La histórica goleada del Atlético Madrid en el MetLife Stadium sobre el Real Madrid no pasó desapercibida en el mundo entero pese a tratarse de un partido de pretemporada. El conjunto de Diego "Cholo" Simeone salió preparado y demostró estar preparado para afrontar la competencia; los de Zidane, en cambio, se encontraron con varios problemas a poco de comenzar el año deportivo.

El 7-3 que sentenció el derby de la capital española dejó varios detalles entre los que se destacó la situación que vive Gareth Bale en el cuadro merengue, quien tiene los días contados, además del dolor de cabeza del entrenador francés que, pese a contar con todas sus figuras, no pudo hacer funcionar al equipo.

Gareth Bale fue captado por las cámaras sonriendo pese a que su equipo caía por goleada
Gareth Bale fue captado por las cámaras sonriendo pese a que su equipo caía por goleada

Gareth Bale fue uno de los más criticados al termino del partido. El galés, que está a un paso de abandonar la institución blanca, fue condenado por la afición merengue después de que se viralizaran imágenes suyas riéndose de la goleada que estaba sufriendo su equipo.

El futbolista de 30 años comenzó en el banco y disputó los últimos 28 minutos del encuentro. El de Cardiff fue captado por las cámaras cuando se disponía a entrar al campo junto a sus compañeros con un 1-6 abajo en el marcador. Fue en ese momento cuando sus risas contrastaron con las caras series de los demás jugadores que estaban mirando el partido con preocupación.

Ajeno al resultado, Bale volvió a mostrarse distendido a los 71 minutos, cuando su equipo caía ya por 7-1, Tras el último tanto de Vitolo, las cámaras volvían a enfocar al galés sonriendo.

El ex Tottenham tiene los días contados en la Casa Blanca y desde España trascendió la información de que podría abandonar el Real Madrid para recalar en el Jiangsu Suning de la Superliga China por tres años.

Al término del partido, los referentes del conjunto merengue intentaron explicar lo que había sucedido. Tanto el entrenador Zinedine Zidane como el capitán Sergio Ramos, coincidieron en lo mismo. "Para nosotros fue un amistoso. Para el Atlético no", se excusó el francés, mientras que el español aseguró que, "son partidos para alcanzar el nivel de juego. Nosotros nos lo hemos tomado como un amistoso y ellos no (…) Ellos se lo han tomado como si fuera una final".

La humillante goleada dejó muy tocado a un Real Madrid que puso en cancha a lo que podría ser el equipo titular para afrontar los duelos más importantes de la temporada.

Con Courtois al arco, Sergio Ramos y Marcelo en la defensa, Luka Modric y Toni Kross en el medio y Eden Hazard y Vinicius Jr en la delantera, la única estrella ausente desde el inicio fue Karim Benzema, cuyo lugar ocupó el nuevo refuerzo Luka Jovic.

Zinedine Zidane deberá trabajar en los errores de cara al 17 de agosto, fecha en la que inicia el campeonato español, para no sufrir y no repetir la mala campaña que realizó en la edición anterior.

 

MÁS SOBRE ESTE TEMA: