Michael Bloomberg habla durante un evento en el Bessie Smith Cultural Center de Chattanooga, Tennessee (REUTERS/Doug Strickland/File Photo)
Michael Bloomberg habla durante un evento en el Bessie Smith Cultural Center de Chattanooga, Tennessee (REUTERS/Doug Strickland/File Photo)

El multimillonario Mike Bloomberg calificó para el próximo debate presidencial demócrata, marcando la primera vez que se pondrá al lado de los rivales que hasta ahora había evitado pasando por alto los estados de votación temprana y usando su fortuna personal para pagar una enorme cantidad de anuncios de televisión.

Una nueva encuesta de NPR/PBS NewsHour/Marist publicada el martes muestra a Bloomberg en segundo puesto con un 19% de apoyo a nivel nacional en la competencia por la nominación demócrata. El Comité Nacional Demócrata cambió recientemente sus reglas sobre cómo un candidato califica para el debate, abriendo la puerta para que Bloomberg esté en el escenario y provocando la ira de algunos candidatos que se retiraron de la carrera por no haber hecho etapas previas. Anteriormente se exigía a los candidatos que recibieran cierto número de contribuciones de campaña para calificar, pero Bloomberg, cuya fortuna se estima en 60.000 millones de dólares y que ha donado dinero al Comité Demócrata, no acepta donaciones. Así, solo se estableció dos condiciones: haber sumado delegados en los dos primeros estados que votaron o pasar el umbral de 10% de apoyo en cuatro encuestas.

El ex alcalde de la ciudad de Nueva York, que lanzó su campaña presidencial en noviembre, aparecerá en el debate del miércoles en Las Vegas junto con el ex vicepresidente Joe Biden (cuya pérdida de votos benefició en buena medida a Bloomberg), los senadores Bernie Sanders, Elizabeth Warren y Amy Klobuchar y el ex alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg. El multimillonario y filántropo Tom Steyer aún espera calificar.

Las primeras dos jornadas de votación, en Iowa y New Hampshire, favorecieron a Bernie Sanders y Pete Buttgieg
Las primeras dos jornadas de votación, en Iowa y New Hampshire, favorecieron a Bernie Sanders y Pete Buttgieg

La campaña de Bloomberg dijo que estaba viendo “una oleada de apoyo en todo el país” y que la clasificación para el debate del miércoles “es la última señal de que el plan y la capacidad de Mike para derrotar a Donald Trump está resonando con más estadounidenses”.

El debate en horario estelar será un cambio radical en la campaña altamente coreografiada de Bloomberg. Ha invertido más de 300 millones de dólares en publicidad televisiva, una forma de definirse para los votantes sin enfrentarse a las críticas. Aunque ha hecho campaña en más de dos docenas de estados, no acepta preguntas de los votantes y pronuncia un discurso estándar que dura menos de 15 minutos, a menudo leyendo de un teleprompter.

Se encuentra con algún manifestante ocasional, incluyendo uno que se subió al escenario recientemente en Chattanooga, Tennessee, gritando: “Esto no es democracia. ¡Esto es una plutocracia!” Pero sus amistosas multitudes suelen abrumar rápidamente a los manifestantes con cánticos de “¡Nos gusta Mike!”

Es probable que Bloomberg se enfrente a un fuego mucho más directo en el debate. Sus compañeros contendientes demócratas han intensificado sus ataques contra él en los últimos días, denunciándolo por tratar de “comprar la elección” y criticando su apoyo a la estrategia de “detener y registrar” mientras era alcalde de la ciudad de Nueva York, que llevó a la policía a dirigirse principalmente a hombres negros e hispanos para realizar registros espontáneos en la calle, una práctica denunciada como racista.

Bloomberg apenas se ha cruzado en el camino con sus compañeros demócratas. Decidió saltarse los primeros cuatro estados votantes de Iowa, New Hampshire, Nevada y Carolina del Sur a favor de centrarse en los 14 estados que votan el 3 de marzo y las contiendas que vienen después.

Sanders es el favorito en Nevada y Biden mantiene unos puntos de ventaja en South Carlina (Reuters)
Sanders es el favorito en Nevada y Biden mantiene unos puntos de ventaja en South Carlina (Reuters)

Rara vez menciona a sus rivales por su nombre, aunque su campaña se centra en la idea de que ninguno de ellos puede vencer al presidente Donald Trump. Y Bloomberg, más que nadie, ha predicado su campaña en un potencial colapso de Biden. Ha estado muy enfocado en los votantes afroamericanos en el sur, un núcleo demográfico clave para la campaña de Biden.

Por su parte, el ex vicepresidente dijo que no cree que “se puede comprar una elección”. “Voy a tener la oportunidad de debatir con él sobre todo, desde la línea roja hasta la parada y el cacheo, y toda una serie de otras cosas”, dijo Biden a los periodistas la semana pasada.

La encuesta publicada el martes muestra a Sanders liderando en las primarias demócratas, con un 31% de apoyo a nivel nacional. Después de Bloomberg con el 19%, Biden con el 15%, Warren con el 12%, Klobuchar con el 9% y Buttigieg con el 8%. Steyer está en el 2%, y el representante Tulsi Gabbard en menos del 1%, con un 5% de indecisos.

La considerable cantidad de candidatos hace posible que ninguno de ellos alcance una mayoría de delegados para la convención demócrata, aunque es posible que varios de ellos se retiren tras los resultados del “supermartes”, el día con mayor número de estados en elecciones primarias, el próximo 3 de marzo.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: