COLUMNA: El sombrío aniversario de la bomba de Atlanta 96 no es motivo para celebrar nada

La bomba en el Centennial Olympic Park durante los Juegos de 1996 sigue siendo un legado no deseado 25 años después

El Centennial Olympic Park de Atlanta (Foto: ATR)
El Centennial Olympic Park de Atlanta (Foto: ATR)

Fue la única noche de los Juegos Olímpicos de Atlanta en la que había planeado dormir cerca de seis horas. Mi cabeza golpeó la almohada alrededor de las 11 pm cuando el 26 de julio llegó a su fin, el noveno dia de los Juegos.

Esa resultó ser la noche de sueño más corta para mí durante todos los Juegos del 96.

Menos de dos horas después, mi localizador comenzó a sonar, junto con el teléfono, despertándome insistentemente de un sueño profundo. Ha habido una explosión en el Centennial Olympic Park, me dijeron. Mis órdenes: vayan a nuestra oficina en el Centro de Prensa Principal, al otro lado de la calle del parque.

Ahora, 25 años después, todavía me estremezco por la experiencia. A principios de este mes, los organizadores de los Juegos Olímpicos de Atlanta celebraron las bodas de plata de la ceremonia de apertura. Muhammad Ali encendió el pebetero, un momento olímpico inolvidable. La bomba es un recuerdo incómodo que perdura junto a Ali con la llama olímpica. Una mujer de Georgia murió por la fuerza de la bomba, un camarógrafo de televisión turco sufrió un infarto fatal y más de 100 personas resultaron heridas.

“Un aniversario trascendental y un recordatorio de que el terrorismo doméstico no es nada nuevo para Estados Unidos”, cuenta Kent Alexander a Around the Rings.

Un ex fiscal de los Estados Unidos que ayudó a procesar al terrorista Eric Rudolph, Alexander y el periodista Kevin Salwell escribieron The Suspect, un libro de 2019 sobre la búsqueda del terrorista en el parque. El libro sirvió de base para una película dirigida por Clint Eastwood titulada “Richard Jewell”, que lleva el nombre de un trabajador de seguridad contratado en el parque.

Jewell ayudó a sacar a la gente de peligro cuando encontró la mochila abandonada debajo de una banca en el parque. Pero sus acciones también atrajeron el escrutinio de los investigadores y los medios de comunicación. Los equipos de cámara se estacionaron a pies de la puerta principal de un apartamento que compartía con su madre. La atención fue implacable y fuera de lugar. Fue absuelto de cualquier participación en el atentado en una carta del Departamento de Justicia. Pero su vida nunca volvió a ser la misma después del frenesí. Jewell se convirtió en oficial de policía en Georgia y sufrió problemas de salud. Murió en 2007, a los 44 años.

La evidencia del FBI contra Eric Rudolph (Foto: ATR)
La evidencia del FBI contra Eric Rudolph (Foto: ATR)

La persona que buscaban resultó ser Eric Rudolph, un sociópata con habilidades de supervivencia y facilidad para construir artefactos explosivos improvisados. Llevó a cabo tres atentados con bombas más en Georgia y Alabama, contra un club nocturno gay y dos clínicas de aborto. El FBI lo nombró sospechoso en 1998, aunque no fue arrestado hasta 2003.

Se declaró culpable para evitar la pena de muerte. Su hogar por el resto de su vida se encuentra en la formidable prisión federal en Colorado, apodada Supermax. Se dice que Rudolph lanzó una demanda por discriminación por temas de edad hace unos años, con el fin de pasar más tiempo fuera de su celda.

Alexander señala que el equipo de fiscales involucrados en el atentado al parque ascendió a algunos puestos destacados. El enlace principal de Alexander en el Departamento de Justicia para la Planificación de la Seguridad Olímpica fue Merrick Garland, cuyo puesto actual es el de Fiscal General de los Estados Unidos.

Sally Yates, fiscal principal del caso Rudolph en Atlanta, ganó fama como fiscal general adjunta. Doug Jones, el fiscal de Estados Unidos que acusó a Rudolph en Birmingham, se convirtió en senador de Estados Unidos. Y David Nahmias, el fiscal estadounidense en Atlanta que supervisó la condena de Rudolph, es el nuevo presidente del Tribunal Supremo de Georgia.

El Centennial Olympic Park durante los juegos de 1996 (Foto:Sheila Hula)
El Centennial Olympic Park durante los juegos de 1996 (Foto:Sheila Hula)

Sorprendentemente, todavía quedan asuntos pendientes en este capítulo de la historia olímpica de Atlanta.

El Parque Olímpico del Centenario, considerado la joya de la corona del legado de la ciudad a partir de los Juegos, estuvo cerrado la mayor parte del año pasado a partir de mediados de 2020. Una parte se abrió hace unas semanas. Solo está abierto en horarios parciales, de miércoles a domingos.

Los propietarios del parque, la Autoridad del Centro Mundial de Congresos de Georgia, comentan que hasta que mejore el negocio de las convenciones y reuniones, no se tendrá el dinero para operar el parque a tiempo completo.

Además de la cuestión de la viabilidad del Centennial Olympic Park, el GWCC todavía está pendiente de una decisión final tras la explosión de hace 25 años. La autoridad pública que supervisa el parque y el complejo de convenciones vecino votó en 2019 para honrar a Richard Jewell con una placa.

“Es lo correcto”, dijo la máxima autoridad.

Pero a medida que pasa otro aniversario de los actos heroicos de Jewell, la placa aún no se ha visto. Un portavoz del Centro Mundial de Congresos de Georgia le dijo a ATR que la autoridad aún no ha decidido en qué lugar del parque colocar el honor a Jewell. Apuntan al otoño de este año.

Finalmente.