(Shutterstock)
(Shutterstock)

Uno de los futbolistas más emblemáticos que tiene el FC Barcelona desde hace una década es Gerard Piqué. Su rol en la cancha ha sido fundamental para los éxitos del club blaugrana, siendo una pieza fija de la defensa en la que compartió la zaga central con Carles Puyol, Javier Mascherano, Samuel Umtiti, Clément Lenglet y más. Pero también tiene un papel muy destacado fuera del campo de juego y se ha convertido en toda una referencia para la gestión deportivo de la entidad culé.

Según ha informado el periódico ABC, Piqué ha inspirado al Barça a incluir una serie de cláusulas en los contratos que han firmado los últimos fichajes para evitar que otros futbolistas repitan algunas costumbres del jugador que a veces genera malestar en la directiva por su actividad fuera del campo.

Desde esta temporada, todos los jugadores que firmen un contrato con el FC Barcelona tienen en sus documentos un apartado que especifica que deben dedicarse exclusivamente al fútbol y no podrán desarrollar cualquier otra actividad profesional, salvo que cuenten con la expresa autorización de la propia institución catalana.

El futbolista Gerard Piqué asistió a la Copa Davis como organizador (REUTERS)
El futbolista Gerard Piqué asistió a la Copa Davis como organizador (REUTERS)

Sucede que Piqué, con 32 años, ya retirado de la selección de España, ya tiene su futuro bastante claro fuera del césped. Ha desarrollado en los últimos años una faceta empresarial en muchos rubros: fútbol, tenis, gafas, videojuegos, alimentos, cine y más. Se ha tomado el tiempo para hacer diferentes actividades, que van desde filmar un documental a diseñar un nuevo formato de la Copa Davis. Eso le ha demandado mucho tiempo para viajar y trabajar. Y aunque Piqué se las ha ingeniado para llevar todo adelante sin problemas, el club quiere limitar otras actividades de los jugadores.

Y no solo los negocios al margen de sus carreras deportivas están bajo la lupa, ya que también quieren cuidar el uso de las nuevas tecnologías. En el Barça explotan al máximo el contenido digital de sus jugadores, pero apuntan que controlar el uso de las redes sociales de sus futbolistas. Por ejemplo, prohíben la utilización de las redes sociales durante partidos, entrenamientos y concentraciones. O también se le pide omitir comentarios técnicos, deportivos o sociales mediante estas vías.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: