Donald Trump, en un discurso por la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle (Reuters)
Donald Trump, en un discurso por la reunión anual de la Asociación Nacional del Rifle (Reuters)

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo el miércoles que todas las personas "mentalmente estables" deberían poder poseer fácilmente armas de fuego, en sintonía con reportes locales que apuntan a un cambio de postura con respecto a lo que declaró tras los tiroteos de inicios de agosto.

Luego de mencionar un posible endurecimiento en los controles de ventas de armas, con eventuales revisiones de seguridad, ahora el mandatario parece enfocarse en la situación psicológica de las personas.

"Quiero armas en manos de personas que son mentalmente estables", dijo Trump a los periodistas. "Esas personas, quiero que fácilmente puedan conseguir un arma. Pero gente que está loca, gente que está enferma… no quiero que ellos puedan conseguir un arma". Varios estudios apuntan que la mayoría de los autores de tiroteos no sufrían de desequilibrios psicológicos.

El mandatario conversó esta semana con el director del poderoso lobby armamentístico Asociación Nacional del Rifle (NRA), Wayne LaPierre. Según medios estadounidenses, le prometió que no presionaría al Congreso sobre una ley para endurecer la verificación de antecedentes a compradores de armas. "No dije nada sobre eso", respondió a la prensa. "Solo hablamos de conceptos".

Trump arriesga perder varios votos y millones de dólares en financiamiento si intenta modificar las leyes sobre la venta de armas (Reuters)
Trump arriesga perder varios votos y millones de dólares en financiamiento si intenta modificar las leyes sobre la venta de armas (Reuters)

La NRA fue el mayor donante único a la campaña electoral de Trump en 2016, con unos 30 millones de dólares, y el mandatario prometió a la asociación, poco después de asumir el poder, que tendrían "un amigo en la Casa Blanca".

"Debemos recordar, el arma no aprieta el gatillo, una persona lo hace", dijo Trump, recordando un viejo eslogan de la NRA. "Ya tenemos controles de antecedentes muy fuertes, pero vamos a llenar algunos de los huecos (en la legislación), por ejemplo en la frontera", añadió.

También dijo que le preocupa que la oposición demócrata exija controles más exhaustivos de los que él está dispuesto a aceptar, y advirtió que en ese caso se entraría en "un debate peligroso" porque podría desembocar en una restricción de la Segunda Enmienda de la Constitución, que protege el derecho a portar armas. Ese argumento suele ser empleado por la NRA para negarse a cualquier legislación que endurezca el control de armas en EEUU, al considerar que podría desembocar en la confiscación de sus armamentos.

Tras el tiroteo masivo del año pasado en Parkland, que dejó 17 muertos y generó un fuerte movimiento estudiantil, Trump había expresado su respaldo a medidas como el aumento de la edad mínima para comprar un rifle semiautomático o la prohibición de unos dispositivos que aceleran el disparo.

Pero su atención y la del Congreso acabaron desviándose a otros temas, y ahora que los focos han vuelto a centrarse en este tema, Trump ha dejado claro que no está dispuesto a contrariar a la NRA, a un año de las elecciones en las que buscará un nuevo mandato.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: