Investigan por maltrato animal a la empresa de Elon Musk que prometió implantes en el cerebro humano

Acusan a la compañía Neuralink de causar sufrimiento innecesario y muertes a los animales utilizados para las evaluaciones del producto

Elon Musk (REUTERS/Adrees Latif)
Elon Musk (REUTERS/Adrees Latif)

La empresa de dispositivos médicos Neuralink, de Elon Musk, está siendo investigada a nivel federal por posibles violaciones del bienestar de los animales, en medio de quejas internas del personal de que sus ensayos con animales se están precipitando, causando sufrimiento y muertes innecesarias, según documentos revisados por la agencia Reuters y fuentes familiarizadas con la investigación y las operaciones de la empresa.

Neuralink Corp está desarrollando un implante cerebral con el que espera ayudar a las personas paralíticas a volver a caminar y curar otras dolencias neurológicas. La investigación federal, de la que no se había informado anteriormente, fue abierta en los últimos meses por el Inspector General del Departamento de Agricultura de EEUU a petición de un fiscal federal, según dos fuentes conocedoras de la investigación. Según una de las fuentes, la investigación se centra en las infracciones de la Ley de Bienestar Animal, que regula el trato y los ensayos con animales por parte de los investigadores.

La investigación se ha producido en un momento de creciente descontento entre los empleados sobre las pruebas con animales de Neuralink, incluidas las quejas de que la presión del CEO Musk para acelerar el desarrollo ha dado lugar a experimentos fallidos, según una revisión de Reuters de docenas de documentos de Neuralink y entrevistas con más de 20 empleados actuales y antiguos. Estas pruebas fallidas han tenido que repetirse, aumentando el número de animales probados y sacrificados, dicen los empleados. Los documentos de la empresa incluyen mensajes, grabaciones de audio, correos electrónicos, presentaciones e informes no divulgados previamente.

Musk y otros ejecutivos de Neuralink no respondieron a las peticiones de comentarios.

Una de las imágenes que promociona Neuralink como ejemplo de su supuesta eficacia
Una de las imágenes que promociona Neuralink como ejemplo de su supuesta eficacia

Reuters no pudo determinar el alcance completo de la investigación federal o si implicaba los mismos supuestos problemas con las pruebas en animales identificados por los empleados en las entrevistas de Reuters. Un portavoz del inspector general del USDA declinó hacer comentarios. La normativa estadounidense no especifica cuántos animales pueden utilizar las empresas para la investigación y deja un amplio margen de maniobra a los científicos para determinar cuándo y cómo utilizar animales en los experimentos. Neuralink ha superado todas las inspecciones del Departamento de Agricultura de EEUU de sus instalaciones, según consta en los documentos reglamentarios.

En total, la compañía ha matado a unos 1.500 animales, incluidos más de 280 ovejas, cerdos y monos, siguiendo experimentos desde 2018, según los registros revisados por Reuters y fuentes con conocimiento directo de las operaciones de pruebas con animales de la compañía. Las fuentes caracterizaron esa cifra como una estimación aproximada porque la compañía no mantiene registros precisos sobre el número de animales probados y sacrificados. Neuralink también ha realizado investigaciones con ratas y ratones.

El número total de animales muertos no indica necesariamente que Neuralink infrinja la normativa o las prácticas habituales de investigación. Muchas empresas utilizan habitualmente animales en experimentos para mejorar la atención sanitaria, y se enfrentan a presiones económicas para sacar rápidamente productos al mercado. Los animales suelen sacrificarse una vez finalizados los experimentos, a menudo para poder examinarlos post mortem con fines de investigación.

infobae

Pero empleados actuales y antiguos de Neuralink afirman que el número de muertes de animales es mayor de lo necesario por motivos relacionados con las exigencias de Musk de acelerar la investigación. A través de discusiones y documentos de la empresa que abarcan varios años, junto con entrevistas a empleados, Reuters identificó cuatro experimentos con 86 cerdos y dos monos que se vieron empañados en los últimos años por errores humanos. Los errores debilitaron el valor investigador de los experimentos y obligaron a repetir las pruebas, lo que provocó la muerte de más animales, según declararon tres de los empleados actuales y anteriores. Las tres personas atribuyeron los errores a la falta de preparación de un personal de pruebas que trabajaba en un entorno de olla a presión.

Uno de los empleados, en un mensaje visto por Reuters, escribió a principios de este año una airada misiva a sus compañeros sobre la necesidad de revisar la forma en que la empresa organiza las cirugías de animales para evitar “trabajos pirateados”. El apresurado calendario, escribió el empleado, provocaba que el personal, poco preparado y estresado, se apresurara a cumplir los plazos y a hacer cambios de última hora antes de las cirugías, lo que aumentaba los riesgos para los animales.

Un mono jugando al videojuego Pong (Europa Press)
Un mono jugando al videojuego Pong (Europa Press)

Musk ha presionado mucho para acelerar el progreso de Neuralink, que depende en gran medida de los ensayos con animales, según empleados actuales y antiguos. A principios de este año, el consejero delegado envió a sus empleados un artículo sobre unos investigadores suizos que habían desarrollado un implante eléctrico que ayudó a un hombre paralítico a volver a caminar. “El 8 de febrero, a las 6.37 de la mañana (hora del Pacífico), escribió a sus empleados: “¡Podemos hacer que la gente vuelva a usar las manos y a andar en su vida diaria! Diez minutos más tarde, continuó: “En general, no avanzamos lo bastante rápido. Me está volviendo loco”.

En varias ocasiones a lo largo de los años, Musk ha dicho a los empleados que imaginaran que tenían una bomba atada a la cabeza en un esfuerzo por conseguir que se movieran más rápido, según tres fuentes que escucharon repetidamente el comentario. En una ocasión, hace unos años, Musk dijo a los empleados que provocaría un “fracaso del mercado” en Neuralink a menos que hicieran más progresos, un comentario percibido por algunos empleados como una amenaza de cerrar las operaciones, según un antiguo empleado que escuchó su comentario.

Elon Musk junto al robot que se utilizaría en las cirugías para insertar los chips
Elon Musk junto al robot que se utilizaría en las cirugías para insertar los chips

Cinco personas que han trabajado en los experimentos con animales de Neuralink dijeron a Reuters que habían planteado sus preocupaciones internamente. Dijeron que habían abogado por un enfoque de pruebas más tradicional, en el que los investigadores probaran un elemento cada vez en un estudio con animales y sacaran conclusiones relevantes antes de pasar a más pruebas con animales. En su lugar, Neuralink lanza pruebas en rápida sucesión antes de solucionar los problemas de las anteriores o de extraer conclusiones completas. El resultado: en general, se experimenta y se mata a más animales, en parte porque se repiten las pruebas.

Un ex empleado que pidió a la dirección hace varios años pruebas más deliberadas fue informado por un alto ejecutivo de que no era posible dadas las exigencias de Musk para la velocidad, dijo el empleado. Dos personas dijeron a Reuters que dejaron la empresa por su preocupación por la investigación con animales.

Los problemas con las pruebas de Neuralink han suscitado dudas internamente sobre la calidad de los datos resultantes, dijeron tres empleados actuales o antiguos. Estos problemas podrían retrasar el inicio de los ensayos en humanos, algo que Musk ha dicho que la empresa quiere hacer en los próximos seis meses. También se suman a una creciente lista de dolores de cabeza para Musk, que se enfrenta a críticas por su gestión de Twitter, que adquirió recientemente por 44.000 millones de dólares. Musk también sigue dirigiendo el fabricante de coches eléctricos Tesla Inc y la empresa de cohetes SpaceX.

La idea es insertar un chip del tamaño de una moneda en el cerebro
La idea es insertar un chip del tamaño de una moneda en el cerebro

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU es la encargada de revisar las solicitudes de la empresa para la aprobación de su dispositivo médico y los ensayos asociados. Sin embargo, el trato que la empresa da a los animales durante la investigación está regulado por la USDA en virtud de la Ley de Bienestar Animal. La FDA no hizo comentarios de inmediato.

Plazos incumplidos

La impaciencia de Musk con Neuralink ha crecido a medida que la compañía, que se lanzó en 2016, ha incumplido sus plazos en varias ocasiones para obtener la aprobación regulatoria para iniciar ensayos clínicos en humanos, según documentos de la compañía y entrevistas con ocho empleados actuales y anteriores.

Algunos rivales de Neuralink están teniendo más éxito. Synchron, que se lanzó en 2016 y está desarrollando un implante diferente con objetivos menos ambiciosos para los avances médicos, recibió la aprobación de la FDA para iniciar ensayos en humanos en 2021. El dispositivo de la empresa ha permitido a personas paralizadas enviar mensajes de texto y teclear con solo pensar. Synchron también ha realizado pruebas en animales, pero solo ha matado a unas 80 ovejas como parte de su investigación, según estudios del implante Synchron revisados por Reuters. Musk se puso en contacto con Synchron para una posible inversión, según informó Reuters en agosto.

Synchron declinó hacer comentarios.

infobae

En algunos aspectos, Neuralink trata a los animales bastante bien en comparación con otras instalaciones de investigación, dijeron los empleados en entrevistas, haciéndose eco de las declaraciones públicas de Musk y otros ejecutivos. Los directivos de la empresa se han jactado internamente de construir una “Disneylandia de monos” en las instalaciones de la empresa en Austin, Texas, donde los animales de laboratorio pueden deambular, dijo un antiguo empleado. En los primeros años de la empresa, Musk dijo a los empleados que quería que los monos de su operación en el área de la bahía de San Francisco vivieran en un “Taj Mahal de monos”, dijo un ex empleado que escuchó el comentario. Otro antiguo empleado recuerda que a Musk dijo que no le gustaba utilizar animales para la investigación, pero que quería asegurarse de que fueran “los animales más felices” mientras vivieran.

Sin embargo, a los animales no les ha ido tan bien cuando se han utilizado en las investigaciones de la empresa, afirman empleados actuales y antiguos.

Las primeras quejas sobre las pruebas de la empresa se referían a su asociación inicial con la Universidad de California, Davis, para realizar los experimentos. En febrero, un grupo de defensa de los derechos de los animales, el Comité de Médicos por una Medicina Responsable, presentó una queja ante el USDA acusando al proyecto Neuralink-UC Davis de chapucear las cirugías en las que se mataba a los monos y hacía públicos sus resultados. El grupo alegó que los cirujanos utilizaron dos veces el pegamento quirúrgico equivocado, lo que provocó que dos monos sufrieran y finalmente murieran, mientras que otros monos sufrieron diferentes complicaciones a causa de los implantes.

La empresa ha reconocido que sacrificó a seis monos, por consejo del personal veterinario de USC Davis, debido a los problemas de salud causados por los experimentos. Calificó el problema con el pegamento de “complicación” derivada del uso de un “producto aprobado por la FDA”. En respuesta a una consulta de Reuters, un portavoz de USC Davis compartió una declaración pública anterior en la que defendía su investigación con Neuralink y afirmaba que había seguido todas las leyes y normativas.

Un fiscal federal del Distrito Norte de California remitió la queja del grupo de defensa de los derechos de los animales al Inspector General del USDA, que ha iniciado una investigación formal, según una fuente con conocimiento directo de la investigación. Los investigadores del USDA indagaron entonces sobre las acusaciones relativas a la investigación con monos de la UC Davis, según dos fuentes familiarizadas con el asunto y correos electrónicos y mensajes revisados por Reuters.

La investigación se refiere a las pruebas y el tratamiento de los animales en las propias instalaciones de Neuralink, dijo una de las fuentes, sin dar más detalles. En 2020, Neuralink introdujo el programa en sus propias instalaciones, y desde entonces ha construido las suyas en California y Texas.

Un portavoz de la fiscalía del distrito norte de California declinó hacer comentarios.

Delcianna Winders, directora del Instituto de Derecho y Política Animal de la Facultad de Derecho y Posgrado de Vermont, dijo que es “muy inusual” que el inspector general del USDA investigue las instalaciones de investigación con animales. Winders, una opositora a los ensayos con animales que ha criticado a Neuralink, dijo que el inspector general se ha centrado principalmente en los últimos años en las peleas de perros y gallos a la hora de aplicar la Ley de Bienestar Animal.

“Es duro para los cerditos”

Entre los errores que provocaron muertes innecesarias de animales se encuentra uno ocurrido en 2021, cuando a 25 de los 60 cerdos de un estudio se les implantaron dispositivos del tamaño incorrecto en la cabeza, un error que podría haberse evitado con más preparación, según una persona con conocimiento de la situación y documentos y comunicaciones de la empresa revisados por Reuters.

El error hizo saltar las alarmas entre los investigadores de Neuralink. En mayo de 2021, Viktor Kharazia, un científico, escribió a sus colegas que el error podría ser una “señal de alarma” para los revisores de la FDA del estudio, que la compañía planeaba presentar como parte de su solicitud para comenzar los ensayos en humanos. Sus colegas estuvieron de acuerdo y el experimento se repitió con 36 ovejas, según la persona conocedora de la situación. Todos los animales, tanto los cerdos como las ovejas, fueron sacrificados después de los procedimientos, dijo la persona.

Kharazia no hizo comentarios en respuesta a las peticiones.

En otra ocasión, el personal implantó accidentalmente el dispositivo de Neuralink en la vértebra equivocada de dos cerdos diferentes durante dos cirugías distintas, según dos fuentes con conocimiento del asunto y documentos revisados por Reuters. El incidente frustró a varios empleados que afirmaron que los errores -en dos ocasiones distintas- podrían haberse evitado fácilmente contando cuidadosamente las vértebras antes de insertar el dispositivo.

El veterinario de la empresa Sam Baker aconsejó a sus colegas que mataran inmediatamente a uno de los cerdos para poner fin a su sufrimiento.

“Teniendo en cuenta las escasas probabilidades de que se recupere totalmente y su mal estado psicológico, se decidió que la eutanasia era la única medida apropiada”, escribió Baker a sus colegas sobre una de las cerdas un día después de la operación, añadiendo un emoticono de un corazón roto.

Baker no hizo comentarios sobre el incidente.

En ocasiones, los empleados se han opuesto a las exigencias de Musk de actuar con rapidez. En una discusión en la empresa hace varios meses, algunos empleados de Neuralink protestaron después de que un directivo dijera que Musk les había animado a realizar pronto una compleja cirugía en cerdos. Los empleados se opusieron alegando que la complejidad de la operación alargaría el tiempo que los cerdos estarían bajo anestesia, poniendo en riesgo su salud y su recuperación. Argumentaban que primero debían encontrar la forma de reducir el tiempo necesario para la operación.

“Es duro para los cerditos”, dijo uno de los empleados, refiriéndose al largo periodo bajo anestesia.

En septiembre, la empresa respondió a las preocupaciones de los empleados sobre sus ensayos con animales celebrando un ayuntamiento para explicar sus procesos. Poco después, abrió las reuniones al personal de la junta directiva federal que revisa los experimentos con animales.

Los directivos de Neuralink han dicho públicamente que la empresa sólo experimenta con animales cuando ha agotado otras opciones de investigación, pero documentos y mensajes de la empresa sugieren lo contrario. Durante una presentación del 30 de noviembre que la empresa emitió en YouTube, por ejemplo, Musk dijo que las cirugías se utilizaban en una fase posterior del proceso para confirmar que el dispositivo funcionaba y no para probar las primeras hipótesis. “Somos extremadamente cuidadosos”, dijo, para asegurar de que las pruebas son “confirmatorias, no exploratorias”, utilizando los ensayos con animales como último recurso después de probar otros métodos.

En octubre, un mes antes de los comentarios de Musk, Autumn Sorrells, responsable del cuidado de los animales, ordenó a los empleados que borraran “exploración” de los títulos de los estudios con carácter retroactivo y dejaran de utilizarlo en el futuro.

Sorrells no hizo comentarios en respuesta a las solicitudes.

Los registros de Neuralink revisados por Reuters contenían numerosas referencias a lo largo de varios años a cirugías exploratorias, y tres personas con conocimiento de la investigación de la empresa rechazaron rotundamente la afirmación de que Neuralink evita las pruebas exploratorias en animales. Las discusiones de la empresa revisadas por Reuters mostraron que varios empleados expresaron su preocupación por la petición de Sorrells de cambiar las descripciones de los estudios exploratorios, diciendo que sería inexacto y engañoso.

Uno de ellos señaló que la petición parecía diseñada para proporcionar una “mejor óptica” a Neuralink.

(Con información de Reuters)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR