La actividad en redes sociales de las campañas de Barack Obama ha sido elogiadas por analistas políticos y señalada como una de las claves de su triunfo, principalmente en el 2008. Sin embargo, en medio del escándalo de Facebook por el uso no autorizado de datos de 50 millones de usuarios, una ex ejecutiva del equipo del ex presidente reveló que la plataforma de Mark Zuckerberg les permitió usar información a la que no se supone que debían tener acceso.

En el 2011, Carol Davidsen, quien era directora de integración de datos y análisis de medios de la campaña Obama for America, construyó una base de datos utilizando las mismas herramientas para desarrolladores que pusieron en el ojo de la tormenta a la empresa Cambridge Analytics, contratada por los asesores de Donald Trump.

Facebook se sorprendió cuando se enteró que podíamos extraer todo el gráfico social, pero no nos detuvieron

Cada vez que los usuarios se registraban usando un botón de Facebook (en lugar de introducir manualmente el nombre y la dirección de correo), los analistas accedían al perfil de la persona y a su lista de amigos, lo que permitía trazar un mapa de las relaciones y estimar a qué personas podía alcanzar y tratar de influenciar.

De esta forma, más de un millón de personas que apoyaban a Obama se suscribieron aportando, sabiendo o no, los datos sobre su círculo social.

Davidson recordó este lunes que ejecutivos de Facebook se acercaron a las oficinas de campaña y admitieron que les habían permitido dar pasos que hubiesen sido restringidos a otras organizaciones. "Porque estaban de nuestro lado", indicaron los empleados de la red social, según el relato de la mujer.

Barack Obama y Mark Zuckerberg, en un evento en el 2011 (AP)
Barack Obama y Mark Zuckerberg, en un evento en el 2011 (AP)

Con estas herramientas, crearon una lista de correos para llegar a los votantes con un mensaje personalizado.

Davidsen compartió un ejemplo de un correo hecho "a medida", destacando que la carta hacía mención al estado del votante (ya registrado) y lo instaba a enviar una invitación a un amigo específico de Facebook que, según el análisis previo, podría ser un indeciso con posibilidad de apoyar al candidato Obama.

"Facebook se sorprendió cuando se enteró que podíamos extraer todo el gráfico social, pero no nos detuvieron", agregó la analista. Si bien en su momento la utilización de aquellos datos no estaba prohibida y se aprovechó un vacío en el reglamento, Davidsen admitió sentir que era algo "perturbador".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: