La policía escolta el camión donde fueron encontrado los 39 cuerpos. (REUTERS/Hannah McKay)
La policía escolta el camión donde fueron encontrado los 39 cuerpos. (REUTERS/Hannah McKay)

La historia estremeció a todo un país y la investigación siguió su curso este viernes cuando la policía británica detuvo a tres nuevos sospechosos por el caso de los 39 cadáveres hallados en un camión frigorífico en Inglaterra, por el que ya estaba arrestado el conductor del vehículo, en el que se cree que podría haber víctimas de Vietnam.

La policia de Essex corroboró en un comunicado los arrestos de un hombre y una mujer, ambos de 38 años, por su presunta implicación en los delitos de homicidio y conspiración para traficar con personas, a raíz de las últimas redadas en el condado inglés de Cheshire. Sobre las víctimas se sabe que son 31 hombres y 8 mujeres, en su mayoría de nacionalidad china. Sin embargo, Vietnam, a través de su embajada, contactó al Reino Unido para informarle que quizá entre los muertos haya alguno de su país.

Y si las sospechas son ciertas, entre las víctimas podría estar Pham Thi Tra My, una joven vietnamita de 26 años. Su familia, que denunció su desaparición, no tiene noticias de ella desde que el pasado martes les mandó varios mensajes desde su teléfono celular diciendo que no podía respirar, y también pidiendo perdón por no haber cumplido su meta de llegar al Reino Unido.

Lo siento mucho, mamá y papá, mi viaje al extranjero ha fallado. Me estoy muriendo, no puedo respirar. Los quiero mucho", le escribió la joven a sus padres al parecer desde el frigorífico del camión.

Su hermano aseguró que no tiene noticias de ella desde el pasado 23 de octubre. La familia cree que la joven estén entre las víctimas mortales. Además, sus seres queridos contaron que pagaron 38 mil dólares a unos traficantes de personas por un viaje que arrancó el pasado 3 de octubre y que tenía como destino final Inglaterra.

Voló a China y se quedó allí por un par de días, luego se fue a Francia. Nos llamó cuando llegó a cada destino. El primer intento que hizo para cruzar la frontera con el Reino Unido fue el 19 de octubre, pero fue atrapada y regresó. No estoy seguro desde qué puerto”, contó el hermano de Tra My.

La última vez que la joven llamó a su familia fue desde Bélgica. En aquella ocasión contó que estaba entrando en un contenedor y que tenía que apagar su celular para que no fuera descubierta por alguna autoridad aduanera. Luego de aquella llamada, los padres recibieron los mensajes de su hija en los que decía que no podía respirar y les pedía perdón. Fue lo último que supieron de ella.

La policía encontro 39 cuerpos en el Parque industrial Waterglade en Essex, Reino Unido

De acuerdo con los medios locales, otros dos vietnamitas estarían desparecidos: una mujer de 19 años y un hombre de 26.

Los investigadores, además, revelaron que el camión estuvo en tres lugares diferentes de Bélgica y Francia en los días previos al hallazgo, según datos extraídos del sistema GPS, que muestra además que realizó dos viajes entre el Reino Unido y Europa continental entre el 16 y el 22 de octubre.

Al parecer, las víctimas estuvieron encerradas en el contenedor “durante al menos diez horas”, según expertos, y ya se encontraban atrapadas cuando el camión llegó a la costa belga, camino de Inglaterra, el pasado miércoles.

Por su parte, la compañía irlandesa propietaria del tráiler, Global Trailer Rentals (GTR), insistió en que no tiene ninguna relación con el conductor y corroboró que el vehículo con la cámara fue alquilado el pasado día 15 en el condado de Monaghan (República de Irlanda), por un coste semanal de 275 euros.

La policía inspecciona el camión. REUTERS/Hannah McKay
La policía inspecciona el camión. REUTERS/Hannah McKay

Se sabe que este llegó al puerto de la localidad inglesa de Purfleet, a orillas del Támesis, en barco, procedente de Zeebrugge (Bélgica) en la madrugada del miércoles.

Una vez en Purfleet, descrito por algunos lugareños como “un imán para inmigrantes ilegales” por las laxas medidas de seguridad y poca vigilancia, fue recogido a las por la cabina de Robinson, un conductor autónomo.

Fuentes de los servicios de seguridad citadas por el periódico The Daily Telegraph aseguran que una línea de investigación se centra en la posible conexión entre el suceso con una mafia cuyo centro de operaciones se encontraría en el sur de Armagh (Irlanda del Norte), con vínculos con disidentes paramilitares.

Las hipótesis contemplan además bandas delictivas de China. El ex detective del cuerpo policial de Lancashire Mike Gradwell barajó hoy, en declaraciones al canal BBC, que los ciudadanos fallecidos podrían haber sido objeto de tráfico por una organización ilegal de ese país.

Las sospechas se centran cada vez más en que se trate de un caso de trata de personas, en lugar de entrada irregular de refugiados o emigrantes.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: