“Escapamos, no nos liberaron”: el rabino héroe de Texas le tiró una silla al secuestrador para poder huir con los otros rehenes

Charlie Cytron-Walker relató que lo dejó entrar a la sinagoga porque no lucía amenazante, hasta que escuchó el chasquido de un arma mientras rezaba

El rabino Charlie Cytron-Walker (AP)
El rabino Charlie Cytron-Walker (AP)

El rabino de una sinagoga de Texas donde un hombre armado tomó rehenes durante los servicios transmitidos en vivo declaró este lunes que lanzó una silla a su captor antes de escapar con otras dos personas después de un enfrentamiento de horas, resaltando la importancia del entrenamiento de seguridad que tuvo para lograr salir a salvo él y sus congregantes.

El rabino Charlie Cytron-Walker dijo a CBS Mornings que dejó entrar al hombre armado en la sinagoga de los suburbios de Fort Worth el sábado porque parecía necesitar refugio. Dijo que el hombre no lucía amenazante ni sospechoso al principio. Pero más tarde, escuchó el chasquido de un arma mientras rezaba.

Otro hombre retenido como rehén, Jeffrey R. Cohen, describió la experiencia en Facebook el lunes. “En primer lugar, escapamos. No nos soltaron ni nos liberaron”, dijo Cohen, que era una de las cuatro personas que se encontraban en la sinagoga para los servicios que muchos otros miembros de la Congregación Beth Israel estaban viendo por Internet.

Cohen dijo que los hombres trabajaron para mantener al atacante ocupado. Hablaron con él y éste les dio lecciones sobre lo que pensaba. En un momento dado, cuando la situación se agravó, Cohen dijo que el pistolero les dijo que se pusieran de rodillas. Cohen recordó que se incorporó en su silla y movió lentamente la cabeza y dijo “no”. Mientras el secuestrador se movía para volver a sentarse, Cohen dijo que Cytron-Walker gritó que corrieran.

“La salida no estaba muy lejos”, dijo Cytron-Walker. Les dije que se fueran. Tiré una silla al atacante y me dirigí a la puerta. Y los tres pudimos salir sin que se produjera un solo disparo”.

(AP)
(AP)

Las autoridades identificaron al secuestrador como el británico Malik Faisal Akram, de 44 años, que fue abatido el sábado por la noche después de que los tres últimos rehenes salieran corriendo de la sinagoga de Colleyville alrededor de las 21.00 horas.

El domingo por la noche, el FBI emitió un comunicado en el que calificaba la experiencia como “un asunto relacionado con el terrorismo, en el que la comunidad judía era el objetivo” y dijo que la Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo está investigando. La agencia señaló que Akram habló en repetidas ocasiones durante las negociaciones sobre un preso que cumple una condena de 86 años en EEUU La declaración siguió a los comentarios del sábado del agente especial a cargo de la oficina de campo del FBI en Dallas de que el secuestrador estaba centrado en un asunto “no relacionado específicamente con la comunidad judía.”

Se pudo escuchar a Akram despotricar en una transmisión en directo de los servicios en Facebook y exigir la liberación de Aafia Siddiqui, una neurocientífica paquistaní sospechosa de tener vínculos con Al Qaeda que fue condenada por intentar matar a oficiales del ejército estadounidense en Afganistán.

La última hora del enfrentamiento, más o menos, no estaba consiguiendo lo que quería. No se veía bien. No sonaba bien. Estábamos aterrorizados”, dijo Cytron-Walker a “CBS Mornings”.

En un servicio celebrado el lunes por la noche en una iglesia metodista cercana, Cytron-Walker dijo que la cantidad de “buenos deseos y amabilidad y compasión” ha sido abrumadora por parte de Colleyville -una ciudad de unos 26.000 habitantes, a 15 millas (23 kilómetros) al noreste de Fort Worth- y las comunidades de los alrededores.

“Gracias por toda la compasión, desde el fondo de mi corazón”, dijo Cytron-Walker. “Aunque muy pocos de nosotros estamos bien en este momento, saldremos adelante”, dijo.

Un grupo comando retomó el templo judío que había sido secuestrado por un terrorista, liberó a los rehenes y mató al atacante

El vídeo del final del enfrentamiento, publicado por el canal de televisión de Dallas WFAA, mostraba a personas saliendo corriendo por una puerta de la sinagoga, y luego a un hombre con una pistola abriendo la misma puerta apenas unos segundos después, antes de darse la vuelta y cerrarla. Momentos después, se escucharon varios disparos y luego una explosión.

Las autoridades se negaron a decir quién había disparado a Akram, diciendo que todavía se estaba investigando.

La investigación se extendió a Inglaterra, donde a última hora del domingo la policía de Manchester anunció que dos adolescentes estaban detenidos en relación con el enfrentamiento. La Policía del Gran Mánchester tuiteó que los agentes antiterroristas habían realizado las detenciones, pero no dijo si la pareja se enfrentaba a algún cargo.

El presidente Joe Biden calificó el episodio de acto terrorista. En declaraciones a los periodistas en Filadelfia el domingo, Biden dijo que Akram presuntamente compró un arma en la calle.

Los investigadores federales creen que Akram compró la pistola utilizada en la toma de rehenes en una venta privada, según una persona familiarizada con el asunto que habló bajo condición de anonimato porque la investigación está en curso. Akram llegó a Estados Unidos en el aeropuerto internacional John F. Kennedy de Nueva York hace unas dos semanas, dijo un funcionario de las fuerzas del orden.

Akram llegó a Estados Unidos con un visado de turista procedente de Gran Bretaña, según un funcionario estadounidense que habló bajo condición de anonimato porque la información no debía hacerse pública. La Policía Metropolitana de Londres dijo en un comunicado que su policía antiterrorista estaba en contacto con las autoridades estadounidenses sobre el incidente.

(Con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR