Uma Thurman y Quentin Tarantino son una de las duplas más famosas de las últimas décadas en el cine. El extravagante director la tuvo como protagonista de sus películas más significativas y han cultivado una relación que trascendió las pantallas. Sin embargo, la actriz reveló un episodio que marcó un antes y un después en el vínculo.

En el extenso reportaje para el New York Times en el que Thurman se animó a contar los acosos sexuales que sufrió a manos del productor Harvey Weinstein, la estrella de Pulp Fiction también contó cómo fue el accidente, rodeando de muchísima polémica.

El rodaje de la escena se realizó en Mexico. Allí, la actriz le pidió varias veces al director que no realice la escena o que, en su defecto, utilice a una doble de riesgo, ya que había escuchado versiones de que el vehículo estaba averiado.

Una Thruman interpretando el vengativo personaje de “La Novia” en Kill Bill de Quentin Tarantino
Una Thruman interpretando el vengativo personaje de “La Novia” en Kill Bill de Quentin Tarantino

Pero Tarantino insistió en su idea. Quería que ella maneje el vehículo y pronuncie un famoso monólogo de la sangrienta película.

Tarantino la presionó y terminó por convencerla. "Alcanza las 40 millas por hora porque si no tu cabello no va a volar de la manera adecuada y te haré hacerlo de nuevo", fue su amenaza, según relató Thurman.

(Video: Una de las escenas en las que Thurman aparece conduciendo)

El video muestra a Thurman perdiendo el control del auto, estrellarse contra un árbol y luego ser sacada del vehículo.

"Eso en lo que yo estaba metida era una urna", dijo Thurman, quejándose por las condiciones del vehículo. Sus piernas estaban apretadas y el timón presentaba ciertas incomodidades para ser maniobrado.

Aunque Tarantino le prometió que sería una ruta en línea recta y bien asfaltada, el video muestra un camino de curvas y muy irregular, hasta que se estrella fuertemente. Thurman se vio sacudida fuertemente y permaneció aturdida por momentos hasta que personal del rodaje se la llevó para ser atendida.

"Sentí ese dolor intenso y pensé: 'Dios mío, nunca volveré a caminar'", dijo. "Cuando volví del hospital con un collar especial en mi cuello, con mis rodillas dañadas y un gran huevo en mi cabeza y una conmoción cerebral, quise ver el carro y quedé muy molesta".

Sin embargo, Tarantino le ocultó el video y en la producción le respondieron que solo se lo mostrarían si firmaba una carta en la que los libraba de toda responsabilidad, evitando así un posible juicio. Tras 15 años, finalmente consiguió la cinta.

"Quentin y yo tuvimos una seria pelea y lo acusé de haber intentado matarme", agregó.

Otros maltratos

La coerción bajo la cual fue sometida la actriz para que conduzca el vehículo no fue el único maltrato.

Se sabe que Tarantino tiene sus particularidades. Al conocido fetiche que tiene el director por los pies, se suma el hecho de que el cineasta quiso participar en algunas de las escenas en las que el personaje de Beatrix Kiddo (la novia de la saga) más sufre.

(AP)
(AP)

Según reveló al diario neoyorquino, en la escena en que Thurman recibe un escupitajo por parte de Budd (encarnado por Michael Madsen), Tarantino decidió ser él mismo quien escupa el rostro de su musa.

Además, en el momento en que la adolescente japonesa Gogo la ahorcaba con una cadena, en realidad era el director quien tiraba de ella.

LEA MÁS: