Jill Biden será sometida a una intervención médica tras un percance que sufrió en Hawái

La primera dama de Estados Unidos se clavó un objeto en el pie durante una actividad para promover la vacunación contra el COVID-19

Jill Biden será sometida a una intervención médica tras un percance que sufrió en Hawái (FOTO: REUTERS)
Jill Biden será sometida a una intervención médica tras un percance que sufrió en Hawái (FOTO: REUTERS)

Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos, acudirá este jueves al médico para que le extraiga un objeto que pisó el pasado fin de semana en una playa de Hawái y que se le quedó incrustado en el pie.

Según explicó Michael LaRosa, portavoz de la esposa del presidente estadounidense, Joe Biden, en un comunicado emitido por la Casa Blanca. Jill Biden acudirá al centro médico militar Walter Reed para que le extraigan el objeto, que no han querido especificar, que se le quedó clavado en el pie izquierdo.

El presidente de Estados Unidos acompañará a su esposa hasta el Walter Reed para este procedimiento.

Jill Biden estuvo el pasado domingo en Hawai dentro de la campaña que está haciendo por distintos estados del país para promover la vacunación contra la COVID-19.

El presidente de Estados Unidos acompañará a su mujer hasta el médico para este procedimiento (FOTO: REUTERS)
El presidente de Estados Unidos acompañará a su mujer hasta el médico para este procedimiento (FOTO: REUTERS)

La primera dama estadounidense visitó primero un instituto de Honolulu en el que se ha instalado una clínica de vacunación y después estuvo en una barbacoa en la base de Pearl Harbor, con personal militar y sus familias.

Fue en ese viaje, durante un paseo en la playa, donde Jill Biden sufrió este percance por el que tendrá que visitar al médico.

NUEVAS MEDIDAS EN EEUU

El presidente Joe Biden tomó una serie de medidas para impulsar la vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos, entre ellas exigir a millones de empleados federales que se vacunen o cumplan una serie de restricciones, según un comunicado de la Casa Blanca difundido del jueves.

Aquellos que no “demuestren estar totalmente vacunados” tendrán que llevar una mascarilla en el trabajo, independientemente de su ubicación, mantener distanciamiento físico con otros empleados y “cumplir con un requisito de pruebas de detección semanales o dos veces por semana”, indica el comunicado emitido poco antes de un discurso de Biden.

Además, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pedirá al Pentágono que añada a la lista de vacunas obligatorias de los militares estadounidenses la inmunización contra el COVID-19, dado que están desplegados “en todo el mundo”, incluyendo lugares donde la enfermedad está muy extendida, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

El presidente Joe Biden tomó una serie de medidas para impulsar la vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos (FOTO: REUTERS)
El presidente Joe Biden tomó una serie de medidas para impulsar la vacunación contra el COVID-19 en Estados Unidos (FOTO: REUTERS)

El anuncio de Biden sobre los trabajadores gubernamentales supone un intento de ir todo lo lejos que le permite su autoridad para impulsar la campaña de vacunación en Estados Unidos, que se ha ralentizado notablemente en los últimos dos meses.

El presidente no puede ordenar a todos los estadounidenses que se vacunen, algo que únicamente podrían hacer los gobiernos estatales y locales y que sería muy polémico en un país como Estados Unidos, donde la libertad individual se valora enormemente.

Lo que sí puede hacer es emitir un mandato para quienes trabajan para el Gobierno federal, aunque no ha querido llegar al punto de obligarles a vacunarse, sino que ha querido darles una “opción” de no hacerlo si realmente se niegan, según la Casa Blanca.

Esas reglas se aplicarán a los más de 4 millones de trabajadores federales en el suelo de Estados Unidos y el resto del mundo, y el Gobierno implementará “estándares similares” para todos los contratistas de la Administración.

La Casa Blanca alentará a las empresas privadas a que instituyan mandatos similares, como ya han hecho compañías como Google, Facebook o Lyft, que han exigido que todos los trabajadores que vuelvan a sus oficinas estar vacunados.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: