Cristiano Ronaldo y el Cholo Simeone volvieron a verse las caras: por qué el portugués es la “bestia negra” del Atlético Madrid

Se admiran mutuamente, al punto que, en un audio filtrado durante el último Mundial, el DT lo puso por encima de Messi. Pero el Colchonero lo sufre y apostará a eliminarlo en la serie por los octavos de final de la Champions League

Cristiano y el argentino en un clásico entre el Real Madrid y el Atlético (Reuters)
Cristiano y el argentino en un clásico entre el Real Madrid y el Atlético (Reuters)

Cuando la UEFA tuvo que pedir disculpas y repetir el sorteo de los octavos de final de la Champions League, muchos hinchas del Atlético de Madrid respiraron aliviados. En el bolillero había aparecido como rival el temible Bayern Munich. Sin embargo, el azar tampoco le deparó gran fortuna en la segunda oportunidad porque, si bien surgió el Manchester United, equipo algo más accesible, el gran problema es que uno de sus delanteros es Cristiano Ronaldo, acaso el jugador más odiado por la afición “colchonera”.

El portugués, que acaba de cumplir 37 años, ya le marcó nada menos que 25 goles al Atlético en los 35 partidos que jugó por todas las competencias (31 con el Real Madrid y 4 con la Juventus). 7 de esos goles los hizo en los diez partidos que enfrentó a los rojiblancos por la Champions, y que incluyen un penal en la final de 2014 en Lisboa, cuando Sergio Ramos consiguió el legendario empate en el minuto 93 que forzó el alargue en el que los blancos se impusieron por 4-1 y Cristiano Ronaldo marcó el último, desde los 12 pasos. También fue el encargado de ejecutar el último tiro penal de la definición tras haber empatado en el derby madrileño 1-1 en la final de la Champíons de 2016 en el Giuseppe Meazza, cuando el Real Madrid se impuso por 5-3.

La relación entre Cristiano Ronaldo y la hinchada del Atlético Madrid fue creciendo en rivalidad en la medida que el portugués no sólo fue marcando goles decisivos, sino que resolvió responder a la tribuna con gestos ampulosos, como cuando ya jugando para la Juventus, en 2019, agitó su mano mostrando los cinco dedos en el partido de ida de los octavos de final en el estadio Wanda Metropolitano, cuando los madrileños vencieron a los turineses por 2-0 con goles de los dos marcadores centrales uruguayos Josema Giménez y Diego Godín.

Aquella vez, la hinchada del Atlético Madrid le soltó todo tipo de canciones ofensivas. “Es un moroso, Cristiano es un moroso”, o “Paga a Hacienda, Cristiano paga a Hacienda” (con la melodía de “Guantanamera”), y en referencia al sonado caso de evasión fiscal del portugués en España. Cuando llegó el primer gol de los locales, detrás de la línea de cal, un orgulloso Diego Simeone hizo el ampuloso gesto de tomarse los testículos en un partido en el que parecía que el arco italiano estaba embrujado: el arquero polaco Wojciech Szczesny alcanzó a manotear un remate de Antoine Griezmann con destino de gol y la pelota dio en el travesaño antes de salir, le anularon un gol a Álvaro Morata a través del VAR, Diego Costa perdió un mano a mano increíble.

Cuando terminó el partido con el triunfo de los locales por 2-0, se desató la euforia en el Wanda, que cantaba “Dónde estás CR7, CR7 dónde estás” –en alusión a su clásico gesto en el festejo de los goles diciendo “Yo estoy aquí”-, y Cristiano apareció en la zona mixta pasando de largo a los periodistas españoles diciéndoles “Yo tengo cinco Champions, el Atlético, cero” y cuando lo consultaron si la serie estaba definida, dijo “ya veremos”.

Koke, volante del Atlético y hoy capitán del equipo, le salió a responder entonces con ironía: “Es cierto que tiene cinco Champions y le felicitamos por ello. Nosotros iremos a Turín con humildad”. Más duro fue el presidente rojiblanco, Enrique Cerezo, quien dijo a una radio italiana en los días previos a la revancha que “para mí, Cristiano no tiene cinco Champions sino tres, porque las dos contra nosotros no las ganó él”.

En la vuelta en Turín, con un gran clima en las tribunas, Cristiano Ronaldo apareció con todo, con un nuevo triplete, el cuarto que le convirtió al Atlético en su carrera. El tercero de sus goles fue de penal y el 3-0 sirvió para eliminar al Atlético de la Champions. En los festejos, dentro del campo de juego, el delantero hizo el provocativo gesto de bajar ambos brazos por los costados de su cuerpo, elevando la pelvis.

Además de haberle ganado dos finales de Champions League al Atlético con el Real Madrid (una, dirigido por Carlo Ancelotti y la otra, por Zinedine Zidane), en 2017 lo eliminó en semis, con otro triplete en la ida en el Santiago Bernabeu. Luego, los blancos ganarían su segundo título consecutivo (repetirían también en 2018) al vencer a la Juventus en la final de Cardiff. En el arco “colchonero” estaba el esloveno Jan Oblak, el mismo de la actualidad, por lo que el duelo ante el Manchester United tendrá a los mismos rivales.

De los 25 goles que le convirtió Cristiano Ronaldo al Atlético de Madrid, 12 corresponden a la Liga (entre ellos, un triplete en el último derby jugado en el viejo estadio Vicente Calderón antes de su demolición), 7 a la Champions y 6 a la Copa del Rey.

Sin embargo, este partido ante el Atlético no pudo marcar justamente una recuperación de Cristiano Ronaldo, quien es cuestionado por sus últimos rendimientos y está enfrentado con su entrenador, el alemán Ralf Rangnick. En la competencia que más le gusta y de la que es el máximo goleador histórico, con 140 en 181 partidos, además de haber hecho seis goles en cinco partidos en la fase de grupos, el luso tendrá que esperar por la revancha.

Si el portugués está enfrentado al Atlético y tuvo sus intercambios con mensajes de todo tipo al entrenador argentino Diego Simeone, el respeto mutuo por las trayectorias es indudable. CR7 reconoce que el “Cholo”. Simeone “es uno de los mejores entrenadores del mundo” Es más, tras el Mundial de Rusia se filtró una conversación entre Simeone y Burgos en la que el Cholo decía que contrataría a CR7 antes que a Messi.

“Cristiano Ronaldo –sostiene el argentino- es un campeón, un número uno. A Cristiano lo llevás solo a una guerra y te la gana”. Para el joven delantero “colchonero” Joao Félix, Cristiano Ronaldo es su ídolo y haber compartido con él la selección portuguesa “es un sueño hecho realidad” y el día que lo presentaron como nuevo jugador rojiblanco lo definió como “el mejor del mundo y tal vez, de todos los tiempos”.

Por su parte, el argentino Ángel Correa, que atraviesa un muy buen momento en el equipo de Simeone, advirtió sobre volver a enfrentar a Cristiano Ronaldo por la Champions. “Sabemos la clase de jugador que es. Ya nos ha hecho mucho daño en otros partidos en los que lo hemos enfrentado. Tenemos que prestar atención a lo que haga pero no hay que olvidarse del Manchester United como equipo porque, al final, nos enfrentamos al club inglés, no sólo a CR7″.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR