FILE PHOTO: The company logo for Johnson & Johnson is displayed on a screen to celebrate the 75th anniversary of the company's listing at the New York Stock Exchange (NYSE) in New York, U.S., September 17, 2019. REUTERS/Brendan McDermid/File Photo
FILE PHOTO: The company logo for Johnson & Johnson is displayed on a screen to celebrate the 75th anniversary of the company's listing at the New York Stock Exchange (NYSE) in New York, U.S., September 17, 2019. REUTERS/Brendan McDermid/File Photo

Un juez ordenó este jueves al gigante Johnson & Johnson pagar 344 millones de dólares por la comercialización falsa y engañosa de una malla pélvica utilizada por decenas de miles de mujeres en California.

La demanda en San Diego era parte de una serie de recursos similares contra la compañía en todo el mundo por este producto diseñado para dar soporte a los músculos debilitados que sostienen los órganos pélvicos.

El juez Eddie Sturgeon dictaminó que Johnson & Johnson conocía los riesgos potenciales y los efectos secundarios de sus productos antes de su lanzamiento y no los divulgó en los materiales educativos y de mercadeo proporcionados a médicos y pacientes.

Sturgeon en su fallo dijo que “las complicaciones podrían ser tan severas que sería necesario quitar la malla pero, a diferencia de otros implantes, la extracción es difícil y dañina y puede requerir múltiples cirugías”.

“Johnson & Johnson también sabía que algunas de las complicaciones más severas de la malla pueden ser irreversibles”, añadió.

Las mujeres que han usado los dispositivos dicen que los efectos secundarios incluyen incontinencia, infección, sangrado y dolor crónico.

“Johnson & Johnson conocía el peligro de sus productos de malla pero puso sus ganancias por delante de la salud de millones de mujeres”, fustigó el fiscal general de California Xavier Becerra después del fallo. “Hoy hemos logrado justicia para las mujeres y familias que han quedado marcadas para siempre por la deshonestidad de Johnson & Johnson”.

La oficina de Becerra demandó a la compañía en 2016 después de que una investigación multiestatal de varios años concluyera que Johnson & Johnson se había dedicado a la comercialización engañosa.

Entre 2008 y 2014, señaló la fiscalía, la empresa vendió más de 470.000 mallas pélvicas en Estados Unidos, incluyendo 30.000 en California.

En todo el mundo, más de dos millones de mujeres tienen esta malla en sus cuerpos.

“La sentencia de hoy marca la primera vez que un tribunal de justicia ha emitido conclusiones de hecho y ha dictaminado que Johnson & Johnson sí participó en prácticas comerciales ilegales falsas y engañosas”, dijo Becerra.

Además del proceso en California, Johnson llegó a acuerdos con el estado de Washington por 9,9 millones de dólares y una coalición de otros 42 estados por 117 millones de dólares.

La empresa -que no respondió a los llamados de la AFP por un comentario- dijo al diario The New York Times que tiene previsto apelar el fallo.

(Con información de AFP)