Donald Trump, presidente de EEUU (Reuters)
Donald Trump, presidente de EEUU (Reuters)

La "retórica sin precedentes" contra la prensa del presidente de EEUU, Donald Trump, y otros funcionarios del gobierno en los últimos dos años coincidió "con un número alarmante de ataques físicos y amenazas dirigidas a periodistas", según la SIP.

Esta tesis aparece en el informe sobre la libertad de expresión en EEUU presentado hoy en la 74 asamblea de la Sociedad Iteramericana de Prensa (SIP), que se celebra en la ciudad argentina de Salta.

"Los ataques verbales sin precedentes de Trump contra los medios de comunicación siguen en aumento y, como destacó una delegación de la SIP durante una misión a Washington, a principios de este año, la retórica contra la prensa ha exacerbado un clima ya hostil en el que los periodistas afrontan crecientes amenazas verbales y ataques físicos", añade el informe.

El documento dice que, además, "sigue siendo una preocupación primordial la amenaza persistente de investigaciones sobre 'filtraciones de información' y enjuiciamiento de fuentes, así como los esfuerzos del gobierno para confiscar los registros de las comunicaciones de periodistas".

El reportero de investigación estadounidense Bob Woodward habla por videoconferencia durante la 74ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Salta (EFE)
El reportero de investigación estadounidense Bob Woodward habla por videoconferencia durante la 74ª Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) en Salta (EFE)

A pesar de ello, el informe afirma que "las libertades de prensa continúan disfrutando de sólidas protecciones legales, y la rama judicial sirve como control de la capacidad de otras ramas para restringir la prensa libre".

También pone de manifiesto que "prosiguen sin cesar los ataques verbales sobre la credibilidad de los medios de comunicación" y que "Trump continúa refiriéndose regularmente a organizaciones noticiosas prominentes, en particular a CNN, NBC y lo que él llama el "fallido" New York Times, como "noticias falsas, un término originalmente destinado a definir historias creadas que son deliberadamente falsas".

Señala el documento que "los ataques verbales contra la credibilidad de los medios de comunicación continúan teniendo eco en los políticos en el Congreso y en los niveles estatal y local" y asegura que "mientras Trump tiende a dirigirse a las organizaciones nacionales de noticias, los políticos siguen una estrategia similar para deslegitimar las publicaciones locales, como informó 'The Associated Press' en marzo".

En este sentido pone el ejemplo de que, el pasado verano estadounidense, "el congresista republicano de California , Devin Nunes, lanzó un anuncio de campaña de más de dos minutos acusando a la Fresno Bee de trabajar "estrechamente con grupos radicales de izquierda para promover numerosas noticias falsas" sobre él.

La SIP, entidad privada sin ánimo de lucro dedicada a la defensa y promoción de la libertad de prensa y de expresión en las Américas, está integrada por editores y directivos de más de 1.300 medios de comunicación del continente americano y tiene sede en Miami (EEUU).

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: