Detectaron en Estados Unidos los primeros casos de la variante sudafricana de COVID-19

Dos contagios fueron confirmados en el estado de Carolina del Sur. Las autoridades indicaron que estos no parecen estar relacionados entre sí y que las personas no habían realizado viajes internacionales recientemente

Foto: REUTERS/Lindsay DeDario
Foto: REUTERS/Lindsay DeDario

Autoridades sanitarias confirmaron este jueves la detección de los dos primeros casos de la variante sudafricana del COVID-19 en los Estados Unidos. En concreto, los contagios fueron diagnosticados en el estado de Carolina del Sur. No están relacionados entre sí y las personas no tienen historiales recientes de viajes.

“Es aterrador”, porque significa que puede haber más casos no detectados en el estado, dijo a The Associated Press el doctor Krutika Kuppalli, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Médica de Carolina del Sur en Charleston.

“Probablemente está más difundido”, añadió.

Las dos personas infectadas con esta variante son adultos; uno es de Lowcountry y el otro de la región de Pee Dee, informaron las autoridades estatales, mientras mantenía otra información en reserva para proteger su privacidad.

La británica, junto con la sudafricana y la brasileña, son las tres variantes cuyo desarrollo son vigilados por los científicos y autoridades sanitarias en el planeta. EFE/Cj Gunther/Archivo
La británica, junto con la sudafricana y la brasileña, son las tres variantes cuyo desarrollo son vigilados por los científicos y autoridades sanitarias en el planeta. EFE/Cj Gunther/Archivo

Se han observado varias mutaciones del coronavirus desde su aparición, aunque la gran mayoría no representan mayores riesgos para la población. Sin embargo, algunos pueden ser más contagiosos. Hasta el momento, la mutación británica ha sido detectada en 33 países y, la sudafricana, en 16, además de que hospitales, escuelas y centros de asistencia han informado de brotes con esas variantes.

Estados Unidos ya ha registrado casos de las denominadas variantes del coronavirus británica y brasileña en su territorio.

La llegada de estas variantes muestran que “la lucha contra este virus mortal está lejos de terminar”, dijo en un comunicado el doctor Brannon Traxler, Director Interino de Salud Pública del Departamento de control de Salud y Medio Ambiente de EEUU.

FOTO DE ARCHIVO: Una familia usa mascarillas al pasar la seguridad en la Terminal A del Aeropuerto Intercontinental George Bush en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Houston, Texas, Estados Unidos.  21 de julio de 2020. REUTERS/Adrees Latif/
FOTO DE ARCHIVO: Una familia usa mascarillas al pasar la seguridad en la Terminal A del Aeropuerto Intercontinental George Bush en medio del brote de la enfermedad coronavirus (COVID-19) en Houston, Texas, Estados Unidos. 21 de julio de 2020. REUTERS/Adrees Latif/

Mientras más vacunas contra el COVID-19 se desarrollan, los suministros aún son limitados. Cada uno de nosotros debe volver a comprometerse con la pelea reconociendo que ahora estamos en la primera línea. Todos estamos juntos en esto“, añadió.

Con todo, los laboratorios Pfizer y BioNTech anunciaron el jueves que su vacuna es efectiva contra las variantes del coronavirus inglesa y sudafricana.

La empresa estadounidense de biotecnología Moderna indicó, por el momento, que su vacuna contra el covid-19 es eficaz contra la variante británica, pero que se había observado una reducción en la protección contra la sudafricana.

Los CDC advirtieron de que es preocupante que la nueva variante podría convertirse en la cepa dominante en marzo, lo que provocaría un aumento en los casos en todo el país. EFE/Cristóbal Herrera/Archivo
Los CDC advirtieron de que es preocupante que la nueva variante podría convertirse en la cepa dominante en marzo, lo que provocaría un aumento en los casos en todo el país. EFE/Cristóbal Herrera/Archivo

El coronavirus ya ha contagiado a millones y ha matado a más de 400.000 personas en Estados Unidos.

Mientras que algunos países europeos realizan pruebas genéticas exhaustivas para detectar estas variantes, hasta el momento Estados Unidos ha hecho muy poco investigando este tema. No obstante, a medida que los científicos se volcaron a trabajar en el tema, han detectado estas variantes aparentemente más contagiosas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) han informado al menos 315 casos de la variante descubierta en el Reino Unido en los Estados Unidos. Esos informes provienen de al menos 28 estados y los funcionarios de salud creen que podría convertirse en la cepa dominante en Estados Unidos en marzo.

Con información de AP y AFP

SEGUIR LEYENDO: