Más de mil vuelos del Aeropuerto Internacional Dallas/Fort Worth (DFW) y del Dallas Love Field se habían suspendido o cancelado debido a un problema de comunicaciones con el control del radar, según informó la Administración Federal de Aviación (FAA). El problema fue causado por un rayo que cayó alrededor de las 19:40 del domingo, cortando la comunicación entre la torre de control y los vuelos dentro de la terminal.

En el momento pico del apagón, cerca de 600 vuelos se habían retrasado y otros 425 se habían cancelado en ambos aeropuertos, según informó el sitio de seguimiento en online FlightAware.com.

Para las 22 horas del domingo, gran parte las comunicaciones habían sido restauradas en ambos aeropuertos, informó el periódico Dallas Morning News. A primeras horas del lunes, la mayor parte del programa de vuelos se había restaurado, con aproximadamente 175 vuelos restantes cancelados en DFW y otros 30 retrasados.

Pero el FAA informó que los controladores de tráfico aéreo todavía tienen comunicaciones limitadas con los vuelos de entrada y están trabajando para aterrizar estos vuelos antes de que una línea de tormentas eléctricas se desplace hacia el noroeste y llegue a la zona del aeropuerto. "Esta tormenta ya había causado una serie de retrasos en los vuelos" decía el comunicado de la agencia de control aéreo estadounidense.

Un pequeño número de vuelos se desvió a otros aeropuertos, en parte debido a las tormentas que se movieron a través de la región.

Las recientes tormentas en EEUU han dejado varias ciudades del sudeste inundadas. (Reuters)
Las recientes tormentas en EEUU han dejado varias ciudades del sudeste inundadas. (Reuters)

Sin embargo, el sistema de tormentas empujó hacia el este antes de la medianoche hacia Louisiana y Arkansas, donde más de 90,000 usuarios se quedaron sin electricidad el lunes por la madrugada, según el sitio de seguimiento poweroutage.us y el Servicio Nacional de Meteorología.

El servicio meteorológico recibió informes de daños a líneas eléctricas y cercas y árboles derribados, incluido al menos uno que cayó sobre una casa.

No se reportaron heridos por tormenta.

Los meteorólogos del Centro de Predicción del Clima (NWS Weather Prediction Center) dijeron que la buena noticia para la región del sureste estadounidense es que solo se esperan algunas tormentas "emergentes" en los próximos días. De lo contrario, va a estar a hacer mucho calor, con temperaturas de más de 30° grados Celsius esperadas por toda la región.

(Con información de Reuters)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: