Gigantescos enjambres de saltamontes invadieron el bulevar de Las Vegas donde están los grandes hoteles y casinos, espantando a numerosos turistas que recorren la zona.

Las autoridades advirtieron que son inofensivos y que simplemente están de paso, como parte de una migración hacia el norte.

Videos publicados en redes sociales muestran los chapulines de alas pálidas alborotados alrededor de las luces de neón, que abundan en el corazón de la capital del juego.

El Departamento de Agricultura del estado de Nevada (oeste), donde queda Las Vegas, explicó que esta invasión nada común estaba relacionada con un invierno y una primavera inusualmente húmedos.

Jeff Knight, un entimólogo del departamento, aseguró que si bien los insectos pueden asustar a muchos, no presentan ningún peligro.

"No son portadores de ninguna enfermedad, no muerden y ni siquiera son una de las especies que consideramos problemática", explicó a periodistas este viernes. "Probablemente no causarán mucho daño".

Indicó que la invasión de saltamontes, que miden cerca de 3,8 centímetros, terminará en un par de semanas.

Los insectos en una vereda a pocas calles del centro turístico (AFP)
Los insectos en una vereda a pocas calles del centro turístico (AFP)

"Están de paso", indicó. "Vienen, se instalan y en la noche despegan y se van".

La mejor manera de evitar los insectos, añadió, es usar luz amarilla o ámbar… lo que suena imposible en el llamado Strip de "la ciudad del pecado", cargado de anuncios y pantallas de neón.

(Con información de AFP)