Francia venció a Bélgica por la mínima y se clasificó a la final del Mundial por tercera vez en 20 años e irá el domingo en búsqueda de su segundo título. El pueblo galo no pudo contener la alegría y una vez finalizado el encuentro se volcó a las calles para celebrar.

El epicentro de los festejos fue la capital, París, en donde miles de ciudadanos salieron a colmar la vía pública con camisetas y banderas del seleccionado. Además, encendieron bengalas, cantaron canciones y agradecieron la posibilidad de volver a coronarse como los mejores del planeta.

En las redes sociales, los usuarios, muchos de ellos turistas sorprendidos por el nivel de algarabía, mostraron lo que se vivió por varias horas en París.

Las estaciones de tren y diversos transportes públicos también fueron escenario de las celebraciones, que se vieron manchadas por algunos incidentes.

Un grupo de aficionados se acercó a los agentes de seguridad que custodiaban la zona y tras provocarlos éstos respondieron para terminar así con los festejos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: