Quería ser buena en todo. Era una perfeccionista, lo cual, dicho sea de paso, es un juego de suma cero, uno nunca gana".

Ahora, cuando vuelve a plantearse objetivos demasiado altos, no se preocupa tanto. Se ríe: "Bueno, qué fantástico. A ver si podemos tocar ese objetivo…", dijo. Habló del rechazo que abunda en el mundo del espectáculo: "No es que no me afecte más. Es que me recupero más rápidamente. Así que ahora soy más como Lisa Simpson que lo que era cuando tenía ocho años. Ojalá hubiera sido como Lisa Simpson cuando tenía ocho años. ¿No lo deseamos todos?".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: