El pastor Andrew Brunson rezó por el presidente Donald Trump y su gobierno (AFP)
El pastor Andrew Brunson rezó por el presidente Donald Trump y su gobierno (AFP)

El presidente Donald Trump afirmó este sábado que la liberación del misionero estadounidense Andrew Brunson, preso por orden de la justicia turca, supone un "paso tremendo" en la mejora de las relaciones con Ankara y aseguró que echará "un vistazo" a las sanciones sobre Turquía.

"Este es un paso tremendo para tener el tipo de relación con Turquía que queremos tener", afirmó Trump, que recibió este sábado en la Casa Blanca a Brunson y su familia.

El mandatario volvió a agradecer a su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, la "ayuda" para liberar a Brunson, reconoció que no ha debido ser "fácil" para él y, preguntado sobre la posibilidad de aligerar las sanciones sobre Turquía, anunció que su Gobierno echará "un vistazo".

Trump insistió, sin embargo, en que "no hubo ningún tipo de acuerdo" con las autoridades turcas para lograr la liberación de Brunson, después de que algunos medios estadounidenses informaran de que Washington se había comprometido a levantar las sanciones que impuso a Ankara en agosto en relación con el caso.

"Fuimos muy duros con Turquía y echaremos un vistazo. No hubo ningún tipo de acuerdo. Francamente, el único acuerdo que hubo fue uno psicológico. No sentimos mucho más diferentes sobre Turquía hoy de cómo nos sentíamos ayer. Y creo que tenemos una oportunidad de ser más cercanos con Turquía, incluso de tener una muy buena relación", subrayó.

(Reuters)
(Reuters)

Brunson agradeció a Trump los esfuerzos para su liberación y rezó por él, pidiendo a Dios que le otorgue "sabiduría sobrenatural".

El religioso conversó durante unos minutos con el mandatario en la Casa Blanca y, frente a la prensa, le preguntó si podría rezar por él, a lo que Trump accedió gustoso.

Entonces, Brunson se puso de rodillas, colocó una mano en el hombro de Trump y comenzó a orar: "Señor Dios, te pido que derrames tu santo espíritu sobre el presidente Trump, te pido que le des una sabiduría sobrenatural para que pueda conseguir todos los planes que tiene para este país"

Las relaciones entre Washington y Ankara, socios militares en la OTAN, se han deteriorado en los últimos dos años por diferencias en Siria y por la negativa del Gobierno estadounidense a extraditar al clérigo islamista Fethullah Gülen, que reside en EEUU y al que Ankara acusa de organizar el fallido golpe de Estado de 2016.

La detención de Brunson tensó aún más las relaciones: Trump sancionó a dos ministros turcos por su papel en el arresto del religioso y duplicó los aranceles al acero y aluminio turco, a lo que Ankara respondió con un incremento de gravámenes en los importaciones de algunos productos, como alcohol y tabaco.

Este viernes, un tribunal turco decretó que Brunson, que llevaba dos años privado de libertad, podía volver a Estados Unidos.

El religioso fue condenado a tres años de cárcel por "colaboración con grupos terroristas", pero los jueces decretaron su liberación por considerar que el misionero ya había cumplido dos tercios de la condena en prisión preventiva, los últimos tres meses bajo forma de arresto domiciliario.

Brunson fue detenido el 7 de octubre de 2016, en medio de las purgas que siguieron al intento de golpe de Estado, y acusado de cargos de espionaje y terrorismo.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: