The Country Club: los secretos de la cancha más exigente para los golfistas en el Abierto de los Estados Unidos

Prepárense para ver un terreno diferente a todo lo que nos tiene acostumbrado el US Open, con fairways angostos y con más agua que de costumbre. Y promesa de dura competencia durante las cuatro jornadas

Keegan Bradley tira durante una vuelta de práctica en The Country Club, que promete un gran espectáculo
Keegan Bradley tira durante una vuelta de práctica en The Country Club, que promete un gran espectáculo

Luego de aquel triunfo de Francis Ouimet en 1913 el US Open tardó en regresar a The Country Club. El año fue 1963, con motivo de celebrarse los 50 años de aquella inolvidable gesta.

La edición 63 del US Open se caracterizó por scores altos debido fundamentalmente al fuerte viento que sopló durante toda la semana, especialmente el sábado, cuando se disputaron las dos rondas finales. Rafagas de hasta 80 km/h hicieron que el score final fuera de 293 golpes, 9 sobre par, y todavía hoy es el más alto en la historia del campeonato en la era post segunda guerra. Jack Nicklaus era el campeón defensor y llegaba a The Country Club como gran favorito luego de haber obtenido su primer saco verde un par de meses antes. Rondas de 76 y 77 lo dejaron fuera del corte por un solo golpe. Sería el último corte que fallaría Nicklaus en el US Open hasta el año 1985.

Luego de 36 hoyos, Jackie Cupit, Arnold Palmer y Don Finsterwald eran los líderes con 142 golpes, con Julius Boros a tres de la punta. El sábado temprano comenzó la tercera vuelta y ya el viento indicaba que los pares se iban a festejar. Cupit anotó 76 golpes y quedó como único líder con ventaja mínima sobre Palmer, Burkemo y Lema. Boros seguía a 3 golpes. Jugando delante de los líderes Julius Boros logró dos birdies en los últimos 3 hoyos para poner el score de 293 golpes y sentarse a esperar.

Scottie Scheffler firma autógrafos durante la práctica para regocijo de los fans
Scottie Scheffler firma autógrafos durante la práctica para regocijo de los fans

Cupit parecía tener todo bajo control, pero el corto par 4 del 17 volvió a ser protagonista como 50 años antes. El líder falló el green, necesito 3 putts para embocar y el doble bogey lo dejó igualado con Palmer y Boros. En el hoyo final tuvo la chance de ganar, pero falló desde algo menos de 4 metros. Era la segunda vez en igual número de ocaciones en The Country Club que el US Open se definiría en un play off de tres jugadores.

El domingo 23 de junio se jugó el desempate y Boros saco rápida ventaja. Terminada la ida le llevaba 3 a Palmer y 4 a Cupit. Un año atrás Arnold Palmer había perdido el campeonato en un desempate frente a Jack Nicklaus y cuando anotó doble bogey en el 12 su suerte quedó echada. Boros se encargó de ponerle emoción al hacer doble bogey el 13 para que Cupit quedara solo a 3 golpes, pero de allí en más no volvió a equivocarse. A los 43 años de edad ganaba su segundo US Open, el anterior había sido en 1952, para ser en ese momento el segundo más veterano en la historia en ganar el campeonato. Palmer nunca más ganó el US Open y Jackie Cupit no volvería a tener una chance como la de 1963.

El tercer US Open en The Country Club llegó para celebrar las Bodas de Diamante del triunfo de Ouimet. La cancha tenia una extensión de 7010 yardas en 1988 y la bolsa total de premios fue de 1 millon de dólares, de los cuales 180 mil fueron para el ganador. Este año la bolsa total será de 17,5 millones, con 3,1 para el vencedor.

Francis Ouimet, ganador a los 20 años en la cancha donde trabajaba de caddie: a partir de allí figura muy popular en el golf estadounidense
Francis Ouimet, ganador a los 20 años en la cancha donde trabajaba de caddie: a partir de allí figura muy popular en el golf estadounidense

Scott Simpson, campeón de 1987 y especialista en el US Open, tomó la delantera con dos rondas por jugar al presentar tarjetas de 69 y 66, teniendo ventaja mínima sobre Larry Mize. Un golpe más atrás aparecía el nombre de Curtis Strange y a 4 del líder se encontraba Nick Flado, igualado con Sandy Lyle, ganador ese año del Masters. Simpson sintió la presión el sábado y Strange tomó comando del campeonato con una tarjeta de 69 golpes, para un total de 206, 7 bajo par, con Faldo, Gilder y Simpson a un golpe.

Rápido la lucha por el título quedó circunscripta a Strange y Faldo, que pelearon todo el día por el campeonato. Igualados al tee del 16, Faldo se fue con bogey del par 3. Todo parecía resuelto en favor del norteamericano que tenía un golpe de ventaja y un putt de poco más de 4 metros en el 17. El hoyo fue otra vez el protagonista porque en forma inexplicable Strange necesitó 3 putts para completarlo. Ahora con el campeonato igualado Strange necesitaba par en el último para forzar un play off, cosa que logró luego de una formidable sacada desde el bunker en el par 4 final.

Por tercera vez el US Open en The Country Club necesitaba de una ronda más para definir al campeón. La lucha fue pareja entre ambos y Strange llevaba uno de ventaja al tee del 13. Allí empezó a definirse el campeonato cuando el local anotó birdie contra bogey del británico. Faldo intentó recuperarse con birdie al siguiente, pero un error mas en el 17 lo dejó sin posibilidades.

La cuarta edición del US Open en este histórico lugar estaba prevista para 2013 y celebrar de esa manera los 100 años de la victoria de Ouimet, pero la USGA y el club no se pusieron de acuerdo. La fiesta fue el US Amateur de ese año ganado por el inglés Matthew Fitzpatrick, y en donde participaron Scottie Scheffler (perdió en cuartos de final), Brooks Koepka, Justin Thomas y Xander Schauffele.

Hoy se pone en marcha por cuarta vez el US Open en The Country Club y curiosamente no con el mismo trazado que en los últimas dos ocasiones. El club tiene una cancha de 18 hoyos y 9 más llamados Primrose. Siempre se usaron hoyos de las dos canchas, pero no siempre en el mismo orden. Para esta ocasión se usarán 15 hoyos de la cancha principal y 3 de la Primrose.

Prepárense para ver una cancha diferente a todo lo que nos tiene acostumbrado el US Open, con fairways angostos, con más agua que de costumbre, rough alto alrededor de los greens, siendo éstos los más pequeños después de los de Pebble Beach. Los greens serán el mayor desafío para los jugadores, porque además de ser muy chicos de superficie tienen frentes y costados falsos que hacen que la superficie real de juego sea todavía menor.

La prueba más exigente en golf está con nosotros. Esa prueba en donde los pares son siempre un buen resultado y en donde el pronóstico nos habla de vientos que superan 25 km/h para las cuatro jornadas. Es difícil acertar un ganador, lo que sí parece seguro es que The Country Club nos dará emoción hasta el final, y si la historia se repite, 72 hoyos no alcanzarán para determinar al campeón.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR