Joe Biden calificó de “imprudentes y peligrosos” a los republicanos y advirtió que “no puede garantizar” que EEUU no entre en default

Consultado por la necesidad de elevar el techo de la deuda estadounidense para evitar la cesación de pagos, el presidente indicó que eso depende del líder de la oposición en el Senado, Mitch McConnell

Joe Biden en un discurso en la Casa Blanca (Foto: Reuters)
Joe Biden en un discurso en la Casa Blanca (Foto: Reuters)

El presidente Joe Biden dijo este lunes que no puede garantizar que Estados Unidos evite una cesación de pagos, con demócratas y republicanos en desacuerdo sobre cómo elevar el límite legal de la deuda nacional.

No, no puedo. Eso depende de Mitch McConnell”, dijo, en referencia al principal republicano del Senado, que lidera la oposición a ayudar a los demócratas a elevar el techo de la deuda.

Biden calificó a los opositores de “imprudentes y peligrosos” por negarse a unirse a los demócratas para elevar el límite de la deuda. La obstrucción republicana podría empujar “nuestra economía hacia un precipicio”, añadió en un discurso en la Casa Blanca.

Están amenazando (los republicanos) con usar su poder para evitar que nosotros hagamos nuestro trabajo, que es salvar la economía de un acontecimiento catastrófico. Creo que eso es francamente hipócrita, peligroso y lamentable. Tienen que dejar de jugar a la ruleta rusa con la economía estadounidense”, sentenció Biden.

El presidente pasó a la ofensiva con un discurso en el que atacó a los republicanos por la inminente amenaza de default, pero también presionó a su Partido Demócrata para que promulgue su estancada agenda de gasto doméstico de varios billones de dólares.

Mitch McConnell, líder republicano en el Senado, no ha dado señales de diálogo para evitar un default (Foto: Reuters)
Mitch McConnell, líder republicano en el Senado, no ha dado señales de diálogo para evitar un default (Foto: Reuters)

De vuelta de un inusual fin de semana de descanso en su casa de Delaware, Biden se sumergió en el período más consecuente de su presidencia hasta ahora.

Por un lado, se enfrenta a la determinación de los republicanos de frenar su impulso y recuperar el control del Congreso en las elecciones legislativas de mitad de mandato del próximo año. Por otro lado, Biden se enfrenta a las luchas internas entre los demócratas sobre sus proyectos de ley de infraestructura y de gasto social.

Aunque el legado de Biden puede depender en última instancia del paquete de infraestructuras de 1,2 billones de dólares y de un paquete de gasto social potencialmente de 3,5 billones, toda la economía estadounidense y mundial se enfrenta a la amenaza inminente de un posible impago de la deuda.

La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, advierte que, a partir del 18 de octubre, Estados Unidos no tendrá fondos para cumplir sus obligaciones con los acreedores si el Congreso no flexibiliza el techo legal de la deuda.

El Congreso ha hecho esto docenas de veces a lo largo de las décadas desde que estableció los límites de endeudamiento, y las votaciones suelen ser bipartidistas y sin dramatismo. Este año, como reflejo de la extraordinaria acritud, los republicanos se niegan a votar a favor de la elevación del techo e indican que incluso bloquearán a los demócratas para que aprueben una votación simple por sí mismos según las líneas del partido.

En su lugar, los republicanos del Senado están intentando obligar a los demócratas a utilizar una compleja maniobra llamada reconciliación para asumir la responsabilidad exclusiva del aumento de la deuda. Los demócratas se niegan hasta ahora, acusando a los republicanos de tomar como rehén la situación financiera de la nación.

Si los demócratas no logran aprobar sus grandes proyectos, pueden perder la mayoría en las Cámaras en las elecciones del próximo año (Foto: Reuters)
Si los demócratas no logran aprobar sus grandes proyectos, pueden perder la mayoría en las Cámaras en las elecciones del próximo año (Foto: Reuters)

El estancamiento significa que los demócratas, que controlan el Senado por un solo voto, se encuentran empantanados tratando de gestionar la crisis de la deuda al tiempo que intentan superar las diferencias internas sobre los paquetes de gasto de Biden.

El lunes, el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, dijo que una elevación del techo de la deuda debería votarse “antes del fin de semana, y punto”.

“No podemos permitirnos el lujo de esperar hasta el 18 de octubre, ya que es nuestra responsabilidad volver a asegurar al mundo que Estados Unidos cumple con nuestras obligaciones de manera oportuna”, dijo.

¿Cuánto es suficiente?

Mientras tanto, Biden está necesitando toda su experiencia de casi cuatro décadas en el Senado y ocho años como vicepresidente con Barack Obama para intentar dar con una fórmula que una a las alas izquierda y más conservadora de su partido.

Su viaje del martes a un centro de formación sindical en Howell, Michigan, tratará de poner de relieve el argumento de la Casa Blanca de que los grandes planes de gasto son populares entre los votantes y que los demócratas estarían cometiendo un colosal daño a sí mismos si sus disputas provocan el colapso de toda la agenda legislativa.

Los moderados en la Cámara de Representantes y, sobre todo, en el apretado Senado, se niegan a aceptar el precio de 3,5 billones de dólares que el ala progresista espera para el gasto social. Los progresistas rechazan una contraoferta de 1,5 billones de dólares.

Necesito 50 votos. Tengo 48, me faltan dos”, expresó este lunes, en referencia a los considerados demócratas “moderados”, Joe Manchin y Kyrsten Sinema, que se oponen a un elevado gasto público que aumente el déficit, por lo que han anunciado que no apoyan el proyecto.

Sin embargo, ambos bandos están jugando duro, y los progresistas se niegan a respaldar incluso el componente de infraestructuras de 1 billón de dólares a menos que se garanticen primero sus objetivos de gasto social más importantes.

El domingo, Schumer dijo que el objetivo era “conseguir que los dos proyectos de ley se hagan en el próximo mes”, añadiendo otro plazo a una temporada de otoño tensa para el equipo de Biden.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR