Anthony Fauci advirtió que la variante Ómicron puede causar un récord de hospitalizaciones y muertes en EEUU

El asesor de la Casa Blanca para el COVID-19 afirmó que es muy dificil mantener el virus bajo control cuando unas 50 millones de personas en el país que podrían estar inminuzados todavía no se vacunaron


Anthony Fauci (REUTERS/Kevin Lamarque)
Anthony Fauci (REUTERS/Kevin Lamarque)

Anthony Fauci, el principal especialista en enfermedades infecciosas del país, advirtió el domingo que es probable que Estados Unidos vea un número récord de casos de coronavirus, hospitalizaciones y muertes a medida que la variante omicrónica se propague rápidamente.

“Por desgracia, creo que eso va a ocurrir. Vamos a ver una tensión significativa en algunas regiones del país en el sistema hospitalario, particularmente en aquellas áreas donde se tiene un bajo nivel de vacunación”, dijo Fauci en el programa “State of the Union” de CNN.

Continuó instando a los no vacunados a que se vacunen y a los que sólo han recibido dos dosis de las vacunas a que reciban dosis de refuerzo. Aunque las vacunas no pueden ser la única capa de protección contra la variante Ómicron, dijo, derrotar la pandemia no sería posible sin ellas.

Fauci describió la Ómicron como “extraordinaria”, con un tiempo de duplicación de dos a tres días. Esta variante representa el 50% de los casos de coronavirus en ciertas regiones del país, por lo que es casi seguro que se convertirá en la variante dominante en Estados Unidos, añadió. “Van a ser unas semanas, unos meses, difíciles a medida que nos adentremos en el invierno”, dijo Fauci.

Fauci admitió que el gobierno de Biden debe mejorar la disponibilidad de las pruebas rápidas de coronavirus en el hogar, aunque subrayó que el país se encuentra en una situación mucho mejor que hace un año, con entre 200 y 500 millones de pruebas disponibles al mes, muchas de ellas gratuitas.

“Vamos en la dirección correcta”, dijo. “Tenemos que inundar el sistema de pruebas. Necesitamos tener pruebas disponibles para cualquiera que las quiera, especialmente cuando estamos en una situación ahora mismo en la que la gente se va a reunir.”

Un centrode testeo de COVID-19 en Los Ángeles, California, EE.UU. 16 de noviembre de 2021. (REUTERS/Mike Blake)
Un centrode testeo de COVID-19 en Los Ángeles, California, EE.UU. 16 de noviembre de 2021. (REUTERS/Mike Blake)

Todavía hay formas seguras para que las personas vacunadas se reúnan para las fiestas, incluyendo el uso de una máscara mientras se viaja, las pruebas de antemano y conocer el estado de vacunación de todos los presentes en las celebraciones en interiores, dijo Fauci en “Face the Nation” de ABC News. “Si se hacen estas cosas, creo que uno puede sentirse bastante cómodo en un entorno familiar”, dijo. “Nada está libre de riesgos al cien por cien, pero creo que si se hacen las cosas que acabo de mencionar, en realidad se mitigaría ese riesgo lo suficiente como para sentirse cómodo para poder disfrutar de las fiestas”.

Fauci dijo que faltan meses para que los medicamentos antivirales puedan producirse en masa y también señaló que será difícil mantener el virus bajo control cuando quedan “unos 50 millones de personas en el país que cumplen los requisitos para ser vacunadas y que no lo están”.

El presidente Joe Biden tiene previsto dirigirse a la nación el martes sobre el estado de la lucha del país contra el virus, según informó el sábado la Casa Blanca.

“Partiendo de su Plan de Invierno, Biden anunciará nuevas medidas que la Administración está tomando para ayudar a las comunidades que necesitan asistencia, al tiempo que lanzará una dura advertencia sobre cómo será el invierno para los estadounidenses que decidan seguir sin vacunarse”, adelantó en su cuenta de Twitter la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Estamos preparados para el aumento de los niveles de casos”, y añadió que Biden “detallará cómo vamos a responder a este desafío. Recordará a los estadounidenses que pueden protegerse de la enfermedad grave del COVID-19 vacunándose y recibiendo la vacuna de refuerzo cuando sean aptos para ello”.

El discurso, que llega justo antes de Navidad y Año Nuevo, subraya la lucha de Biden por contener la pandemia casi un año después de haber asumido el cargo. Además de la aparición de nuevas variantes y de los retos que conllevan, la administración se ha enfrentado en ocasiones a críticas por lo que algunos han calificado de señales contradictorias.

Biden obtuvo una alta calificación por parte del público durante la primera mitad del año, cuando los casos disminuyeron, el país salió del bloqueo y las vacunas estuvieron ampliamente disponibles. Pero los últimos meses han sido mucho más difíciles. Después de que diera un discurso el 4 de julio diciendo que el país estaba “más cerca que nunca de declarar nuestra independencia de un virus mortal”, la situación empezó a cambiar. Las tasas de casos aumentaron a medida que la variante delta se afianzaba y muchos estadounidenses se negaban a vacunarse.

Ahora, mientras se imponen cierres y nuevas precauciones de salud pública en las zonas más afectadas por el virus, Biden se enfrenta a otro tramo potencialmente brutal en las próximas semanas que podría sobrecargar los hospitales y las escuelas y frustrar aún más a los estadounidenses en un momento en que muchos esperaban disfrutar de las vacaciones y dejar atrás los días más duros de la pandemia.

(c) 2021, The Washington Post - Amy B Wang, Sean Sullivan, Hannah Dreier

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR