La policía de Texas supervisa la diversión de miles de universitarios de EEUU (Foto: Instagram)
La policía de Texas supervisa la diversión de miles de universitarios de EEUU (Foto: Instagram)

La tranquilidad de la isla de South Padre en Texas, una comunidad de 5.000 personas, se esfumó al convertirse en el lugar elegido por unos 100.000 universitarios que llegaron a beber, bailar y celebrar el tradicional Spring Break.

Pero el descontrol de los jóvenes que buscan diversión sin límites obliga a la policía a pedir apoyo de otras ciudades cercanas del estado sureño de EEUU.

De acuerdo con información del diario británico Daily Mail, la policía de South Padre Island pidió apoyo de pueblos cercanos a la frontera, como Los Indios, un lugar de sólo 1.100 habitantes cerca del paso fronterizo Río Grande.

José de las Rosas dijo al medio británico que el departamento de policía, que dirige en Los Indios, envió oficiales a South Padre a pesar de que usualmente luchan contra el tráfico de drogas, en un territorio donde opera el Cártel del Golfo.

"El objetivo es alejar a los jóvenes de cometer crímenes y mitigar lo peor de sus excesos", dijo Randy Smith, el jefe de policía de South Padre.

"Esperamos simples intoxicaciones, borrachos, pero también tendremos robos pequeños. Hacemos muchos reportes de teléfonos, carteras y todo tipo de objetos perdidos. Para ello contratamos policías extras, pero también tenemos oficiales federales, locales y estatales que vienen a asistirnos", dijo Smith a Daily Mail.

Las fiestas en la playa duran horas, en las que los jóvenes beben alcohol para celebrar su periodo de descanso. El año pasado la policía reportó 1.154 incidentes y realizó 738 arrestos.

La mayoría eran por intoxicación, pero unos 145 arrestos fueron por crímenes más graves, como posesión de droga y portación de armas prohibidas.

De las Rosas dijo también que los sucesos que supervisan durante el Spring Break son oportunidades para que sus policías experimenten otro tipo de trabajo, no enfocado en la protección de la frontera.

"Entiendo que los Spring Breakers quieran divertirse, intentamos guiarlos para que lo hagan, pero que sepan que también hay límites".

Las fiestas en South Padre se concentran en la orilla de la playa Rockstar, frente al hotel Isla Grand, así como en el bar de la playa de Clayton.

El año pasado, en la playa Rockstar, se solicitaron 37 intervenciones de equipos de emergencia, mientras que en la playa Clayton registró el mayor número de llamadas a paramédicos, con 54 eventos.

View this post on Instagram

if ur gonna be boolin’.. bool w/ the best ☀️

A post shared by Grace Williams (@gracewwilliams) on

View this post on Instagram

Found our beach

A post shared by Ryan Hughes (@ryanjhug) on

La mayoría de los hombres asisten con la intención de conquistar a alguna mujer y tener sexo. Así lo confirmaron jóvenes de 22 y 20 años al Daily Mail.

"Venimos a South Padre para tener sexo. Haremos un bebé y nos reencontraremos 30 años después", dijo un universitario de Chicago.

View this post on Instagram

Snapchat is going off: SPI2k19

A post shared by South Padre Spring Break 2019🏝 (@southpadrehub) on

Entre las "modas" de los universitarios está la "carga en el trasero", una forma de verter cerveza en el trasero de una mujer, del que los hombres beben el líquido.

View this post on Instagram

RIP to their boyfriends back home…

A post shared by CollegeDoneRight (@collegedoneright) on

El periodo de Spring Break, que se lleva a cabo durante los meses de marzo y abril, es crucial para la economía de la Isla de South Padre, según el empresario Clayton Brashear.

"Genera muchos empleos porque recibimos gente de todo el país. Gente vieja, joven y familias", dijo Brashear, quien se postuló para ser alcalde de la ciudad.

Para mantener la atención de los jóvenes, Clayton Brashear organiza conciertos con estrellas de hip-hop, como Trippie Redd, 21 Savage y Cardi B.

Es común encontrar a mujeres haciendo twerking, e incluso existe un concurso para quien lo haga mejor a cambio de premios de dinero en efectivo. También hay concursos de playeras mojadas a cambio de tatuajes de henna y sesiones de peinados.