(Foto: Twitter/chapoisat)
(Foto: Twitter/chapoisat)

El estado de Alabama, en EEUU, ejecutó hoy a Domineque Ray, que fue condenado a muerte por la violación y asesinato de una chica de 15 años en 1995 y que un año antes había matado a dos hermanos por no unirse a su pandilla.

A Ray, afroamericano de 42 años, lo declararon muerto a las 22.12 hora local (04.12 GMT del viernes) tras recibir una inyección letal en la prisión Holman de Atmore, según notificó el Departamento de Correcciones de Alabama.

Las últimas palabras de Ray, que era musulmán, fueron en árabe.

La ejecución llegó tras una ardua batalla legal que resolvió en última instancia el Tribunal Supremo en la que el reo denunció que el estado de Alabama violaba sus derechos religiosos como musulmán al no permitir a su imán asistirle en la cámara letal.

(Foto: Twitter/BernardHarcourt)
(Foto: Twitter/BernardHarcourt)

Alabama, sin embargo, sí permite que el sacerdote cristiano que trabaja para su sistema penitenciario asista en las ejecuciones.

Ray fue condenado a muerte por el asesinato en verano de 1995 de la joven Tiffany Harville.

Documentos judiciales indican que Ray y su cómplice, Marcus Owden, que cumple una pena de cadena perpetua, llevaron a Harville a una plantación de algodón en Selma (Alabama), donde la violaron y mataron a golpes.

El cuerpo de Harville, abandonado en la plantación, no fue encontrado hasta un mes más tarde.

(Foto: AFP)
(Foto: AFP)

Un año antes, en febrero de 1994, Ray y Owden ya habían matado a los hermanos Earnest y Reinhard Mabins, de 18 y 13 años respectivamente, porque rechazaron unirse a su pandilla.

Estos tres crímenes quedaron sin resolver hasta que en 1997 Owden experimentó un "despertar espiritual" y los confesó a las autoridades, que también detuvieron a Ray.

En febrero de 1999, Ray fue condenado a cadena perpetua por los asesinatos de los hermanos Mabins, y meses después a muerte por el crimen contra Harville. Owden, por su parte, cumple cadena perpetua por su rol en los tres crímenes.

La de hoy fue la segunda ejecución del año en Estados Unidos y la número 1.492 desde que la pena de muerte fue restituida en 1976. De esas 1.492, Alabama ha sido responsable de 64.

Con información de EFEUSA