El curioso problema que sufrió Quintero antes de regalarle la exquisita asistencia a Borja en el segundo gol de River Plate ante Estudiantes

El enlace habilitó a su compatriota para la segunda conquista en el Monumental, aún a pesar del inconveniente que padecía

Una situación por demás curiosa se dio en el primer tiempo del duelo entre River Plate y Estudiantes por la Liga Profesional. El Millonario ya se imponía por 1 a 0 con gol de Miguel Borja cuando, a los 28 minutos, el dueño de casa dibujó un golazo. De la Cruz tocó para Juanfer Quintero, quien giró para alejarse de su marcador y sin dudarlo sacó un pelotazo perfecto para su compatriota, que se marchó mano a mano y remató cruzado y al ángulo para superar a Jerónimo Pourtau y ampliar la distancia.

El delantero celebró con el “colibrí”, su peculiar baile, y todo el Monumental vibró con la acción de alta factura, que se dio a pesar del problema que aquejaba al enlace, de 29 años, al momento de lanzar la asistencia.

“Se le desacomodó el lente de contacto. ‘No veo bien”, le dijo a Gallardo”, subrayaron en la transmisión de ESPN Premium. Acto seguido, se lo pudo ver al mediocampista tapándose uno y otro ojo para intentar enfocar, y haciéndole señas al banco de suplentes, para informarlo de su problema.

* Los gestos que Quintero que denunciaron su problema

Más allá de la molestia, fue evidente que el affaire lentes de contacto no hizo mella en su calidad. Casi inmediatamente probó al arco desde atrás de mitad de cancha, con el guardameta rival algo distraído, y su intento pasó cerca del travesaño.

En una primera etapa en la que se mostró activo y participativo, jugó, hizo jugar, y sobre el final del periodo volvió a shotear al arco y el lance pasó cerca.

Esta versión 2022 de Quintero ofrece más sacrificio y compromiso con el equipo a su habitual talento. El colombiano supo quedar en la historia en 2018 con su gol a Boca Juniors en la Superfinal de la Copa Libertadores en Madrid. Luego se marchó a China y regresó en busca de reposicionarse en los primeros planos bajo la tutela de Gallardo, el entrenador que mejor exprimió sus cualidades.

Desde su retorno, exhibió irregularidad, sufrió lesiones y hasta hubo rumores de que podía marcharse si no adquiría continuidad. De todas formas, en este River que apuesta a reencontrarse, es una pieza importante. Y lo volvió a probar frente a Estudiantes. Quedó claro en la cortina de aplausos que recibió al ser reemplazado por Paradela a los 21 minutos del complemento... Ya con los dos lentes de contacto bien ubicados en sus ojos.

SEGUIR LEYENDO: